Des­cri­ben vi­ven­cia en "ca­sa del ho­rror"

Ma­ría Ara­ce­li So­sa Díaz, de 23 años, y su com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo Al­ba Rosalía Ar­moa Núñez, de 18 años, impu­tadas co­mo cóm­pli­ces del quín­tu­ple ho­mi­ci­dio ocu­rri­do en la ca­sa del ho­rror de Asun­ción, ha­bla­ron ayer a la tar­de, en ex­clu­si­va con ABC TV y re­ve­la­ro

ABC Color - - Portada -

Dos jóvenes tra­ba­ja­do­ras, impu­tadas y de­te­ni­das co­mo su­pues­tas cóm­pli­ces del quín­tu­ple ho­mi­ci­dio ocu­rri­do en la vi­vien­da ubi­ca­da en Oli­va y Mon­te­vi­deo (Asun­ción), des­cri­bie­ron có­mo ac­tua­ba el prin­ci­pal sos­pe­cho­so, Bruno Ja­vier Marabel, en la reunión que or­ga­ni­zó en ese in­mue­ble cuan­do ya las víc­ti­mas ya­cían en el si­tio. Los tes­ti­mo­nios lo com­pro­me­ten más.

Las dos impu­tadas ha­bla­ron ayer con el pe­rio­dis­ta Carlos Or­te­ga en la co­mi­sa­ría 17ª de Mu­je­res. Hoy se­rían re­mi­ti­das a la cár­cel del Buen Pas­tor.

Am­bas son com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo en el lo­cal de Bur­ger King, de la ca­lle Palma de Asun­ción, don­de Bruno en­tró ha­ce tres me­ses, aun­que las chi­cas acla­ra­ron que ha­ce 20 días em­pe­za­ron a in­ti­mar con él.

Ma­ría Ara­ce­li y Al­ba Rosalía di­je­ron que Bruno ofre­ció a sus com­pa­ñe­ros su ca­sa de Oli­va ca­si Mon­te­vi­deo pa­ra ha­cer una fies­ta por el Día de la Ju­ven­tud.

¿Ya es­ta­ban muer­tos?

El evento se iba a ha­cer el sá­ba­do 29 de se­tiem­bre, pe­ro a úl­ti­ma ho­ra el pro­pio Bruno lo can­ce­ló por­que ale­gó que te­nía al­go im­por­tan­te que ha­cer.

Sin em­bar­go, al fi­nal, esa no­che sí se hi­zo una reunión in­for­mal, más pe­que­ña que la que es­ta­ba pla­nea­da, tras lo cual Ma­ría Ara­ce­li se que­dó a dor­mir con Bruno en la aho­ra co­no­ci­da co­mo ca­sa del ho­rror.

En­ton­ces, a par­tir de es­te ele­men­to sur­ge la du­da acer­ca de dón­de se en­con­tra­ban esa no­che del 29 de se­tiem­bre la es­po­sa de Bruno, Dal­ma Ma­ría Ro­jas Ro­das (25), así co­mo los pa­dres y dos hi­jos de es­ta.

Ca­be re­cor­dar que el pro­pio Bruno con­fe­só a la Po­li­cía que la ma­sa­cre ocu­rrió en­tre la no­che del lu­nes 1 de oc­tu­bre y la ma­dru­ga­da del mar­tes 2, es de­cir, un par de días des­pués de la pri­me­ra reunión que se hi­zo en la ca­sa.

Lo que sí que­da con­fir­ma­do es que ya con los cin­co ca­dá­ve­res en­te­rra­dos den­tro de la ca­so­na, Bruno fi­nal­men­te or­ga­ni­zó la fies­ta con sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, en­tre la no­che del sá­ba­do 6 de oc­tu­bre y la ma­dru­ga­da del do­min­go 7, que fue 24 ho­ras an­tes del ma­ca­bro ha­llaz­go.

Tras es­te evento, la que se que­dó a dor­mir con Bruno fue Al­ba Rosalía, se­gún ad­mi­tió es­ta en la en­tre­vis­ta que lo­gró ayer el ca­nal ABC TV.

En relación a es­te pun­to, Al­ba Rosalía acla­ró que no era la no­via de Bruno, pe­ro re­co­no­ció que “es­ta­ba tra­tan­do de co­men­zar a te­ner al­go. Eran siete días de que em­pe­za­mos a co­no­cer­nos. No te­nía­mos na­da”.

Po­nía des­odo­ran­te

La mis­ma Al­ba Rosalía re­cor­dó al­gu­nos de­ta­lles de aque­lla fa­rra del sá­ba­do 6 de oc­tu­bre.

Por ejem­plo, con­tó que el pro­pio Bruno po­nía des­odo­ran­te a ca­da ra­to y en ca­si to­dos los sec­to­res de la ca­sa, co­mo pa­ra tra­tar de di­si­mu­lar el olor que ya se per­ci­bía, pe­ro que su­pues­ta­men­te las chi­cas no sa­bían que eran ema­na­dos por los cuer­pos en des­com­po­si­ción.

“Us­te­des no hue­len ese olor”, les pre­gun­tó Bruno a sus vi­si­tan­tes, a lo que des­pués jus­ti­fi­có con que se tra­ta­ba del olor del pi­pí del pe­rro. Su­pues­ta­men­te, Bruno ar­gu­men­tó que ha­cía mu­cho tiem­po que no ba­ña­ban a

Su her­ma­na ma­yor

Al­ba Rosalía tam­bién di­jo que, al ver la fo­to de Dal­ma Ma­ría Ro­jas col­ga­da en la pa­red, le pre­gun­tó a Bruno so­bre ella.

“Él me co­men­tó que era su her­ma­na ma­yor. Yo nun­ca le co­no­cí a la ma­má ni al se­ñor ni a los ni­ños”, ex­pli­có con re­fe­ren­cia a las de­más víc­ti­mas de la ma­sa­cre.

La otra chi­ca, Ma­ría Ara­ce­li, di­jo a ABC TV que las po­cas ve­ces que pu­do ha­blar con Bruno du­ran­te las jor­na­das de tra­ba­jo es­te le con­tó que es pa­dre “de dos her­mo­sas cria­tu­ras”, una ni­ña que vi­ve su­pues­ta­men­te en Ar­gen­ti­na, y un ni­ño que vi­ve en Pa­ra­guay, pe­ro no en­tró en más de­ta­lles.

Bruno tam­bién le con­tó a Ara­ce­li que su ma­má vi­ve en Ar­gen­ti­na y que su pa­pá vi­ve en Itá, aun­que su­pues­ta­men­te es­te úl­ti­mo via­ja­ba to­do el tiem­po.

Por qué no de­cla­ra­ron

Las dos mu­je­res en­ce­rra­das por el ase­si­na­to múl­ti­ple ex­pli­ca­ron que no pres­ta­ron de­cla­ra­ción an­te la Fis­ca­lía por re­co­men­da­ción de su de­fen­so­ra pú­bli­ca.

“Ella nos di­jo que no era el mo­men­to de ha­blar. Qui­so ayu­dar­nos pa­ra que nos den pri­sión do­mi­ci­lia­ria. No­so­tros que­ría­mos de­cla­rar”, ase­gu­ró Al­ba Rosalía.

Es­te ges­to, co­mo de que no qui­sie­ron co­la­bo­rar con la investigación, fue to­ma­do en cuen­ta por la fis­ca­la Es­mil­da Ál­va­rez pa­ra impu­tar­las.

Les pi­dió pla­ta

Ma­ría Ara­ce­li con­tó a ABC TV ade­más que, una vez des­cu­bier­ta la ma­sa­cre, ayudó a atra­par a Bruno, quien por su la­do le pi­dió pla­ta a la chi­ca pa­ra uti­li­zar­la en su es­ca­pe.

Bruno Ja­vier Marabel Ra­mí­rez y Dal­ma Ma­ría Ro­jas Ro­das, en la Cos­ta­ne­ra de Asun­ción.

Ma­ría Ara­ce­li So­sa Díaz ha­bló ayer con ABC TV des­de la co­mi­sa­ría 17ª de Mu­je­res.

Al­ba Rosalía Ar­moa Núñez tam­bién brin­dó su ver­sión a ABC TV en su lu­gar de en­cie­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.