Pau­lo VI y mon­se­ñor Ro­me­ro se­rán ca­no­ni­za­dos ma­ña­na por Fran­cis­co

El pa­pa Fran­cis­co ca­no­ni­za­rá ma­ña­na al pa­pa Pau­lo VI, el pon­tí­fi­ce que im­ple­men­tó las re­for­mas del cru­cial Con­ci­lio Vaticano II, y al ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño Ós­car Ro­me­ro, quien fue ase­si­na­do mien­tras ofi­cia­ba mi­sa ba­jo la dic­ta­du­ra que su­frió su país.

ABC Color - - Internacionales -

CIU­DAD DEL VATICANO (AFP). La ce­re­mo­nia se­rá ce­le­bra­da en la pla­za de San Pe­dro an­te mi­les de per­so­nas, re­li­gio­sos y au­to­ri­da­des de los dos con­ti­nen­tes, en­tre ellos 7.000 sal­va­do­re­ños que via­ja­ron pa­ra la ca­no­ni­za­ción de Ro­me­ro (1917-1980), ase­si­na­do en 1980 por los es­cua­dro­nes de la muer­te mien­tras ofi­cia­ba una mi­sa.

A Pa­blo VI, pon­tí­fi­ce de 1963 a 1978, le to­có la his­tó­ri­ca fun­ción de apli­car las re­for­mas del Con­ci­lio Vaticano II, que ha­bía si­do con­vo­ca­do por su an­te­ce­sor, el ca­ris­má­ti­co Juan XXIII, el “Pa­pa Bueno”.

Se­rá el ter­cer pa­pa que Fran­cis­co con­vier­te en san­to des­pués de Juan XXIII (1958-1963) y Juan Pa­blo II (1978-2005).

Ca­mino a la santidad

An­ti­gua­men­te los san­tos eran pro­cla­ma­dos por “vox po­pu­li”, es de­cir por acla­ma­ción po­pu­lar. Pe­ro lue­go, pa­ra evi­tar abu­sos, la Igle­sia es­ta­ble­ció un pro­ce­di­mien­to es­pe­cí­fi­co.

En primer lu­gar, el obis­po de la dió­ce­sis don­de la per­so­na con “fa­ma de santidad” ha vi­vi­do, ini­cia el pro­ce­so con una in­ves­ti­ga­ción so­bre su vida.

Un tri­bu­nal dio­ce­sano, crea­do pa­ra el ca­so, eva­lúa to­da la in­for­ma­ción y la en­vía, si lo me­re­ce, al Vaticano, más pre­ci­sa­men­te a la Con­gre­ga­ción pa­ra las Cau­sas de los San­tos.

Sier­vo de Dios

En la Con­gre­ga­ción, teó­lo­gos y ex­per­tos ana­li­zan la do­cu­men­ta­ción y lue­go de una reunión de car­de­na­les y obis­pos don­de se exa­mi­nan los ca­sos, el pa­pa pue­de fir­mar el lla­ma­do “de­cre­to so­bre la he­roi­ci­dad de las vir­tu­des del Sier­vo de Dios”, es de­cir la Igle­sia lo de­cla­ra “Sier­vo de Dios”.

Bea­to

Con es­te de­cre­to se abren las puer­tas a la bea­ti­fi­ca­ción, el se­gun­do pa­so. Pa­ra ello se de­be­rá com­pro­bar que in­ter­ce­dió en un mi­la­gro cuan­do ya ha­bía fa­lle­ci­do, que de­be ser com­pro­ba­do por un equi­po de mé­di­cos, teó­lo­gos y ex­per­tos que co­la­bo­ran con la Con­gre­ga­ción.

San­to

Pa­ra ser san­to el Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co exi­ge la com­pro­ba­ción de un se­gun­do mi­la­gro ocu­rri­do des­pués de la bea­ti­fi­ca­ción.

La ma­yo­ría de los trá­mi­tes pa­ra bea­ti­fi­ca­ción y ca­no­ni­za­ción du­ran en pro­me­dio de 30 a 50 años. Has­ta aho­ra, han si­do pro­cla­ma­dos ca­si 10.000 san­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.