¿Ten­drá Bra­sil un au­tó­cra­ta de ex­tre­ma de­re­cha de pre­si­den­te?

ABC Color - - Internacionales -

La vic­to­ria arro­lla­do­ra del can­di­da­to pre­si­den­cial de ex­tre­ma de­re­cha Jair Bol­so­na­ro en la pri­me­ra ron­da elec­to­ral de Bra­sil el do­min­go pa­sa­do po­dría ha­cer gi­rar el ma­pa po­lí­ti­co de Amé­ri­ca La­ti­na ha­cia la de­re­cha, y for­mar par­te de una cre­cien­te ten­den­cia mun­dial de lí­de­res au­to­ri­ta­rios po­pu­lis­tas.

Bol­so­na­ro, un ad­mi­ra­dor del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ga­nó la pri­me­ra ron­da con el 46 por cien­to del vo­to, se­gui­do del can­di­da­to iz­quier­dis­ta del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, Fernando Had­dad, con el 29 por cien­to, y el as­pi­ran­te de cen­tro iz­quier­da Ci­ro Go­mes, con el 12 por cien­to. Con esas ci­fras, se­rá di­fí­cil que pier­da Bol­so­na­ro en la se­gun­da vuel­ta.

Aun­que Bol­so­na­ro se pa­re­ce a Trump y a los pre­si­den­tes de Ru­sia, Fi­li­pi­nas, Tur­quía y Hun­gría, en­tre otros, por sus opi­nio­nes a me­nu­do es­can­da­lo­sas –ha he­cho re­pe­ti­da­men­te co­men­ta­rios ofen­si­vos so­bre las mu­je­res, los ne­gros y los gays– al­gu­nos ob­ser­va­do­res di­cen que no ten­dría su­fi­cien­te po­der pa­ra con­ver­tir­se en un au­tó­cra­ta.

A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los lí­de­res au­to­ri­ta­rios, Bol­so­na­ro no ten­dría una ma­yo­ría en el Con­gre­so, ni una Cor­te Su­pre­ma in­con­di­cio­nal. Mien­tras que Bol­so­na­ro ten­drá el se­gun­do blo­que más gran­de en el Con­gre­so des­pués del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, so­lo ten­drá 52 de los 513 es­ca­ños de la cá­ma­ra baja.

Y no se­ría fá­cil pa­ra Bol­so­na­ro acu­mu­lar gra­dual­men­te po­de­res ab­so­lu­tos. La eco­no­mía de Bra­sil es­tá en rui­nas, y los lí­de­res po­pu­lis­tas, des­de Re­cep Tay­yip Er­do­gan has­ta el ve­ne­zo­lano Hu­go Chávez, por lo ge­ne­ral han po­di­do ero­sio­nar las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y acu­mu­lar po­de­res ab­so­lu­tos en tiem­pos de bo­nan­zas eco­nó­mi­cas.

“Lo más pro­ba­ble es que sea un pre­si­den­te dé­bil”, me di­ce Pe­ter Ha­kim, un ana­lis­ta del cen­tro de es­tu­dios Diá­lo­go In­te­ra­me­ri­cano de Was­hing­ton DC. “Mien­tras que Trump vino con el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, y el Par­ti­do Re­pu­bli­cano con­tro­la el Con­gre­so, Bol­so­na­ro no vie­ne con na­da de eso”.

A pe­sar de sus más de dos dé­ca­das en el Con­gre­so, Bol­so­na­ro pa­só ca­si des­aper­ci­bi­do allí, y no tie­ne ex­pe­rien­cia ad­mi­nis­tra­ti­va. Reali­zó su cam­pa­ña con la ayu­da de sus hi­jos, y prin­ci­pal­men­te a tra­vés de Fa­ce­book, Twit­ter y What­sApp.

Pe­ro mu­chos ex­per­tos en Bra­sil te­men que Bol­so­na­ro se con­vier­ta en un au­tó­cra­ta, en­tre otras co­sas por­que Bra­sil tie­ne una de­mo­cra­cia jo­ven y re­la­ti­va­men­te dé­bil. Un can­di­da­to de lí­nea du­ra en un país cu­ya po­bla­ción es­tá de­ses­pe­ra­da por me­di­das más fuer­tes pa­ra fre­nar la vio­len­cia po­dría fá­cil­men­te dar lu­gar a un au­tó­cra­ta, di­cen.

So­lo el año pa­sa­do, ca­si 64.000 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en Bra­sil. No es sor­pren­den­te que mu­chos bra­si­le­ros aplau­dan la pro­me­sa de Bol­so­na­ro de dar­le más po­de­res a la po­li­cía pa­ra dis­pa­rar con­tra de­lin­cuen­tes y tra­fi­can­tes de dro­gas.

“Bol­so­na­ro des­pre­cia la de­mo­cra­cia, al me­nos la ver­sión que se ha prac­ti­ca­do en Bra­sil du­ran­te los úl­ti­mos 30 años”, es­cri­be es­ta se­ma­na Brian Win­ter, edi­tor de la re­vis­ta Ame­ri­cas Quar­terly.

Win­ter ci­ta el he­cho de que Bol­so­na­ro en el pa­sa­do pi­dió que se ce­rra­ra el Con­gre­so, di­jo que el ma­yor error de la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Bra­sil fue “tor­tu­rar en lu­gar de ma­tar”, y que si él fue­ra ele­gi­do pre­si­den­te “co­men­za­ría una dic­ta­du­ra de in­me­dia­to”.

Más re­cien­te­men­te, Bol­so­na­ro se ha com­pro­me­ti­do a llenar la Cor­te Su­pre­ma con jue­ces afi­nes, y ha ele­gi­do a un ge­ne­ral re­cien­te­men­te re­ti­ra­do, que tam­bién es nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, co­mo su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la.

A pe­sar de la re­cien­te afir­ma­ción de Bol­so­na­ro de que no bus­ca­ría cam­biar la Cons­ti­tu­ción de 1988, “hay mu­chas más evi­den­cias que su­gie­ren que Bol­so­na­ro, cuan­do se en­fren­te a obs­tácu­los, ig­no­ra­rá o pi­so­tea­rá las prác­ti­cas y nor­mas de­mo­crá­ti­cas”, di­ce Win­ter.

Eso se­ría una ma­la no­ti­cia. En Amé­ri­ca La­ti­na, los au­tó­cra­tas de de­re­cha tien­den a ge­ne­rar una con­tra-reac­ción vio­len­ta, que tar­de o tem­prano pro­du­ce regímenes ra­di­ca­les de iz­quier­da.

La tra­ge­dia de la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes presidenciales del 28 de oc­tu­bre en Bra­sil es que el ri­val de Bol­so­na­ro, Had­dad, tam­bién se ba­sa en una pla­ta­for­ma au­to­ri­ta­ria.

Had­dad es un mo­de­ra­do den­tro de su par­ti­do, pe­ro el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res –ade­más de es­tar man­cha­do por la co­rrup­ción– ha per­di­do la ra­zón. Pro­po­ne “con­tro­les so­cia­les so­bre la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia”, y es­tá di­ri­gi­do por una ad­mi­ra­do­ra de la dic­ta­du­ra de Ve­ne­zue­la.

Oja­lá me equi­vo­que, pe­ro pa­re­ce que –ga­ne quien ga­ne– Bra­sil se en­ca­mi­na ha­cia una au­to­cra­cia po­pu­lis­ta caó­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.