Vic­ti­ma se­guia vi­va "des­pues" del cri­men

Un vi­deo del mar­tes 2 de oc­tu­bre, en el que apa­re­ce aún con vida una de las víc­ti­mas de la ma­sa­cre en la ca­sa del ho­rror, agre­gó más con­fu­sión al so­na­do ca­so.

ABC Color - - Portada -

¿Cuán­do mu­rie­ron?, es la pre­gun­ta im­pe­ran­te en el ca­so de la “ca­sa del ho­rror” des­pués de que ayer se di­fun­die­ra por ABC TV el vi­deo de un cir­cui­to ce­rra­do en el que se ve a una de las víc­ti­mas, Ju­lio Ro­jas Del­va­lle (52), in­gre­san­do a me­dia­ma­ña­na en un ne­go­cio con­ti­guo al in­mue­ble don­de re­si­día, el día si­guien­te de su “muer­te”. Se­gún el au­tor con­fe­so, el cri­men múl­ti­ple ocu­rrió en­tre el 1 y la ma­dru­ga­da del 2 de oc­tu­bre.

La in­ves­ti­ga­ción del quín­tu­ple ho­mi­ci­dio des­cu­bier­to el lu­nes úl­ti­mo en una ca­so­na si­tua­da en Oli­va ca­si Mon­te­vi­deo de Asun­ción ad­qui­rió ayer otro cur­so, cuan­do el ca­nal de te­le­vi­sión ABC TV ac­ce­dió a las imá­ge­nes del sis­te­ma de cir­cui­to ce­rra­do del kios­co con­ti­guo.

En la gra­ba­ción, que da­ta del mar­tes 2 de oc­tu­bre pa­sa­do, se ve a Ju­lio Ro­jas Del­va­lle (52 años) en­tran­do al ne­go­cio ve­cino a las 10:08. Es­to quie­re de­cir que al me­nos has­ta ese día hay re­gis­tros del pa­dre de fa­mi­lia que vi­vía en la aho­ra co­no­ci­da co­mo ca­sa del ho­rror.

Ju­lio fue des­en­te­rra­do en la en­tra­da de su ca­sa, el lu­nes 8 de oc­tu­bre pa­sa­do, cuan­do tam­bién se re­cu­pe­ra­ron de otras fo­sas los ca­dá­ve­res de su es­po­sa El­va Gra­cie­la Ro­das de Ro­jas (51), de su hi­ja Dal­ma Ma­ría Ro­jas Ro­das (25) y de sus nie­tos Cristian San­tino Ba­rrios Ro­jas (6) y Sau­lo Pío Nahir Ro­jas (4).

¿Cuán­do mu­rie­ron?

El vi­deo di­fun­di­do por ABC TV au­men­ta aún más la con­fu­sión con re­la­ción al ma­ca­bro he­cho, ya que el prin­ci­pal sos­pe­cho­so, el bo­xea­dor Bruno Ja­vier Ma­ra­bel Ramírez (19), ha­bía di­cho a la Po­li­cía que co­me­tió los cin­co ase­si­na­tos en­tre la no­che del 1 de oc­tu­bre y la ma­dru­ga­da del 2.

Ca­be re­cor­dar que las mu­je­res impu­tadas co­mo cóm­pli­ces, Ma­ría Ara­ce­li So­sa Díaz (23) y Al­ba Ro­sa­lía Ar­moa Nú­ñez (18), am­bas com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo de Bruno, di­je­ron que ha­bían par­ti­ci­pa­do de dos en­cuen­tros en la ca­sa del ho­rror, pri­me­ro en la no­che del sá­ba­do 29 de se­tiem­bre y lue­go en la no­che del sá­ba­do 6 de oc­tu­bre, y que en am­bas oca­sio­nes no vie­ron en el lu­gar ni a Dal­ma, a su ma­dre ni a los ni­ños.

Ara­ce­li sí con­tó que en una vi­si­ta que hi­zo de nue­vo a la ca­sa, el vier­nes 5 de oc­tu­bre, lle­gó a ver to­da­vía con vida al se­ñor Ju­lio Ro­jas Del­va­lle. En ese sen­ti­do, Ara­ce­li di­jo que Bruno se asus­tó cuan­do vio a su sue­gro en la ca­sa y que des­de en­ton­ces em­pe­zó a ac­tuar ex­tra­ño.

Al día si­guien­te, el sá­ba­do 6 de oc­tu­bre, ho­ras an­tes de la úl­ti­ma fies­ta que se hi­zo en la ca­so­na, pe­ro ya cuan­do los cin­co cuer­pos es­ta­ban en­te­rra­dos, Ara­ce­li lle­gó tem­prano pa­ra ayu­dar a lim­piar el lu­gar y en­con­tró a Bruno bal­dean­do el pi­so con so­da cáus­ti­ca y arran­can­do la al­fom­bra.

Has­ta aho­ra, no se pue­de de­ter­mi­nar cuán­do mu­rie­ron las víc­ti­mas ni el or­den de los ase­si­na­tos.

Ju­lio Ro­jas Del­va­lle en­tra a las 10:08 del mar­tes 2 de oc­tu­bre a un kios­co pe­ga­do a la ca­sa del ho­rror. Ca­si una se­ma­na des­pués, su cuer­po se­ría uno de los des­en­te­rra­dos.

Bruno Ja­vier Ma­ra­bel Ramírez con­fe­só an­te la Po­li­cía ha­ber si­do el au­tor de la ma­tan­za en la ca­sa del ho­rror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.