Que la au­to­crí­ti­ca al­can­ce a las au­to­ri­da­des y los po­lí­ti­cos.

Co­mo to­dos los años, de­ce­nas de mi­les de com­pa­trio­tas ca­tó­li­cos se con­gre­ga­rán hoy en Caa­cu­pé, no so­lo para ve­ne­rar a la Vir­gen Se­rra­na sino tam­bién para es­cu­char la pa­la­bra es­cla­re­ce­do­ra de la Igle­sia, an­ti­ci­pa­da ya por los obis­pos du­ran­te el no­ve­na­rio.

ABC Color - - Portada -

Co­mo to­dos los años, de­ce­nas de mi­les de com­pa­trio­tas ca­tó­li­cos se con­gre­ga­rán hoy en Caa­cu­pé, no so­lo para ve­ne­rar a la Vir­gen Se­rra­na sino tam­bién para es­cu­char la pa­la­bra es­cla­re­ce­do­ra de la Igle­sia, an­ti­ci­pa­da ya por los obis­pos du­ran­te el no­ve­na­rio. De he­cho, más allá de lo es­tric­ta­men­te re­li­gio­so, la fes­ti­vi­dad tra­di­cio­nal sir­ve para que los clé­ri­gos re­fle­jen en sus ho­mi­lías las in­quie­tu­des y los an­he­los de la fe­li­gre­sía na­cio­nal, es­to es, para dar voz a quie­nes no la tie­nen. En reali­dad, las cues­tio­nes cri­ti­ca­das por los religiosos, co­mo la co­rrup­ción, la in­jus­ti­cia, la mar­gi­na­ción o las ca­ren­cias edu­ca­ti­vas y sa­ni­ta­rias, de­be­rían es­tar en el pen­sa­mien­to y en el dis­cur­so co­ti­dia­nos de los “re­pre­sen­tan­tes del pue­blo” y de cual­quier po­lí­ti­co que se pre­cie. El gra­ve obs­tácu­lo para que es­tos úl­ti­mos asu­man el pa­pel que les co­rres­pon­de es que, en su gran ma­yo­ría, son pre­ci­sa­men­te los res­pon­sa­bles, por ac­ción u omi­sión, de los ma­les que, con tan­ta agu­de­za, de­nun­cia la Igle­sia. Así co­mo los obis­pos hi­cie­ron su au­to­crí­ti­ca, re­co­no­cie­ron los erro­res co­me­ti­dos den­tro de la ins­ti­tu­ción y pi­die­ron per­dón, es desea­ble que así tam­bién pro­ce­dan las au­to­ri­da­des y los po­lí­ti­cos.

sir­ve para que los clé­ri­gos re­fle­jen en sus ho­mi­lías las in­quie­tu­des y los an­he­los de la fe­li­gre­sía na­cio­nal, pia­do­sas, has­ta con sig­nos de arre­pen­ti­mien­to, mien­tras el ce­le­bran­te pro­nun­cie las ad­mo­ni­cio­nes ha­bi­tua­les.

No me­re­cen per­dón quie­nes fo­men­tan la iniqui­dad y la po­bre­za sin te­ner nin­gún pro­pó­si­to de en­mien­da ni de re­pa­rar el da­ño cau­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.