Pe­na de muer­te

ABC Color - - Economía, Energía Y Negocios - Ra­fael Luis Fran­co

Ha­ce tiem­po los cri­mi­na­les de to­da la­ya pu­lu­lan co­mo cu­ca­ra­chas en ca­sa aban­do­na­da, una ca­sa que es de to­dos; y es­tas ali­ma­ñas se sien­ten con la im­pu­ni­dad de co­me­ter cual­quier cri­men por­que la Jus­ti­cia sien­ten que es­tá de su la­do y no del la­do de las víc­ti­mas.

Así ve­mos co­mo suel­tan rá­pi­da­men­te a cri­mi­na­les con fron­do­sos pron­tua­rios, por me­ros tec­ni­cis­mos; así vi­mos co­mo aquel ma­fio­so ase­si­nó a una jo­ven con el so­lo ob­je­to de no ser ex­tra­di­ta­do, ju­ga­da que no le sa­lió, pe­ro le cos­tó la vi­da a una hu­mil­de jo­ven, un ca­so que de­be ser in­ves­ti­ga­do a fon­do; así, ca­da tan­to ve­mos fil­ma­cio­nes de si­ca­rios en ple­na ac­ción, pro­fe­sión que ha cre­ci­do y hoy día pa­re­ce más fá­cil en el Pa­ra­guay con­se­guir un si­ca­rio que un al­ba­ñil; así, ve­mos a los terroristas que ata­can, se­cues­tran y ma­tan; así ve­mos po­de­ro­sos car­te­les de dro­ga, que ac­túan con to­tal im­pu­ni­dad, adue­ñar­se de ex­ten­sos te­rri­to­rios y con­ver­tir­se ellos en la ley.

Por to­do es­to creo que ame­ri­ta que se im­pon­ga la pe­na de muer­te para: los ca­sos de se­cues­tros se­gui­dos de muer­te; crí­me­nes por en­car­go, aquí se les de­be apli­car la pe­na tan­to al ase­sino co­mo a su man­dan­te; vio­la­do­res de cria­tu­ras y gen­te que se de­di­ca a la por­no­gra­fía in­fan­til; a terroristas que bus­can am­pa­rar­se en cues­tio­nes po­lí­ti­cas y cri­mi­na­les co­mu­nes que co­me­ten ase­si­na­tos en oca­sio­nes de ro­bo y otros atro­ces de­li­tos.

Pe­ro tam­bién de­be lim­piar­se la Jus­ti­cia de jue­ces y abo­ga­dos cóm­pli­ces del cri­men or­ga­ni­za­do, los abo­ga­dos pe­na­les de­ben de­cla­rar quién les pa­ga sus ho­no­ra­rios, prohi­bién­do­les re­ci­bir dinero pro­duc­to del nar­co y otros de­li­tos, por­que co­mo va la co­sa así ellos son so­cios del cri­men or­ga­ni­za­do, son par­te del pro­ble­ma, y si es­to no lo ha­cen se les re­ti­ra el tí­tu­lo de por vi­da.

Por to­do es­to es que ya es ho­ra de de­sin­fec­tar la ca­sa de ali­ma­ñas, y usar el ve­neno co­rres­pon­dien­te, la hor­ca, aun­que a los “hu­ma­nis­tas” (que en el fon­do no son más que el bra­zo po­lí­ti­co de de­fen­so­res de terroristas y nar­co­tra­fi­can­tes) no les gus­te, por­que si no, no hay fu­tu­ro. mí­ni­mo sen­ti­do co­mún; la irres- pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal de ex­po­ner a gra­ves ac­ci­den­tes a los MI­LES de au­to­mo­vi­lis­tas y ca­mio­ne­ros que to­dos los días, des­de ha­ce me­ses tran­si­tan por la Ruta 2, Tra­mo Ypa­ca­raí-San Lo­ren­zo, so­bre to­do en ho­ras de la no­che.

Has­ta pa­re­cie­ra que es de pro­pó­si­to, que es­tu­vie­ran ju­gan­do con los ner­vios y con la vi­da de mu­cha gen­te (ni­ños, jó­ve­nes, adul­tos y an­cia­nos) que se ven obli­ga­dos a tran­si­tar por una ruta sin nin­gún ti­po de pin­tu­ra se­ña­li­za­do­ra. Ade­más del se­pa­ra­dor cen­tral de ce­men­to, que es tan ne­gro co­mo la ruta. Es una ver­da­de­ra ru­le­ta ru­sa ma­ne­jar de no­che por di­cho tra­yec­to. ¡NO SE VE NA­DA, CARAJO! ¡Aun­que sea pur­pu­ri­na ten­drían que ti­rar a los cos­ta­dos!

Es cri­mi­nal es­ta omi­sión gra­ví­si­ma. Es ex­po­si­ción al pe­li­gro per­ma­nen­te por cul­pa exclusiva de las au­to­ri­da­des del go­bierno, co­men­zan­do del mis­mo mi­nis­tro. ¿Van a es­pe­rar que se pro­duz­ca un ac­ci­den­te múl­ti­ple con va­rios fa­lle­ci­dos y he­ri­dos para reac­cio­nar? ¿Có­mo es po­si­ble que nin­guno de los in­te­gran­tes del MOPC y de la Pa­tru­lla Ca­mi­ne­ra se den cuen­ta? ¿O no les im­por­te?

Ha­ce de­ma­sia­do tiem­po que esa ruta es­ta sin se­ña­li­za­ción mí­ni­ma si­quie­ra. Sin ilu­mi­na­ción... sin NA­DA. So­lo la ne­gra ruta que por las no­ches se con­vier­te en una pe­li­gro­sí­si­ma vía de la muer­te. Sé que es­cri­bo en vano. Sé que no les va a lle­gar es­ta de­nun­cia. Es­te re­cla­mo en nom­bre de mi­les de con­duc­to­res lo es­toy ha­cien­do.

In­sis­to, re­pi­to. Tan­ta ri­gu­ro­si­dad con los con­duc­to­res para “su­pues­ta­men­te pre­ser­var la vi­da”, sin em­bar­go ellos, con su de­sidia y de­ja­dez, pa­re­cie­ra que in­vi­tan a mo­rir a la gen­te, con ru­tas en esas cri­mi­na­les con­di­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.