¿Es­tá Ma­du­ro a pun­to de con­so­li­dar su dic­ta­du­ra?

ABC Color - - Interior -

Tras la de­ci­sión del pre­si­den­te me­xi­cano An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor de in­vi­tar al dic­ta­dor ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro a su to­ma de po­se­sión el 1ro. de di­ciem­bre, no soy muy op­ti­mis­ta so­bre el fu­tu­ro de los es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos de Amé­ri­ca La­ti­na para pre­sio­nar por una res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la.

A juz­gar por los pri­me­ros días de Ló­pez Obra­dor en el po­der, es pro­ba­ble que cum­pla su promesa de cam­pa­ña de no cri­ti­car a Ma­du­ro, ni unir­se a fu­tu­ros re­cla­mos re­gio­na­les para exi­gir que Ma­du­ro res­pe­te la re­glas de­mo­crá­ti­cas. Ló­pez Obra­dor ha pro­me­ti­do que des­em­pol­va­rá el an­ti­guo prin­ci­pio me­xi­cano de la “no in­ter­ven­ción” en asun­tos in­ter­nos de otros paí­ses, una pos­tu­ra que el país ha­bía uti­li­za­do en el pa­sa­do para pro­te­ger­se con­tra las crí­ti­cas ex­ter­nas y para apo­yar a dic­ta­du­ras de iz­quier­da.

En años re­cien­tes, Mé­xi­co ha­bía si­do uno de los paí­ses más crí­ti­cos de Ma­du­ro den­tro del Gru­po de Lima, una coa­li­ción di­plo­má­ti­ca de 14 paí­ses que in­clu­ye a Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le. El gru­po ha­bía fir­ma­do va­rias de­cla­ra­cio­nes des­ti­na­das a ais­lar a Ma­du­ro de la co­mu­ni­dad di­plo­má­ti­ca re­gio­nal.

Pe­ro Ló­pez Obra­dor, co­no­ci­do en Mé­xi­co por sus ini­cia­les AMLO, rom­pió filas con el Gru­po de Lima al in­vi­tar a Ma­du­ro a su to­ma de po­se­sión. Asi­mis­mo, es pro­ba­ble que AMLO no apo­ye los pla­nes del Gru­po de Lima, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea de re­du­cir las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Ve­ne­zue­la cuan­do Ma­du­ro asu­ma el 10 de enero por un nue­vo pe­río­do de seis años.

El Gru­po de Lima ha­bía acor­da­do pre­via­men­te que las elec­cio­nes del 20 de ma­yo fue­ron frau­du­len­tas y que, por lo tan­to, Ma­du­ro no po­drá ser con­si­de­ra­do co­mo un pre­si­den­te le­gí­ti­mo una vez que asu­ma su nue­vo man­da­to.

Días atrás, le pre­gun­té al mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­le, Ro­ber­to Am­pue­ro, si el Gru­po de Lima po­drá so­bre­vi­vir sin el apo­yo de Mé­xi­co.

Am­pue­ro me res­pon­dió que aun­que Chi­le con­ti­nua­rá con sus pla­nes de re­du­cir re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Ve­ne­zue­la a par­tir del 10 de enero, el Gru­po de Lima ten­drá que “desa­rro­llar un me­nú de op­cio­nes” so­bre có­mo li­diar con el ré­gi­men de Ma­du­ro. Agre­gó que ha­brá que crear “un me­nú muy am­plio para que ca­da país pue­da ope­rar” den­tro del gru­po.

Mi tra­duc­ción: con el cam­bio de go­bierno en Mé­xi­co, se­rá muy di­fí­cil en­con­trar un con­sen­so den­tro del Gru­po de Lima.

Al­gu­nos lí­de­res de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na me di­cen que el pre­si­den­te elec­to de­re­chis­ta de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, for­ja­rá una es­tre­cha ali­nea­ción con Es­ta­dos Uni­dos, lo que po­dría re­sul­tar en una pre­sión in­ter­na­cio­nal aún ma­yor so­bre el ré­gi­men de Ma­du­ro.

“El he­cho de que Bra­sil y Co­lom­bia sean ve­ci­nos de Ve­ne­zue­la, y que Bra­sil es­ta­rá en una coor­di­na­ción muy es­tre­cha con los Es­ta­dos Uni­dos, no se pue­de des­car­tar”, me di­jo el lí­der po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano en el exi­lio Car­los Vec­chio. “Es­tos son paí­ses muy im­por­tan­tes”.

Ade­más, la ta­sa de in­fla­ción de 1 mi­llón por cien­to al año de Ve­ne­zue­la y la es­ca­sez ge­ne­ra­li­za­da de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos pue­den des­en­ca­de­nar una nue­va ron­da de vio­len­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras el pró­xi­mo mes. Ve­ne­zue­la tie­ne una lar­ga his­to­ria de pro­tes­tas ma­si­vas en los me­ses de enero y fe­bre­ro, me di­jo Vec­chio.

Mi opi­nión: la opo­si­ción de Ve­ne­zue­la de­be­ría re­to­mar las ca­lles y re­cu­pe­rar el protagonismo po­lí­ti­co an­tes de la inau­gu­ra­ción de Ma­du­ro el 10 de enero, para obli­gar a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a au­men­tar su pre­sión so­bre Ve­ne­zue­la.

De lo con­tra­rio, Ma­du­ro po­dría ob­te­ner un se­gun­do vien­to, a pe­sar del co­lap­so eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la. Ma­du­ro no so­lo se­rá tra­ta­do co­mo un lí­der le­gí­ti­mo por par­te de Chi­na, Ru­sia y Tur­quía, sino que tam­bién re­ci­bi­rá cier­to re­co­no­ci­mien­to de par­te de Mé­xi­co y el go­bierno de iz­quier­da de Es­pa­ña.

No se­rá na­da fá­cil para la opo­si­ción de Ve­ne­zue­la re­to­mar la ca­lle. Es­tá ago­ta­da, re­pri­mi­da y de­bi­li­ta­da por un éxo­do de unos 3 mi­llo­nes de per­so­nas des­con­ten­tas en los úl­ti­mos años. Y mu­chos de sus lí­de­res, co­mo Leo­pol­do Ló­pez, es­tán pre­sos o in­ha­bi­li­ta­dos.

Pe­ro si la opo­si­ción no re­to­ma el protagonismo po­lí­ti­co en enero, me te­mo que el mo­vi­mien­to in­ter­na­cio­nal para ais­lar a Ma­du­ro per­de­rá fuer­za. La aten­ción mun­dial gi­ra­rá ha­cia otro la­do, y Ve­ne­zue­la se­gui­rá en ca­mino a con­ver­tir­se en una dic­ta­du­ra con­so­li­da­da que ya no pro­vo­ca­rá la in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal, co­mo Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.