Mue­re a los 95 años el ex pre­si­den­te de Co­lom­bia, Be­tan­cur

ABC Color - - Fúnebres -

BO­GO­TÁ (EFE). “Le­van­to una blan­ca ban­de­ra de paz para ofre­cer­la a to­dos mis com­pa­trio­tas”, con esa fra­se em­pe­zó en 1982 su man­da­to Be­li­sa­rio Be­tan­cur, un co­lom­biano que as­pi­ra­ba a poeta y que so­ñó con la re­con­ci­lia­ción nacional, pe­ro al que el des­tino le re­ser­vó co­mo pre­si­den­te la semana más trá­gi­ca en la his­to­ria de su país.

Be­tan­cur fa­lle­ció ayer en Bo­go­tá a los 95 años de edad, la ma­yor par­te de ellos de­di­ca­dos a la po­lí­ti­ca, el pe­rio­dis­mo y la cultura, es­ta úl­ti­ma su gran pa­sión. Na­ci­do el 4 de fe­bre­ro de 1923 en Ama­gá, mu­ni­ci­pio mi­ne­ro del de­par­ta­men­to de An­tio­quia (no­roes­te), Be­tan­cur, del Par­ti­do Con­ser­va­dor, siem­pre se sin­tió or­gu­llo­so de su ori­gen hu­mil­de, aún en los tiem­pos co­mo pre­si­den­te (1982-1986).

Co­mo mu­chos cam­pe­si­nos de su tie­rra acu­dió a la es­cue­la en la al­dea de El Mo­rro de la Pai­la y lue­go con­si­guió una be­ca en el Se­mi­na­rio de Mi­sio­nes de Ya­ru­mal. Se gra­duó de ba­chi­ller en 1941 y de doc­tor en De­re­cho y Eco­no­mía en 1947, con la te­sis “El or­den pú­bli­co eco­nó­mi­co”, de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na de Me­de­llín.

Años des­pués re­ci­bió el gra­do de Doc­tor Ho­no­ris Cau­sa en Hu­ma­ni­da­des de las Uni­ver­si­da­des de Co­lo­ra­do y Geor­ge­town (EE.UU). Po­co ha­cía pen­sar que es­te hi­jo de una nu­me­ro­sa fa­mi­lia, que re­ci­bió su nom­bre en ho­nor de un ge­ne­ral del em­pe­ra­dor Jus­ti­niano, pu­die­ra la­brar un ca­mino que le lle­va­ría a la Ca­sa de Na­ri­ño, se­de pre­si­den­cial.

En 1945 co­men­zó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­mo dipu­tado en la Asam­blea de An­tio­quia (1945-1947) y pos­te­rior­men­te fue miem­bro de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Su pri­mer car­go de Go­bierno lo ocu­pó en 1960, cuan­do fue ministro de Edu­ca­ción ba­jo la pre­si­den­cia del li­be­ral Al­ber­to Lle­ras Camargo, y tam­bién fue ti­tu­lar de Tra­ba­jo de 1962 a 1963 con el con­ser­va­dor Gui­ller­mo León Va­len­cia.

En el pe­rio­do 1975-1977 vi­vió uno de los gran­des hi­tos de su vi­da al ser en­via­do co­mo em­ba­ja­dor a Es­pa­ña, un país con el que creó un víncu­lo es­pe­cial que du­ró has­ta su muer­te y en el que tu­vo oca­sión de ver de pri­me­ra mano el co­mien­zo de la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia.

A su re­gre­so a Co­lom­bia fue can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, as­pi­ra­ción que ha­bía in­ten­ta­do sin éxi­to en 1970, pe­ro en es­ta oca­sión fue ele­gi­do, el 30 de ma­yo de 1982, con 3,1 millones de vo­tos. En la cam­pa­ña ex­hi­bió su ca­ris­ma con un tono per­so­na­lis­ta que hi­zo que los me­dios de su tiem­po le con­si­de­ra­ran un po­pu­lis­ta. Ba­jo el es­lo­gan de “Sí, se pue­de”, en cu­yo uso se ade­lan­tó ca­si 30 años a Ba­rack Oba­ma, Be­tan­cur cum­plió su sue­ño con una cam­pa­ña en la que se com­pro­me­tió a bus­car la paz con los di­fe­ren­tes gru­pos gue­rri­lle­ros, com­ba­tir la de­sigual­dad y me­jo­rar la edu­ca­ción. Ayer mu­rió en la Clí­ni­ca San­ta Fe de Bo­go­tá, don­de es­ta­ba in­gre­sa­do des­de el jue­ves por un pro­ble­ma re­nal.

Foto de archivo de AFP, to­ma­da el 19 de ma­yo de 2016 en el lan­za­mien­to de un li­bro del ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.