El Po­der Ju­di­cial con­ti­núa con su desas­tro­so desem­pe­ño.

ABC Color - - Portada -

La mo­ro­si­dad ju­di­cial aca­ba de evi­den­ciar­se, una vez más, con la in­dig­nan­te pres­crip­ción de la cau­sa abier­ta al ex­go­ber­na­dor de Boquerón Da­vid Sa­watzky Funk (ANR), por la mal­ver­sa­ción de 3.300 mi­llo­nes de gua­ra­níes. El mis­mo fue con­de­na­do en pri­me­ra y se­gun­da ins­tan­cias a tres años y sie­te me­ses de pri­sión, pe­ro el 22 de di­ciem­bre de 2015 plan­teó an­te la Sa­la Pe­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia un re­cur­so ex­tra­or­di­na­rio de ca­sa­ción, chi­ca­na que es­tu­vo “ca­jo­nea­da” des­de en­ton­ces, sin que nin­gún mi­nis­tro cre­ye­ra ne­ce­sa­rio ocu­par­se de tan gra­ve asun­to que afec­ta­ba al di­ne­ro de to­dos. Es de es­pe­rar, pues, que no se re­pi­ta el es­can­da­lo­so desen­la­ce en los ca­sos ju­di­cia­les de los le­gis­la­do­res Víctor Bo­ga­do, Car­los Nú­ñez Sa­li­nas, To­más Ri­vas (to­dos co­lo­ra­dos) y Car­los Por­ti­llo (li­be­ral), y los par­la­su­ria­nos li­be­ra­les En­zo Car­do­zo y Mil­cia­des Du­ré, pa­ra que no se vean fa­vo­re­ci­dos tam­bién con la pres­crip­ción de sus res­pec­ti­vas cau­sas, de­bi­do a la ne­gli­gen­cia o ve­na­li­dad de quie­nes de­ben im­pe­dir­la. La ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal de igual­dad de ac­ce­so a la Jus­ti­cia no de­be se­guir sien­do una me­ra ex­pre­sión de de­seos.

Apar­te de ser un cam­po pro­pi­cio pa­ra el trá­fi­co de in­fluen­cias, que sue­le desem­bo­car en el pre­va­ri­ca­to pu­ro y du­ro, el Po­der Ju­di­cial se dis­tin­gue por la mo­ro­si­dad ju­ris­dic­cio­nal y por el pre­ben­da­ris­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo. Es co­mún que los ca­sos no se re­suel­van a tiem­po de­bi­do a la me­ra ne­gli­gen­cia o al ten­ta­dor so­borno, y que los po­li­ti­cas­tros ins­ta­len en el co­pio­so fun­cio­na­ria­do a los “re­co­men­da­dos” que co­bran sin tra­ba­jar. La Jus­ti­cia no es pron­ta ni ba­ra­ta y ali­men­ta ge­ne­ro­sa­men­te a una mul­ti­tud de pa­rá­si­tos, a cos­ta de quie­nes se ven pri­va­dos de ella. El pri­mer vi­cio aca­ba de evi­den­ciar­se, una vez más, en la in­dig­nan­te pres­crip­ción de la cau­sa abier­ta al ex­go­ber­na­dor de Boquerón Da­vid Sa­watzky Funk (ANR), por la mal­ver­sa­ción de 3.300 mi­llo­nes de gua­ra­níes. Con­de­na­do en pri­me­ra y se­gun­da ins­tan­cias a tres años y sie­te me­ses de pri­sión, el 22 de di­ciem­bre de 2015 plan­teó un re­cur­so ex­tra­or­di­na­rio de ca­sa­ción an­te la Sa­la Pe­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. La chi­ca­na es­tu­vo “ca­jo­nea­da” des­de en­ton­ces, sin que nin­gún mi­nis­tro cre­ye­ra ne­ce­sa­rio ocu­par­se de tan gra­ve asun­to que afec­ta­ba al di­ne­ro de to­dos. Co­mo el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ha­bía con­clui­do sus pes­qui­sas el 27 de fe­bre­ro de 2007 y ya ha­bía pa­sa­do el do­ble de los años de pri­va­ción de li­ber­tad pre­vis­tos co­mo pe­na má­xi­ma pa­ra el de­li­to de le­sión de con­fian­za, los mi­nis­tros Ma­nuel Ramírez Can­dia, Luis Ma­ría Be­ní­tez Rie­ra y Mir­yam Pe­ña tu­vie­ron que de­jar im­pu­ne al en­cau­sa­do. El pri­me­ro pue­de ser ex­cul­pa­do de la inad­mi­si­ble di­la­ción por­que asu­mió su al­to car­go re­cién el 9 de oc­tu­bre de 2018, opor­tu­ni­dad en la que se­ña­ló que en­tre las prin­ci­pa­les “de­bi­li­da­des” del Po­der Ju­di­cial fi­gu­ran la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y –pre­ci­sa­men­te– la mo­ro­si­dad. El au­tor de tan cer­te­ro diag­nós­ti­co afir­mó aho­ra que el Con­se­jo de Su­pe­rin­ten­den­cia de la Cor­te de­be in­di­vi­dua­li­zar y san­cio­nar a los res­pon­sa­bles del re­fe­ri­do es­cán­da­lo, de lo que se in­fie­re que no se­rían los miem­bros de la má­xi­ma ins­tan­cia ju­di­cial, sino al­gún fun­cio­na­rio de me­nor cuan­tía que sir­va de chi­vo ex­pia­to­rio. El art. 14 de la Ley N° 3759/99 di­ce que los ma­gis­tra­dos pue­den ser re­mo­vi­dos por “no dic­tar sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va den­tro del pla­zo que el su­pe­rior le hu­bie­re fi­ja­do en el in­ci­den­te de que­ja por re­tar­do de jus­ti­cia en por lo me­nos dos ca­sos en el lap­so de un año ju­di­cial”. Y agre­ga que, si in­te­gran ór­ga­nos co­le­gia­dos, so­lo se li­bra­rán de res­pon­sa­bi­li­dad quie­nes prue­ben ha­ber rea­li­za­do ges­tio­nes a su al­can­ce pa­ra que el ór­gano dicte sen­ten­cia y las ha­yan co­mu­ni­ca­do a la Cor­te. Es ob­vio que es­ta nor­ma no ri­ge pa­ra los mi­nis­tros, pe­ro tam­bién que es­tos desem­pe­ñan mal sus fun­cio­nes cuan­do no se pro­nun­cian en tiem­po opor­tuno. En 2014, el mi­nis­tro Cé­sar Ga­ray fue acu­sa­do por la Cá­ma­ra Ba­ja por su “ex­ce­si­va e irri­tan­te mo­ro­si­dad”, de­fec­to muy se­rio en el que tam­bién es­tá in­cu­rrien­do el Se­na­do al no ini­ciar aún el jui­cio po­lí­ti­co, pre­su­mi­ble­men­te por fal­ta del “acuer­do po­lí­ti­co” so­bre el sus­ti­tu­to. Tam­bién ha­bía si­do acu­sa­do el hoy ju­bi­la­do Mi­guel Ós­car Ba­jac, por la co­mi­sión de de­li­tos y mal desem­pe­ño de sus fun­cio­nes. El aho­ra impu­tado por el pre­sun­to he­cho pu­ni­ble de cohe­cho pa­si­vo agra­va­do fue el “res­pon­sa­ble” de la cir­cuns­crip­ción ju­di­cial de Al­to Pa­ra­guay y Con­cep­ción. En tal ca­rác­ter ins­ta­ló a 62 “pla­ni­lle­ros” pro­pues­tos por los po­li­ti­cas­tros de siem­pre, de acuer­do a la con­sa­bi­da prác­ti­ca pre­ben­da­ria del cuo­teo. Se ig­no­ra dón­de “tra­ba­jan”, pe­ro no así que co­bran re­gu­lar­men­te sus suel­dos, es de­cir, que co­me­ten el de­li­to de “co­bro in­de­bi­do de ho­no­ra­rios”. Lo peor del asun­to es que, cuan­do se de­nun­ció la fe­cho­ría, se in­ti­mó a los au­to­res a que se pre­sen­ten en sus ofi­ci­nas, so pe­na de ser ex­clui­dos de la pla­ni­lla. Em­pe­ro, el pro­ce­so que­dó trun­co por or­den de la Cor­te, con el ar­gu­men­to de que se po­dría ge­ne­rar un gra­ve in­con­ve­nien­te, por­que ¡el mis­mo pro­ble­ma exis­te en otras cir­cuns­crip­cio­nes ju­di­cia­les! Es de­cir, pa­ra la má­xi­ma ins­ti­tu­ción ju­di­cial ri­ge el cri­te­rio de que si se ro­ba en una cir­cuns­crip­ción, por qué no se pue­de ro­bar en las de­más. ¡In­creí­ble! Huel­ga aña­dir que ni la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ni el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co to­man no­ta de que en el pro­pio Po­der Ju­di­cial se es­tá de­lin­quien­do con la com­pli­ci­dad de quie­nes de­ben ocu­par­se de que los fun­cio­na­rios pres­ten un ser­vi­cio a cam­bio del di­ne­ro que re­ci­ben. Se ro­ba abier­ta y ru­ti­na­ria­men­te, mien­tras la má­xi­ma ins­tan­cia ju­di­cial ha­ce la vis­ta gor­da. Al de­nun­ciar el es­can­da­lo­so he­cho re­fe­ri­do, el obis­po del Vi­ca­ria­to Apos­tó­li­co del Cha­co, Mons. Ga­briel Es­co­bar, afir­mó que “los po­bla­do­res del Cha­co nos me­re­ce­mos que la Jus­ti­cia co­mien­ce a fun­cio­nar en su má­xi­ma ex­pre­sión, a fin de brin­dar se­gu­ri­dad so­cial”. En ver­dad, es un de­re­cho que tie­nen los po­bla­do­res de to­do el país. La ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal de igual­dad de ac­ce­so a la Jus­ti­cia no de­be se­guir sien­do una me­ra ex­pre­sión de de­seos, de­bi­do a las la­cras ci­ta­das por el mi­nis­tro Ramírez Can­dia. La de­mo­ra en im­par­tir­la pue­de ha­cer que la re­pa­ra­ción de un da­ño lle­gue de­ma­sia­do tar­de o que quie­nes se apro­pian de fon­dos pú­bli­cos que­den sin el cas­ti­go de ley, co­mo en es­te ca­so. Es de es­pe­rar, pues, que no se re­pi­ta el es­can­da­lo­so desen­la­ce de la cau­sa abier­ta al ex­go­ber­na­dor Sa­watzky Funk y que, en­tre otros, los le­gis­la­do­res Víctor Bo­ga­do (ANR), Car­los Nú­ñez Sa­li­nas (ANR), To­más Ri­vas (ANR) y Car­los Por­ti­llo (PLRA), así co­mo los “par­la­su­ria­nos” En­zo Car­do­zo (PLRA) y Mil­cia­des Du­ré (PLRA), no se vean fa­vo­re­ci­dos por la pres­crip­ción de sus res­pec­ti­vas cau­sas, de­bi­do a la ne­gli­gen­cia o la ve­na­li­dad de quie­nes de­ben im­pe­dir­la. Aho­ra ha­brá que ver qué ha­ce el Con­se­jo de Su­pe­rin­ten­den­cia de la Cor­te pa­ra iden­ti­fi­car y san­cio­nar a los res­pon­sa­bles de la im­pu­ni­dad co­men­ta­da, su­po­nien­do que en­tre ellos no apa­rez­ca al­guno de los mi­nis­tros, en cu­yo ca­so co­rres­pon­de­rá el ma­ni­do jui­cio po­lí­ti­co, de­pen­dien­te del con­tu­ber­nio con res­pec­to al re­em­pla­zan­te. En cuan­to a los nu­me­ro­sos “pla­ni­lle­ros” del Po­der Ju­di­cial, se­gui­rán que­dán­do­se con el di­ne­ro ajeno mien­tras los miem­bros de la Cor­te es­tén so­me­ti­dos al po­der po­lí­ti­co, es de­cir, mien­tras de­ban el pues­to al in­tere­sa­do pa­tro­ci­nio de po­li­ti­cas­tros co­rrup­tos y co­rrup­to­res an­tes que a sus res­pec­ti­vos mé­ri­tos y ap­ti­tu­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.