Un gol­pe a la opo­si­ción

ABC Color - - Comentarios - Pa­blo Gue­rre­ro pgue­rre­[email protected]

Asu­mió Ni­co­lás Ma­du­ro su se­gun­do pe­rio­do “cons­ti­tu­cio­nal” co­mo pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la en me­dio de un fuer­te re­cha­zo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, in­clui­do de la Re­pú­bli­ca del Pa­ra­guay, que de­ci­dió rom­per re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas.

La de­ci­sión ex­tre­ma, di­plo­má­ti­ca­men­te ha­blan­do, que adop­tó el je­fe de Es­ta­do pa­ra­gua­yo, Ma­rio Ab­do Be­ní­tez, no sor­pren­dió por­que ya se ve­nía ma­ne­jan­do es­ta in­for­ma­ción. Sin em­bar­go lo­gró dos fuer­tes im­pac­tos: 1. In­ter­na­cio­nal­men­te le in­for­mó al mun­do que su go­bierno apo­ya la de­mo­cra­cia y el res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción y 2. in­ter­na­men­te gol­peó fuer­te al Fren­te Guasu (FG) y a sec­to­res que aún sim­pa­ti­zan con el eje bo­li­va­riano, pe­se a que Hu­go Chá­vez ya no es­tá.

Ma­rio Ab­do Be­ní­tez re­co­no­ció el vier­nes pa­sa­do en su vi­si­ta al de­par­ta­men­to de Ita­púa (sur del país) que la drás­ti­ca de­ci­sión adop­ta­da de rom­per víncu­los di­plo­má­ti­cos, co­mo to­das de es­te es­ti­lo, ten­drá su cos­to. Y no se re­fi­rió ex­clu­si­va­men­te a la mi­llo­na­ria deu­da que le re­cla­ma PDV­SA al Pa­ra­guay, te­ma que se dis­cu­te en un ar­bi­tra­je en Pa­rís (Fran­cia) sino tal vez pu­so más én­fa­sis en la si­tua­ción in­ter­na en esas de­cla­ra­cio­nes.

Por un buen tiem­po Ma­ri­to ya no con­ta­rá con los seis vo­tos de los se­na­do­res del FG, en­ca­be­za­dos por Fer­nan­do Lu­go, enoja­dos ob­via­men­te por des­co­no­cer a Ma­du­ro. ¿Ne­ce­si­ta­rá el Eje­cu­ti­vo esos nú­me­ros? Tal vez sí, en al­gún mo­men­to. Pe­ro por aho­ra pa­re­ce que no por­que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y gran par­te de la ciu­da­da­nía sa­lió a res­pal­dar la de­ci­sión de rom­per re­la­cio­nes con el ré­gi­men des­pó­ti­co del ve­ne­zo­lano.

En es­ta co­yun­tu­ra el Fren­te Guasu sa­lió mal pa­ra­do por­que le en­vió a su pre­si­den­te Car­los Fi­liz­zo­la a par­ti­ci­par de la asun­ción y con­se­cuen­te­men­te le re­co­no­ció y le dio su res­pal­do a un ré­gi­men dic­ta­to­rial, que hoy la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con­de­na a vi­va voz.

¿Qué le pa­só al Fren­te Guasu? Per­die­ron to­tal­men­te el rum­bo. Al aliar­se con Ho­ra­cio Cartes pa­ra atro­pe­llar la Cons­ti­tu­ción en mar­zo de 2017 ya die­ron un mal pa­so. Pe­ro, lue­go bus­ca­ron reivin­di­car­se y se des­pe­ga­ron del “úni­co lí­der” de Ho­nor Co­lo­ra­do.

Pe­ro es­te he­cho in­ter­na­cio­nal los vuel­ve a des­nu­dar por com­ple­to. Des­co­no­cen el cla­mor po­pu­lar pa­ra apo­yar a un dic­ta­dor. Y pen­sar que en sus dis­cur­sos en las ple­na­rias del Se­na­do, en de­cla­ra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas y en ac­tos po­lí­ti­cos mues­tran “sen­si­bi­li­dad so­cial”.

La pre­gun­ta que sur­ge aquí es: ¿Qué fa­vo­res le de­ben Lu­go y com­pa­ñía al Go­bierno de Chá­vez pri­me­ro y Ma­du­ro des­pués? Apa­ren­te­men­te más que una sim­pa­tía hay. Si es so­lo “coin­ci­den­cia ideo­ló­gi­ca”, el Fren­te Guasu aca­ba de co­me­ter un sui­ci­dio po­lí­ti­co en mo­men­tos en que el Pa­ra­guay siem­pre bus­ca una ter­ce­ra fuer­za cohe­ren­te y creí­ble.

No sa­be­mos có­mo ana­li­za el Par­ti­do Li­be­ral Ra­di­cal Au­tén­ti­co (PLRA) la pos­tu­ra de su úl­ti­mo alia­do pre­si­den­cial. Pe­ro en es­tas con­di­cio­nes re­sul­ta­rá muy di­fí­cil una nue­va alian­za de ca­ra a las mu­ni­ci­pa­les en el 2020 y pre­si­den­cia­les pa­ra el 2023.

Ojo que no se­ría na­da ra­ro que vuel­van a par­ti­ci­par co­mo alia­dos en es­tos pró­xi­mos co­mi­cios. En mar­zo de 2017, uno (el Fren­te Guasu) es­tu­vo del la­do de Cartes, Blas Llano y Una­ce por el atro­pe­llo cons­ti­tu­cio­nal y el otro (PLRA) a fa­vor de la de­mo­cra­cia, pe­lean­do en las ca­lles cuer­po a cuer­po con los po­li­cías. Pe­ro, pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2018 tran­qui­la­men­te jun­tos co­mo her­ma­nos se pre­sen­ta­ron en una alian­za el PLRA y el FG.

En­tre co­lo­ra­dos por aho­ra no se pue­de lo­grar ese “abra­zo re­pu­bli­cano” y oja­lá que por un buen tiem­po no se con­si­ga. Es­ta­mos vien­do los bue­nos re­sul­ta­dos de ese quie­bre en la ANR a ni­vel país. Mien­tras la opo­si­ción per­mi­ta, el peor “enemi­go” de un co­lo­ra­do se­rá otro co­lo­ra­do. ¿Has­ta cuán­do se­rá así?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.