Prác­ti­ca in­dí­ge­na de vic­ti­mi­za­ción

ABC Color - - Comentarios - Le­ti­cia Ba­rrios le­ti­cia.ba­[email protected]

Al ex­po­ner que exis­te una prác­ti­ca de vic­ti­mi­za­ción de in­dí­ge­nas no es­toy ge­ne­ra­li­zan­do ni ex­tra­po­lan­do el con­cep­to a to­das las co­mu­ni­da­des del país por­que es fal­so. Sin em­bar­go, lo que no es fal­so es que exis­ten lí­de­res in­dí­ge­nas que uti­li­zan a los miem­bros de sus co­mu­ni­da­des pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios per­so­na­les.

Prác­ti­ca­men­te to­do el año 2018 las pla­zas de Ar­mas y Uru­gua­ya es­tu­vie­ron ocu­pa­das por fa­mi­lias in­dí­ge­nas de dis­tin­tas co­mu­ni­da­des y con dis­tin­tos pe­di­dos. El cla­mor cons­tan­te siem­pre es el de las tie­rras, un de­re­cho con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal pa­ra los pue­blos ori­gi­na­rios. Sin em­bar­go, al in­da­gar más el pro­ble­ma que sur­ge no so­lo es de tie­rra sino de con­vi­ven­cia en­tre los pro­pios abo­rí­ge­nes. Al­gu­nos se pe­lean con los ca­ci­ques o bien otros son ex­pul­sa­dos y de­ci­den for­mar sus pro­pias co­mu­ni­da­des, lo que con­lle­va a vol­ver a pe­dir al Es­ta­do un nue­vo pe­da­zo de tie­rra pa­ra sí y pa­ra las fa­mi­lias que lo­gra con­ven­cer que se unan a ellos.

Así, es­tos gru­pos de “re­cha­za­dos” se ins­ta­lan en pro­pie­da­des pri­va­das y sur­gen los des­alo­jos, los atro­pe­llos, y las víc­ti­mas de siem­pre son las mu­je­res y ni­ños que mu­chas ve­ces son uti­li­za­dos co­mo car­ne de ca­ñón. Al ver a los ni­ños y jó­ve­nes in­dí­ge­nas en las pla­zas, su­cios, en­vuel­tos en ha­ra­pos, echan­do mo­cos, vi­vien­do en car­pas, ha­ci­na­dos, otros al­coho­li­za­dos o dro­ga­dos, no po­de­mos com­pren­der tan­ta de­sidia de las au­to­ri­da­des pe­ro la ver­dad es­tá ses­ga­da.

Una fuen­te del Ins­ti­tu­to Pa­ra­gua­yo del In­dí­ge­na me ex­pli­có que no pue­den ha­cer na­da con aque­llos lí­de­res in­dí­ge­nas que uti­li­zan co­mo prác­ti­ca la vic­ti­mi­za­ción arrean­do a fa­mi­lias y tra­yen­do ni­ños sin sus pa­dres has­ta la pla­za co­mo he­rra­mien­ta de pre­sión.

Du­ran­te me­ses va­rios gru­pos vi­nie­ron (aún no se sa­be quién les pa­ga los pa­sa­jes) y fue­ron de­vuel­tos a sus co­mu­ni­da­des con sus kits de ví­ve­res y cha­pas. En ese ir y ve­nir al­gu­nos gru­pos de­ja­ron aban­do­na­dos a ni­ños en la pla­za evi­den­cian­do có­mo los lí­de­res uti­li­zan a los miem­bros más vul­ne­ra­bles de sus co­mu­ni­da­des pa­ra sa­car pro­ve­cho.

Lo más lla­ma­ti­vo son los pe­di­dos de las cha­pas. El te­cho de mi ca­sa es de cha­pa y si­gue in­tac­to ha­ce 20 años, pe­ro los mis­mos de siem­pre pi­den cha­pas ca­da mes. Se les da y vuel­ven a pe­dir lo que ha­ce su­po­ner que co­mer­cia­li­zan es­te pro­duc­to. El asis­ten­cia­lis­mo ha crea­do mons­truos in­sa­cia­bles en­tre al­gu­nos lí­de­res in­dí­ge­nas lo cual no cam­bia­rá si se si­gue ce­dien­do a sus chan­ta­jes.

No se les de­be cor­tar la ayu­da, pe­ro se de­be san­cio­nar a los lí­de­res que abu­san de su pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.