Apo­lo­gía de la dic­ta­du­ra.

ABC Color - - Portada -

Jus­ti­fi­ca­da in­dig­na­ción ha cau­sa­do en el áni­mo de la opi­nión pú­bli­ca pa­ra­gua­ya –co­mo pue­de com­pro­bar­se en las re­des so­cia­les– el pro­nun­cia­mien­to del Fren­te Guasu en fa­vor de la atroz dic­ta­du­ra que azo­ta a Ve­ne­zue­la. La fe­roz de­fen­sa he­cha pú­bli­ca por lí­de­res de esa agru­pa­ción del ré­gi­men dic­ta­to­rial de Ni­co­lás Ma­du­ro ha te­ni­do el efec­to de po­ner al des­cu­bier­to an­te la opi­nión pú­bli­ca na­cio­nal la do­ble mo­ral que prac­ti­can sus más cons­pi­cuos di­ri­gen­tes. Sien­do tan ob­via la lec­ción cí­vi­ca que nos da el Fren­te Guasu, la ciu­da­da­nía de­be re­co­ger y no de­jar­se en­ga­ñar por los can­tos de si­re­na que ha­cen es­cu­char a tra­vés de pro­yec­tos po­lí­ti­cos con fa­cha­da de­mo­crá­ti­ca, pe­ro de con­te­ni­do au­to­ri­ta­rio. Es plau­si­ble, en cam­bio, la de­ci­sión del Go­bierno pa­ra­gua­yo de rom­per re­la­cio­nes con el ré­gi­men de Ma­du­ro, que sir­ve, ade­más, de apo­yo a los de­mó­cra­tas ve­ne­zo­la­nos que lu­chan pa­ra que re­tor­nen la de­mo­cra­cia, las li­ber­ta­des y los de­re­chos hu­ma­nos en ese país her­mano. Los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas de­ben ano­tar es­ta tris­te y an­ti­de­mo­crá­ti­ca pos­tu­ra del Fren­te Guasu, al que de­ben ne­gar­le su apo­yo aho­ra que sus di­ri­gen­tes ex­hi­bie­ron su ver­da­de­ra hi­la­cha au­to­ri­ta­ria.

Nues­tro dia­rio siem­pre ha ex­pre­sa­do la ne­ce­si­dad de que en nues­tro país exis­tan par­ti­dos po­lí­ti­cos fuer­tes, so­bre to­do en la opo­si­ción, pa­ra ha­cer fren­te a los abu­sos del po­der. Par­ti­dos que sean fir­mes en la de­fen­sa de las li­ber­ta­des, de la de­mo­cra­cia y de los de­re­chos hu­ma­nos, fac­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra pro­cu­rar el bie­nes­tar de los ha­bi­tan­tes. Por eso, no pue­de sino alar­mar­se por un co­mu­ni­ca­do emi­ti­do por la con­cer­ta­ción Fren­te Guasu –fun­da­da y li­de­ra­da por el exo­bis­po y ex­pre­si­den­te Fer­nan­do Lu­go–, en de­fen­sa de la atroz dic­ta­du­ra que azo­ta a Ve­ne­zue­la. En efec­to, jus­ti­fi­ca­da in­dig­na­ción –aun­que no sor­pre­sa– ha cau­sa­do en el áni­mo de la opi­nión pú­bli­ca pa­ra­gua­ya –co­mo pue­de com­pro­bar­se en las re­des so­cia­les– el men­cio­na­do pro­nun­cia­mien­to, emi­ti­do con mo­ti­vo de la frau­du­len­ta reasun­ción de la pre­si­den­cia de Ve­ne­zue­la del dic­ta­dor Ni­co­lás Ma­du­ro. In­dig­na­ción, por el bru­tal ci­nis­mo con que han pre­ten­di­do me­nos­ca­bar el sen­ti­do co­mún de la ciu­da­da­nía pa­ra­gua­ya, que tras una ge­ne­ra­ción de vi­vir en li­ber­tad tie­ne ya una con­cien­cia de­mo­crá­ti­ca con­so­li­da­da, pe­se a los ava­ta­res reac­cio­na­rios que la han sa­cu­di­do en tal lap­so. En efec­to, la fe­roz de­fen­sa he­cha pú­bli­ca por los lí­de­res del Fren­te Guasu del ré­gi­men dic­ta­to­rial ve­ne­zo­lano que ha reasu­mi­do el po­der por me­dio de unas ile­gí­ti­mas tác­ti­cas elec­to­ra­les que sir­vie­ron pa­ra re­pri­mir la vo­lun­tad po­pu­lar no ha ex­tra­ña­do a la ciu­da­da­nía, por no ser la pri­me­ra vez que lo ha­ce. Más bien ha te­ni­do el efec­to de po­ner al des­cu­bier­to an­te la opi­nión pú­bli­ca na­cio­nal la do­ble mo­ral que prac­ti­can sus más cons­pi­cuos lí­de­res. Al res­pec­to, les pre­gun­ta­mos: si Ho­ra­cio Cartes, o Ni­ca­nor Duar­te Fru­tos, o el mis­mo Lu­go lle­ga­ran a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca vio­lan­do la Cons­ti­tu­ción, exi­lia­ran a mi­llo­nes de pa­ra­gua­yos, man­tu­vie­ran de­ce­nas de pre­sos po­lí­ti­cos y so­me­tie­ran a una fe­roz ham­bru­na y fal­ta de me­di­ca­men­tos al pue­blo pa­ra­gua­yo, ¿pen­sa­rían que nues­tro país tie­ne un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, co­mo ca­li­fi­can aho­ra al de Ni­co­lás Ma­du­ro? Es­ta­mos se­gu­ros de que pe­ga­rían el gri­to al cie­lo, acu­di­rían a las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les e im­pul­sa­rían mo­vi­li­za­cio­nes cam­pe­si­nas... sal­vo, por su­pues­to, que el pre­si­den­te fue­ra su lí­der Lu­go. Sien­do tan ob­via la lec­ción cí­vi­ca que nos da el Fren­te Guasu, la ciu­da­da­nía la de­be re­co­ger y no de­jar­se en­ga­ñar por los can­tos de si­re­na que ha­cen es­cu­char a tra­vés de pro­yec­tos po­lí­ti­cos con fa­cha­da de­mo­crá­ti­ca, pe­ro de con­te­ni­do au­to­ri­ta­rio. En­tre otros em­bus­tes, el Fren­te Guasu sos­tie­ne que el gra­ví­si­mo es­ta­do de co­sas que vi­ve el país ca­ri­be­ño no se de­be a la inep­ti­tud ni a la co­rrup­ción del ré­gi­men bo­li­va­riano ins­tau­ra­do por el fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez, sino al “oli­go­po­lio me­diá­ti­co in­ter­na­cio­nal aso­cia­do al gran ca­pi­tal”. Es­te par­ti­do, evi­den­te­men­te, con­ti­núa vi­vien­do en la épo­ca de la “gue­rra fría”, o en la que los des­ma­nes de los dic­ta­do­res se jus­ti­fi­ca­ban con que ha­bría que pro­te­ger al pue­blo an­te la in­mi­nen­te in­ter­ven­ción de los “marines” nor­te­ame­ri­ca­nos que ya es­ta­ban apos­ta­dos en sus fron­te­ras. ¡La­men­ta­ble pa­ra nues­tro país! Con re­la­ción a la ac­ti­tud asu­mi­da por la ma­yo­ría de los 12 paí­ses del Gru­po de Li­ma y por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro, ex­hor­tan­do a Ma­du­ro a que en­tre­gue el po­der a la Asam­blea Na­cio­nal pa­ra que es­ta con­vo­que a nue­vas elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, los po­pes del Fren­te Guasu han afir­ma­do que la OEA y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral “no re­pre­sen­tan la so­be­ra­nía del pue­blo ve­ne­zo­lano”. ¡Ci­nis­mo po­lí­ti­co ca­rac­te­rís­ti­co de quie­nes en 2017 no tu­vie­ron em­pa­cho en ava­lar el in­ten­to de vio­la­ción de la Cons­ti­tu­ción por par­te del ex­pre­si­den­te Ho­ra­cio Cartes a fin de lo­grar el re­ku­tu en el po­der! En tér­mi­nos del sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta que se su­po­ne de­be guiar el ac­cio­nar de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca de cual­quier país que se pre­cie de de­mo­crá­ti­co, la pos­tu­ra asu­mi­da por la cú­pu­la del Fren­te Guasu so­bre Ma­du­ro es no so­lo abe­rran­te, sino con­tra­dic­to­ria, te­nien­do en cuen­ta que fue pre­ci­sa­men­te es­te fu­nes­to per­so­na­je quien, en 2012, fun­gien­do co­mo can­ci­ller del en­ton­ces pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, ate­rri­zó en nues­tro país con una pa­to­ta de ho­mó­lo­gos bo­li­va­ria­nos en una des­ca­ra­da in­tro­mi­sión en nues­tros asun­tos in­ter­nos. Ma­du­ro se pa­seó co­mo Pe­dro por su ca­sa por el Pa­la­cio de Ló­pez, y has­ta tu­vo la osa­día de in­ci­tar a un gol­pe de Es­ta­do a los mi­li­ta­res pa­ra­gua­yos pa­ra de­fen­der a Lu­go an­te su in­mi­nen­te des­ti­tu­ción, vía jui­cio po­lí­ti­co, por mal desem­pe­ño en el car­go. La ex­pli­ca­ción más plau­si­ble del in­só­li­to pro­nun­cia­mien­to del Fren­te Guasu en fa­vor de la frau­du­len­ta reasun­ción al po­der del heraldo del “cha­vis­mo sin Chá­vez” es que, con la ma­si­va opo­si­ción de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos del He­mis­fe­rio y de la Unión Eu­ro­pea, es­tán con­ta­dos los días de su au­to­crá­ti­co ré­gi­men. Se­rá una iro­nía, pe­ro la ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad de un ré­gi­men dic­ta­to­rial sos­te­ni­do por las fuer­zas ar­ma­das es que, al­can­za­do el pun­to de no re­torno, la leal­tad de es­tas sú­bi­ta­men­te co­lap­sa y el ti­rano es de­pues­to co­mo un chor­li­to. Es­to pa­só con Pe­rón en Ar­gen­ti­na, con Stroess­ner en nues­tro país, con Mu­ba­rak en Egip­to, y pro­ba­ble­men­te así va a pa­sar en Ve­ne­zue­la con Ma­du­ro, den­tro de po­co tiem­po. Es que el “So­cia­lis­mo del Si­glo 21” de Hu­go Chá­vez es­ta­ba sus­ten­ta­do por dos pi­la­res hoy a pun­to de co­lap­sar, si es que ya no co­lap­sa­ron: los pe­tro­dó­la­res de la otro­ra más ri­ca na­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na y “las ama­rras ideo­ló­gi­cas” de la iz­quier­da mar­xis­ta, al de­cir del pre­si­den­te bra­si­le­ño Jair Bol­so­na­ro. Am­bos so­por­tes se han des­mo­ro­na­do, vir­tual­men­te. Re­sul­ta la­men­ta­ble que el Fren­te Guasu –coin­ci­dien­do con la mis­ma can­ti­ne­la de otros apo­lo­gis­tas del ré­gi­men ca­ri­be­ño, co­mo Evo Mo­ra­les y Da­niel Or­te­ga– atri­bu­ya el exi­lio ma­si­vo de ciu­da­da­nos, de­ce­nas de pre­sos po­lí­ti­cos y de muer­tos en re­pre­sio­nes po­li­cia­les, ade­más de la ham­bru­na ge­ne­ra­li­za­da, a su­pues­tos “fac­to­res exó­ge­nos agra­va­dos por la com­pli­ci­dad de la oli­gar­quía lo­cal”, y no al ré­gi­men de Ma­du­ro. Es plau­si­ble, en cam­bio, la de­ci­sión del Go­bierno del pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez de rom­per re­la­cio­nes con el mis­mo, que sir­ve, ade­más, de apo­yo a los de­mó­cra­tas ve­ne­zo­la­nos que lu­chan pa­ra que re­tor­nen la de­mo­cra­cia, las li­ber­ta­des y los de­re­chos hu­ma­nos en ese país her­mano. Los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas de­ben ano­tar es­ta tris­te y an­ti­de­mo­crá­ti­ca pos­tu­ra del Fren­te Guasu, al que de­ben ne­gar­le su apo­yo aho­ra que sus di­ri­gen­tes ex­hi­bie­ron su ver­da­de­ra hi­la­cha au­to­ri­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.