Di­ne­ro su­cio y tes­ta­fe­rros.

ABC Color - - Portada -

Las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes y ren­tas de con­te­ni­do fal­so pue­den ser­vir pa­ra ocul­tar el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y pa­ra fa­vo­re­cer la eva­sión im­po­si­ti­va. Em­pe­ro, ni la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ni la Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Tri­bu­ta­ción las to­man en se­rio, tan­to que uno de los ar­tícu­los más inú­ti­les del Có­di­go Pe­nal es el 243, cu­ya pri­me­ra par­te re­za: “El que pre­sen­ta­ra una de­cla­ra­ción ju­ra­da fal­sa an­te un en­te fa­cul­ta­do pa­ra re­ci­bir­la o, in­vo­can­do tal de­cla­ra­ción, for­mu­la­ra una de­cla­ra­ción fal­sa, se­rá cas­ti­ga­do con pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad de has­ta cin­co años”. Que se se­pa, na­die ha si­do con­de­na­do por in­cu­rrir en ese de­li­to que lle­va a otros de igual gra­ve­dad y que sue­le con­sis­tir en el ocul­ta­mien­to de una par­te del pa­tri­mo­nio, gra­cias a un tes­ta­fe­rro. To­do pa­re­ce in­di­car que es­te es el ca­so de Juan Er­nes­to Snead, fun­cio­na­rio de la En­ti­dad Binacional Yacy­re­tá (EBY) y ex­je­fe de Ga­bi­ne­te de Jo­sé Al­ber­to Al­de­re­te en el MOPC. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no ne­ce­si­ta es­pe­rar que la Con­tra­lo­ría lle­gue a la con­clu­sión de que uno u otro de ellos ocul­ta­ron bie­nes y ren­tas en sus res­pec­ti­vas de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das. Pue­de y de­be ac­tuar de ofi­cio, in­ves­ti­gán­do­los mi­nu­cio­sa­men­te.

Las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes y ren­tas de con­te­ni­do fal­so pue­den ser­vir pa­ra ocul­tar el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y pa­ra fa­vo­re­cer la eva­sión im­po­si­ti­va. Em­pe­ro, ni la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ni la Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Tri­bu­ta­ción (SET) las to­man en se­rio, tan­to que uno de los ar­tícu­los más inú­ti­les del Có­di­go Pe­nal es el 243, cu­ya pri­me­ra par­te re­za: “El que pre­sen­ta­ra una de­cla­ra­ción ju­ra­da fal­sa an­te un en­te fa­cul­ta­do pa­ra re­ci­bir­la o, in­vo­can­do tal de­cla­ra­ción, for­mu­la­ra una de­cla­ra­ción fal­sa, se­rá cas­ti­ga­do con pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad de has­ta cin­co años”. Que se se­pa, na­die ha si­do con­de­na­do por in­cu­rrir en ese de­li­to que lle­va a otros de igual gra­ve­dad y que sue­le con­sis­tir en el ocul­ta­mien­to de una par­te del pa­tri­mo­nio, gra­cias a un tes­ta­fe­rro. Es ob­vio que la ar­ti­ma­ña im­pli­ca el ries­go de que es­te ter­mi­ne que­dán­do­se con lo ajeno, pe­ro tam­bién que el mis­mo se vea atra­pa­do por las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes y ren­tas que de­ba for­mu­lar. To­do pa­re­ce in­di­car que es­te es el ca­so de Juan Er­nes­to Snead, fun­cio­na­rio de la En­ti­dad Binacional Yacy­re­tá (EBY) y ex­je­fe de Ga­bi­ne­te de Jo­sé Al­ber­to Al­de­re­te en el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y Co­mu­ni­ca­cio­nes. En la de­cla­ra­ción ju­ra­da que el ser­vi­cial ami­go en­tre­gó a la Con­tra­lo­ría el 30 de ju­lio de 2009 no in­clu­yó un in­mue­ble de 5.970 hec­tá­reas, por el que sie­te me­ses an­tes ha­bría pa­ga­do 7.440 mi­llo­nes de gua­ra­níes. Es que si lo hu­bie­ra men­cio­na­do, ha­bría da­do lu­gar a la fuer­te sos­pe­cha de que su pa­tri­mo­nio tu­vo un in­cre­men­to no ra­zo­na­ble o no pro­por­cio­nal a sus in­gre­sos, he­cho que el ci­ta­do ór­gano te­nía la obli­ga­ción de de­nun­ciar al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. In­gre­só en la EBY en 1990 con un suel­do men­sual de 600.000 gua­ra­níes, su­ma que se ele­vó a 17.200.000 cuan­do die­ci­nue­ve años más tar­de com­pró la es­tan­cia mo­de­lo Al­fa a nom­bre de la fir­ma Es­par­ti­llar SA, pa­ra cu­ya cons­ti­tu­ción ha­bría apor­ta­do ade­más 4.000 mi­llo­nes de gua­ra­níes en ju­lio de 2008. En la mis­ma de­cla­ra­ción ju­ra­da, el fun­cio­na­rio in­ver­sor re­fi­rió que te­nía ac­cio­nes or­di­na­rias al por­ta­dor por va­lor de 9.600 mi­llo­nes de gua­ra­níes, más 200 mi­llo­nes de gua­ra­níes aho­rra­dos y un pre­dio en San Ber­nar­dino va­lua­do en 600 mi­llo­nes. Hoy quie­re ha­cer creer que po­see el 80% de las ac­cio­nes de la em­pre­sa, en tan­to que Al­de­re­te afir­ma que él so­lo se­ría un ad­mi­nis­tra­dor asa­la­ria­do que tie­ne el 20% de ellas des­de ha­ce seis me­ses. Y bien, si el afor­tu­na­do Snead es real­men­te el ti­tu­lar de esas ac­cio­nes y si ad­qui­rió el es­ta­ble­ci­mien­to con di­ne­ro sa­li­do de su pro­pio bol­si­llo, ten­dría que ex­pli­car el ori­gen de ese pa­tri­mo­nio ini­cial. A la SET, a la Se­pre­lad y a la Fis­ca­lía de De­li­tos Eco­nó­mi­cos y An­ti­co­rrup­ción de­be­ría in­tere­sar­les mu­cho sa­ber si re­ci­bió un cré­di­to, una ju­go­sa he­ren­cia o una do­na­ción. Si no ex­pli­ca­ra de dón­de sa­có la pla­ta, so­lo au­men­ta­rían las sos­pe­chas de que sa­lió del bol­si­llo del hoy di­rec­tor pa­ra­gua­yo de Itai­pú Binacional. Pa­ra que Al­de­re­te y su ami­go Snead sean ex­haus­ti­va­men­te in­ves­ti­ga­dos tal vez los fis­ca­les es­tén aguar­dan­do un “gui­ño” del pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez que, al de­cir del mi­nis­tro Eduar­do Pet­ta, per­mi­te que un fun­cio­na­rio va­ya a la cár­cel, pe­ro una in­ter­ven­ción del je­fe de Es­ta­do en tal sen­ti­do se­rá to­tal­men­te ile­gal. El si­len­cio de los in­vo­lu­cra­dos, los tes­ti­mo­nios y los do­cu­men­tos que sur­gen en torno al ca­so re­fuer­zan ca­da día que pa­sa los in­di­cios de que es­ta­mos an­te un ca­so co­mo el del “me­cá­ni­co de oro” Mi­guel Án­gel Car­ba­llo, un se­cuaz del se­na­dor Víc­tor Bo­ga­do (ANR), en­cau­sa­do por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y co­bro in­de­bi­do de ho­no­ra­rios. Aun­que ha­ya co­bra­do a la vez un suel­do de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción y otro de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, re­sul­ta in­ve­ro­sí­mil que una le­gis­la­do­ra le adeu­de 300.000 dó­la­res y que sea el le­gí­ti­mo pro­pie­ta­rio de un cen­tro de com­pras, de un de­par­ta­men­to y de dos vehícu­los, por un va­lor to­tal de 2.620 mi­llo­nes de gua­ra­níes. Hay ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra creer que pres­tó su nom­bre a al­guien que no pue­de jus­ti­fi­car su pa­tri­mo­nio con el suel­do per­ci­bi­do en la fun­ción pú­bli­ca. Tie­ne el grave in­con­ve­nien­te de que tam­po­co él po­dría ha­cer lo mis­mo, in­clu­so si hu­bie­ra si­do un me­cá­ni­co que se de­di­ca­ra a arre­glar au­to­mó­vi­les de Fór­mu­la Uno. La cau­sa del “me­cá­ni­co de oro”, por lo me­nos, ya fue ele­va­da a jui­cio oral. Lo que a to­das lu­ces pa­re­ce cier­to es que o Snead o Al­de­re­te tam­bién de­ben ser obli­ga­dos a ren­dir cuen­tas an­te la Jus­ti­cia pa­ra acla­rar su si­tua­ción, da­da la gra­ve­dad de las de­nun­cias que van apa­re­cien­do y los al­tos car­gos que ocu­pan los prin­ci­pa­les in­di­cia­dos. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no ne­ce­si­ta es­pe­rar a que la Con­tra­lo­ría, ejer­cien­do to­das sus fa­cul­ta­des le­ga­les, lle­gue a la con­clu­sión de que uno u otro de los su­so­di­chos ocul­ta­ron bie­nes y ren­tas en sus res­pec­ti­vas de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das. Pue­de y de­be ac­tuar de ofi­cio, in­ves­ti­gán­do­los mi­nu­cio­sa­men­te, por­que la fal­se­dad de las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das es un he­cho pu­ni­ble que, ade­más, en­cu­bre el de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. Quien pres­ta su nom­bre pa­ra que un la­drón pú­bli­co que­de im­pu­ne es tan de­lin­cuen­te co­mo su pro­te­gi­do. Nues­tro dia­rio vie­ne des­ta­can­do una me­jor ac­tua­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y de la Jus­ti­cia en la per­se­cu­ción de los he­chos de­lic­ti­vos, pe­ro que, pa­ra que di­cha ac­ción de­pu­ra­do­ra sea creí­ble, la va­ra de la Jus­ti­cia de­be apun­tar a ti­rios y tro­ya­nos, a quie­nes co­mul­guen con el ofi­cia­lis­mo y a quie­nes per­te­nez­can a co­fra­días di­fe­ren­tes. So­lo así se po­drá es­pe­rar un sa­nea­mien­to mo­ral de la Na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.