IRP, im­pues­to in­jus­to

ABC Color - - Economía, Energía Y Negocios - Ra­fael Luis Fran­co

El Im­pues­to a la Ren­ta Per­so­nal (IRP) que se quie­re im­ple­men­tar su­pon­go de­be ser si­mi­lar al que en Ar­gen­ti­na se lla­ma Ga­nan­cias Even­tua­les, don­de anual­men­te se ha­ce una li­qui­da­ción su­man­do to­do lo fac­tu­ra­do más el pa­tri­mo­nio (vi­vien­da, au­to, etc.), y si uno su­pera el mí­ni­mo no im­po­ni­ble, por el ex­ce­den­te de­be pa­gar un por­cen­ta­je. Cla­ro que en esa li­qui­da­ción se pue­den des­con­tar cier­tos gas­tos, que ata­ñen a la pro­fe­sión, pa­go de al­qui­ler, etc., y si hu­bo com­pra de ma­qui­na­ria o he­rra­mien­tas de tra­ba­jo, se amor­ti­zan en cin­co años.

Es­to lo tie­ne que ha­cer un con­ta­dor, y si al final de la li­qui­da­ción no tie­ne na­da que abo­nar al fis­co igual tie­ne que pa­gar el tra­ba­jo del pro­fe­sio­nal. En es­tas li­qui­da­cio­nes en­tran to­dos, aun­que el sa­la­rio de la ma­yo­ría se sa­be no lle­ga al mí­ni­mo re­que­ri­do, igual hay una pla­ni­lla que los em­plea­do­res pre­sen­tan. Es un mí­ni­mo que al prin­ci­pio es al­to, lue­go lo van re­du­cien­do de ma­ne­ra de al­can­zar a la ma­yor po­bla­ción po­si­ble.

Por un la­do, es cier­to que el Es­ta­do se sos­tie­ne a tra­vés de im­pues­tos, pe­ro por otro sa­be­mos de la co­rrup­ción im­pe­ran­te y no es po­ca co­sa en nues­tro país, ya que es­tá en­tre los pri­me­ros del pla­ne­ta. Tam­bién se sa­be que el Es­ta­do es­tá su­per­ha­bi­ta­do de fun­cio­na­rios. Des­de la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia to­dos los go­bier­nos han con­tri­bui­do con mi­les de pa­rien­tes, ami­gos y co­rre­lí al gas­to im­pro­duc­ti­vo.

El IRP es lle­var una car­ga más al ciu­da­dano co­mún, que en vez de dar­le un be­ne­fi­cio lo va a per­ju­di­car, no va a ser un apor­te sig­ni­fi­ca­ti­vo al era­rio (por­que es fá­cil de eva­dir y di­fí­cil de con­tro­lar); es tam­bién un im­pues­to que se so­bre­po­ne a otros; es en­tor­pe­cer la eco­no­mía. De acuer­do a un eco­no­mis­ta, en un Es­ta­do los im­pues­tos que pa­gan sus ha­bi­tan­tes no de­ben su­pe­rar el 30 o 35% en pro­me­dio, si es me­nos mu­cho me­jor; ya que con es­ta car­ga im­po­si­ti­va de 10 ho­ras dia­rias que uno tra­ba­ja, 3 o 3 y me­dia son pa­ra el Es­ta­do. Por­que más car­ga im­po­si­ti­va es igual a más po­bre­za, más atra­so y más eva­sión.

Es­toy de acuer­do en que to­dos ha­gan una de­cla­ra­ción ju­ra­da anual, en for­ma sen­ci­lla, so­bre el pa­tri­mo­nio de ca­da uno, de ma­ne­ra de si apa­re­ce uno que de re­pen­te lo au­men­ta en un cien o mil por cien­to sea in­ves­ti­ga­do; pe­ro no por ello apli­car­les un im­pues­to so­bre di­chos bie­nes que ya se han pa­ga­do de so­bra al ser ad­qui­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.