El Cha­co, un te­rri­to­rio frá­gil que no cuen­ta con la pro­tec­ción del Es­ta­do

El Paraguay se en­cuen­tra en­tre las 10 na­cio­nes del pla­ne­ta con ma­yor por­cen­ta­je de de­fo­res­ta­ción. En el Cha­co, 300 hec­tá­reas des­apa­re­cen por día de la faz de la tie­rra. Es­ta ci­fra ate­rra­do­ra es res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do. El 90% de la ta­la de bos­ques na­ti

ABC Color - - Economía, Energía Y Negocios - Ro­que Gon­zá­lez Ve­ra ro­[email protected]

La ci­fra es pa­vo­ro­sa: un pro­me­dio de 300 hec­tá­reas de bos­que na­ti­vo son des­trui­das por día en el Cha­co pa­ra­gua­yo.

Esa can­ti­dad ubi­ca al Paraguay en­tre los 10 paí­ses con ma­yor por­cen­ta­je de de­fo­res­ta­ción del pla­ne­ta.

En mo­men­tos en que el cam­bio cli­má­ti­co cau­sa es­tra­gos en nues­tro te­rri­to­rio, el Es­ta­do pa­ra­gua­yo to­le­ra la des­truc­ción del úni­co me­dio pre­ven­ti­vo pa­ra en­fren­tar las al­te­ra­cio­nes del cli­ma.

La pro­tec­ción de la ma­sa bos­co­sa es el úni­co fac­tor ca­paz de con­te­ner cam­bios en el cli­ma.

En los úl­ti­mos años, día a día los pa­ra­gua­yos nos vi­mos obli­ga­dos a acos­tum­brar­nos a tor­men­tas, ca­lo­res ex­tre­mos, se­quías pro­lon­ga­das, gra­ni­za­das de ma­yor in­ten­si­dad.

Si el re­me­dio es la pro­tec­ción de los bos­ques ¿por qué per­mi­tir

Bas­ta con men­cio­nar que en las puer­tas de Asun­ción te­ne­mos la in­va­sión de ocho mil hec­tá­reas de área pro­te­gi­da. La des­truc­ción es­tá pro­mo­vi­da por el clan Nú­ñez, de Vi­lla Ha­yes.

Los mon­tes que es­tán en­fren­te a Asun­ción cons­ti­tu­yen una mu­ra­lla for­mi­da­ble con­tra la vio­len­cia del vien­to nor­te al mis­mo tiem­po que ac­túan co­mo re­gu­la­do­res de la tem­pe­ra­tu­ra y pro­tec­to­res de los es­te­ra­les.

El go­bierno cen­tral per­mi­te la in­va­sión y la des­truc­ción del área pro­te­gi­da, si­tua­ción que de­ja a Asun­ción y bue­na par­te del de­par­ta­men­to Cen­tral sin la pro­tec­ción de los bos­ques. su des­truc­ción?

Cam­bio de uso de sue­lo

El Mi­nis­te­rio del Am­bien­te y De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (Ma­des) y el Ins­ti­tu­to Fo­res­tal Na­cio­nal (In­fo­na) son res­pon­sa­bles de pro­te­ger la ma­sa bos­co­sa de nues­tro país.

El In­fo­na tie­ne una vi­sión cla­ra­men­te pro­duc­ti­va an­tes que pre­ser­va­cio­nis­ta: su fun­ción prin­ci­pal es au­to­ri­zar la ex­trac­ción de ma­de­ra en las áreas fo­res­ta­les. En el ca­so del Cha­co pa­ra­gua­yo, se au­to­ri­za el de­rri­bo de mon­tes pa­ra cam­biar­los por pas­tu­ra, con mi­ras a un uso agro­pe­cua­rio.

El 90 por cien­to de las pro­pie­da­des don­de se rea­li­za el cam­bio de uso de sue­lo tie­nen per­mi­so tan­to del Mi­nis­te­rio del Am­bien­te co­mo del In­fo­na. La res­pon­sa­bi­li­dad de otor­gar per­mi­sos de ta­la de bos­ques es­tá en ma­nos de es­tas dos ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do pa­ra­gua­yo.

Re­sul­ta sim­plis­ta en ex­tre­mo se­ña­lar a bra­si­le­ños co­mo res­pon­sa­bles de es­ta si­tua­ción.

Bas­ta con ci­tar co­mo ejem­plo que en la zo­na de for­tín Flo­ri­da, Al­to Paraguay, un gru­po de in­ver­sio­nis­tas uru­gua­yos com­pró un mi­llón de hec­tá­reas pa­ra tra­ba­jar en ga­na­de­ría.

A es­te gru­po se su­man in­ver­sio­nis­tas fran­ce­ses, ar­gen­ti­nos e ita­lia­nos.

Com­pran la tie­rra y bus­can tra­ba­jar en ga­na­de­ría. La res­pon­sa­bi­li­dad de otor­gar los per­mi­sos com­pe­te al Es­ta­do pa­ra­gua­yo.

Las ins­ti­tu­cio­nes de nues­tro país no de­mues­tran ce­lo en la pro­tec­ción de nues­tra prin­ci­pal re­ser­va eco­ló­gi­ca.

El pri­mer paso no es lan­zar el gri­to xe­no­fó­bi­co de “fue­ra ex­tran­je­ros”; el pri­mer paso es exi­gir, re­cla­mar y reivin­di­car el com­pro­mi­so de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes con la pro­tec­ción de re­cur­sos que per­te­ne­cen a ca­da una de las per­so­nas que vi­vi­mos en un sue­lo regado con la san­gre de pa­trio­tas.

Val­dría la pe­na de­te­ner­se en el pun­to más al­to de puen­te Re­man­so y des­de allí ob­ser­var la des­truc­ción de nues­tros bos­ques en la re­gión Orien­tal y pre­gun­tar­nos si que­re­mos lo mis­mo pa­ra nues­tro ama­do Cha­co.

El mon­te que des­de el Cha­co pro­te­ge a Asun­ción es­tá en pe­li­gro. El clan Nú­ñez es el pro­mo­tor de la in­va­sión de un área pro­te­gi­da en Vi­lla Ha­yes.

El cam­bio de uso de sue­lo sig­ni­fi­ca tum­bar mon­tes nativos pa­ra re­em­pla­zar la bio­di­ver­si­dad por pas­tu­ras. Hay que pro­du­cir pe­ro la prio­ri­dad de­be ser la pro­tec­ción.

El bos­que es el gran re­cep­tor de agua. El agua es si­nó­ni­mo de vi­da pe­ro nues­tras ins­ti­tu­cio­nes tie­nen otra es­ca­la de va­lo­res y no es­tán com­pro­me­ti­das con la pre­ser­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.