Nues­tro país se con­vir­tió en tie­rra de na­die.

ABC Color - - PORTADA -

Se lla­ma anomia al con­jun­to de he­chos que sur­gen de la ca­ren­cia de nor­mas so­cia­les o de su de­gra­da­ción. Es­te es, la­men­ta­ble­men­te, el de­plo­ra­ble es­ta­do en que nues­tro país se ha­lla en gran me­di­da. Des­de lue­go, no es que fal­ten le­yes, sino que no se las cum­ple ni se las ha­ce cum­plir. De la im­pu­ni­dad re­sul­tan­te no so­lo se be­ne­fi­cian los po­de­ro­sos, sino tam­bién los po­bres, reales o su­pues­tos, mu­chas ve­ces ins­ti­ga­dos por los pri­me­ros. “Cam­pe­si­nos sin tie­rra” in­va­den in­mue­bles, “dam­ni­fi­ca­dos” ocu­pan pla­zas, pes­ca­do­res “cie­rran” un río, ma­ni­fes­tan­tes blo­quean las ca­lles o in­dí­ge­nas clau­su­ran una ave­ni­da, sin que la Po­li­cía Na­cio­nal in­ter­ven­ga de in­me­dia­to, pe­se a que la Cons­ti­tu­ción y el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal le au­to­ri­zan a de­te­ner sin or­den ju­di­cial a quien sea sor­pren­di­do al in­ten­tar un de­li­to, al co­me­ter­lo o in­me­dia­ta­men­te des­pués. En su­ma, en es­te país to­dos se han creí­do con de­re­cho a to­do, sin más li­mi­ta­cio­nes que su pro­pia con­ve­nien­cia. Se ha per­di­do la no­ción de la ley. El Paraguay se ha con­ver­ti­do en tie­rra de na­die. El sis­te­ma de­mo­crá­ti­co no es si­nó­ni­mo de anar­quía, de mo­do que es pre­ci­so pre­cau­te­lar el or­den pú­bli­co me­dian­te el im­pe­rio efec­ti­vo del De­re­cho.

Se lla­ma anomia al con­jun­to de he­chos que sur­gen de la ca­ren­cia de nor­mas so­cia­les o de su de­gra­da­ción. Es­te es, la­men­ta­ble­men­te, el de­plo­ra­ble es­ta­do en que nues­tro país se ha­lla en gran me­di­da. Des­de lue­go, no es que fal­ten le­yes, sino que no se las cum­ple ni se las ha­ce cum­plir. De la im­pu­ni­dad re­sul­tan­te no so­lo se be­ne­fi­cian los po­de­ro­sos, sino tam­bién los po­bres, reales o su­pues­tos, mu­chas ve­ces ins­ti­ga­dos por los pri­me­ros. “Cam­pe­si­nos sin tie­rra” in­va­den in­mue­bles, “dam­ni­fi­ca­dos” ocu­pan pla­zas, pes­ca­do­res “cie­rran” un río, ma­ni­fes­tan­tes blo­quean ca­lles o in­dí­ge­nas clau­su­ran una ave­ni­da, sin que la Po­li­cía Na­cio­nal in­ter­ven­ga de in­me­dia­to, pe­se a que la Cons­ti­tu­ción y el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal le au­to­ri­zan a de­te­ner sin or­den ju­di­cial a quien sea sor­pren­di­do al in­ten­tar un de­li­to, al co­me­ter­lo o in­me­dia­ta­men­te des­pués. En su­ma, en es­te país to­dos se han creí­do con de­re­cho a to­do, sin más li­mi­ta­cio­nes que su pro­pia con­ve­nien­cia. Se ha per­di­do la no­ción de la ley. El Paraguay se ha con­ver­ti­do en tie­rra de na­die.

Aho­ra se ha lle­ga­do al col­mo de que los con­tra­ban­dis­tas lla­ma­dos “pa­se­ros” sa­quea­ron ale­gre­men­te un de­pó­si­to adua­ne­ro en Ciu­dad del Es­te, lle­ván­do­se fru­tas, ver­du­ras, bol­sas de ce­men­to, má­qui­nas y elec­tro­do­més­ti­cos, en­tre otros pro­duc­tos allí re­te­ni­dos. De­lin­quie­ron, sin que los agen­tes po­li­cia­les mo­vie­ran un de­do, in­clu­so tras ha­ber for­za­do al je­fe de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Adua­nas (DNA), Ju­lio Fernández, y a au­to­ri­da­des lo­ca­les ¡a fir­mar un acuer­do! que, por ejem­plo, ele­vó la co­ta de com­pra de mer­ca­de­rías de 150 a 300 dó­la­res men­sua­les, den­tro del ré­gi­men de “trá­fi­co ve­ci­nal fron­te­ri­zo”. O sea que no ha­bían que­da­do sa­tis­fe­chos aun­que se ha­yan sa­li­do con la su­ya, tras ha­ber pro­tes­ta­do con­tra los con­tro­les adua­ne­ros y las ac­tua­cio­nes de la Uni­dad In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal pa­ra la Pre­ven­ción, Com­ba­te y Re­pre­sión del Con­tra­ban­do, di­ri­gi­da por el agen­te fis­cal Emi­lio Fús­ter.

Un epi­so­dio si­mi­lar se pro­du­jo a fi­nes de agos­to cuan­do una tur­ba in­te­gra­da por pa­se­ros y es­ti­ba­do­res to­mó por asal­to la ba­se de la Ar­ma­da ubi­ca­da en Itá Enramada, por­que los ma­ri­nos no les de­ja­rían “tra­ba­jar”.

A pro­pó­si­to, ¿se­ría mu­cho pre­ten­der que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co iden­ti­fi­que a los au­to­res de es­tos atra­cos y ra­pi­ñas pa­ra que sean juz­ga­dos? Lo más pro­ba­ble es que no se les apli­que la ley pe­nal, por­que son “po­bres” y tie­nen que so­bre­vi­vir de al­gún mo­do. Hay quie­nes se li­bran de ella por­que son “ri­cos” y pue­den com­prar a agen­tes fis­ca­les o jue­ces, en tan­to que otros lo­gran lo mis­mo por­que ven­den com­pa­sión. La ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal de igual­dad an­te las le­yes es le­tra muerta. En el Es­ta­do de de­re­cho ella ri­ge pa­ra los go­ber­nan­tes y pa­ra los go­ber­na­dos, pe­ro en el Paraguay se aplica se­gún la ca­ra del clien­te. Es­tá muy di­fun­di­da la creen­cia de que la de­mo­cra­cia im­pli­ca que ca­da uno pue­de ha­cer lo que se le an­to­je y que ha­cer res­pe­tar las nor­mas es un cla­ro signo de au­to­ri­ta­ris­mo. El Es­ta­do tie­ne el mo­no­po­lio de la fuer­za le­gí­ti­ma y de­be es­for­zar­se por pro­te­ger los de­re­chos de las per­so­nas, en­tre otros mo­ti­vos pa­ra im­pe­dir que ellas se de­fien­dan o se ven­guen por su cuen­ta.

Un ca­so es­pe­cial es el de los bie­nes del do­mi­nio pú­bli­co, en­tre los que fi­gu­ran los ríos, las pla­zas, las ca­lles o las ins­ta­la­cio­nes adua­ne­ras. Cuan­do son ocu­pa­dos con to­da im­pu­ni­dad, no so­lo se vio­lan los de­re­chos de las per­so­nas fí­si­cas sino tam­bién los de las ju­rí­di­cas, co­mo el Es­ta­do y la Mu­ni­ci­pa­li­dad. En Asun­ción hay una De­fen­so­ría Mu­ni­ci­pal y en el país to­da una De­fen­so­ría del Pue­blo, una de cu­yas fun­cio­nes es “la pro­tec­ción de los in­tere­ses co­mu­ni­ta­rios”. Esos in­tere­ses sue­len ser vul­ne­ra­dos no so­lo por­que las au­to­ri­da­des son ve­na­les o abú­li­cas, sino tam­bién por­que te­men ser til­da­das de pre­po­ten­tes si se atre­ven a ha­cer cum­plir la ley. Si lo hi­cie­ran, de­fen­de­rían los de­re­chos de to­dos, pues las nor­mas res­pon­den a un in­te­rés ge­ne­ral.

De ello de­pen­de tam­bién la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, in­dis­pen­sa­ble pa­ra que se ge­ne­ren in­ver­sio­nes, es de­cir, pa­ra que se ge­ne­ren pues­tos de tra­ba­jo. Hoy mis­mo es­tá en ries­go una de 150 mi­llo­nes de dó­la­res, por­que la is­la San Fran­cis­co, de pro­pie­dad pri­va­da, fue ocu­pa­da por “pes­ca­do­res” que re­cla­man una in­dem­ni­za­ción de 150 mi­llo­nes de gua­ra­níes per cá­pi­ta. Los tra­ba­jos de re­fu­la­do fue­ron sus­pen­di­dos has­ta que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ac­túe y se brin­de pro­tec­ción po­li­cial. El Có­di­go Pe­nal cas­ti­ga con has­ta dos años de cár­cel o con mul­ta a quien, en for­ma in­di­vi­dual o con otras per­so­nas, in­gre­se vio­len­ta o clan­des­ti­na­men­te en un in­mue­ble ajeno y se asien­te en él. Tal co­mo es­tán las co­sas, es­ta nor­ma no di­sua­de a na­die, pues los agen­tes po­li­cia­les ha­cen la vis­ta gor­da, aun­que los au­to­res del de­li­to sean sor­pren­di­dos en fla­gran­cia. Y los fis­ca­les se to­man su tiem­po, si es que in­ter­vie­nen. O sea que, apar­te de que se vio­lan los de­re­chos de las per­so­nas y de las en­ti­da­des pú­bli­cas, tam­bién se afec­ta el bie­nes­tar de la po­bla­ción en ge­ne­ral, en la me­di­da en que se aten­ta con­tra el desa­rro­llo. Por eso, re­sul­ta ofen­si­vo que des­de el Go­bierno pre­sen­ten es­ta­dís­ti­cas que ha­blan de la dis­mi­nu­ción de los de­li­tos, cuan­do que es­tos se han ge­ne­ra­li­za­do ba­jo di­ver­sas mo­da­li­da­des.

El sis­te­ma de­mo­crá­ti­co no es si­nó­ni­mo de anar­quía, de mo­do que es pre­ci­so pre­cau­te­lar el or­den pú­bli­co me­dian­te el im­pe­rio efec­ti­vo del De­re­cho. Se­ría la­men­ta­ble que sur­jan vo­ces re­cla­man­do una “mano du­ra”, de­bi­do a la de­sidia, la com­pli­ci­dad o la co­rrup­ción de quie­nes tie­nen cier­tos de­be­res y atri­bu­cio­nes a los que no pue­den re­nun­ciar. Es ho­ra de que ri­ja la ley pa­ra to­dos, por igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.