Dipu­tados se abro­que­lan al me­jor es­ti­lo ma­fio­so.

ABC Color - - PORTADA -

En una rau­da y bo­chor­no­sa se­sión, los dipu­tados re­sol­vie­ron por am­plias ma­yo­rías que los pro­ce­sa­dos Car­los Por­ti­llo (PLRA), To­más Ri­vas (ANR) y Uli­ses Quin­ta­na (ANR) si­gan des­hon­ran­do la Cá­ma­ra, al re­cha­zar sus res­pec­ti­vas pér­di­das de in­ves­ti­du­ra. Se ha vis­to así que no les in­tere­sa que ese cuer­po le­gis­la­ti­vo sea más o me­nos “ho­no­ra­ble”, sino que se em­pe­ñan en que, al con­ce­der­se pro­tec­ción mu­tua al me­jor es­ti­lo de la ma­fia, se pa­rez­ca bas­tan­te a un vul­gar aguan­ta­de­ro. El pue­blo pa­ra­gua­yo no se me­re­ce una Cá­ma­ra in­te­gra­da, en su gran ma­yo­ría, por per­so­nas in­de­co­ro­sas que trans­mi­ten su des­pres­ti­gio al ór­gano que in­te­gran. Con lo re­suel­to en la vís­pe­ra, han vuel­to a de­mos­trar, por si aún ha­cía fal­ta, que ese re­cin­to se dis­tin­gue por la po­bre­za mo­ral e in­te­lec­tual de sus ocu­pan­tes. Al me­nos al­gu­nos de los nom­bres de los tan­tos que sa­lie­ron en de­fen­sa de Por­ti­llo, Ri­vas y Quin­ta­na ten­drán que gra­bar­se en la men­te de los ciu­da­da­nos, pa­ra ha­cer­les sa­ber que son per­so­nas in­de­sea­bles que se am­pa­ran en sus fue­ros, en su in­ves­ti­du­ra y en su abe­rran­te es­pí­ri­tu de cuer­po pa­ra en­su­ciar la Re­pú­bli­ca.

En una rau­da y bo­chor­no­sa se­sión, los dipu­tados re­sol­vie­ron por am­plias ma­yo­rías que los pro­ce­sa­dos Car­los Por­ti­llo (PLRA), To­más Ri­vas (ANR) y Uli­ses Quin­ta­na (ANR) si­gan des­hon­ran­do la Cá­ma­ra, al re­cha­zar sus res­pec­ti­vas pér­di­das de in­ves­ti­du­ra. Se ha vis­to así que no les in­tere­sa que ese cuer­po le­gis­la­ti­vo sea más o me­nos “ho­no­ra­ble”, sino que se em­pe­ñan en que, al con­ce­der­se pro­tec­ción mu­tua al me­jor es­ti­lo de la ma­fia, se pa­rez­ca bas­tan­te a un vul­gar aguan­ta­de­ro. Co­mo era pre­vi­si­ble, los tres men­cio­na­dos, por lo de­más chi­ca­ne­ros re­in­ci­den­tes, in­vo­ca­ron la pre­sun­ción de inocen­cia y ne­ga­ron con én­fa­sis ha­ber de­lin­qui­do. Sus co­le­gas, más pa­re­ci­dos a com­pin­ches, se die­ron por muy sa­tis­fe­chos con sus “elo­cuen­tes” pa­la­bras.

Na­da me­nos que 39 de ellos –ca­si la ma­yo­ría ab­so­lu­ta– re­cha­za­ron la pér­di­da de in­ves­ti­du­ra del al­to­pa­ra­naen­se Por­ti­llo, impu­tado por los de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias, cohe­cho pa­si­vo agra­va­do, so­borno y aso­cia­ción cri­mi­nal. El pa­ra­gua­rien­se Ri­vas, impu­tado por los he­chos pu­ni­bles de es­ta­fa, co­bro in­de­bi­do de ho­no­ra­rios, uso de cer­ti­fi­ca­dos so­bre mé­ri­tos y ser­vi­cios de con­te­ni­do fal­so, así co­mo por el de ex­pe­di­ción de los mis­mos, fue pro­te­gi­do por 42 in­dig­nos dipu­tados, es de­cir, por más de la mi­tad del ór­gano co­le­gia­do. El tam­bién al­to­pa­ra­naen­se Quin­ta­na, impu­tado por los de­li­tos de com­pli­ci­dad en el nar­co­trá­fi­co, aso­cia­ción cri­mi­nal, en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y la­va­do de di­ne­ro, fue res­pal­da­do por 37 “co­le­gas”.

Te­ne­mos así que el de­ba­te so­bre si la ma­yo­ría re­que­ri­da pa­ra pri­var de su in­ves­ti­du­ra a un dipu­tado de­be­ría ser ab­so­lu­ta o no, pre­vis­to pa­ra la mis­ma se­sión de ayer, hu­bie­ra re­sul­ta­do del to­do su­per­fluo. En efec­to, nin­guno de los tres im­pre­sen­ta­bles ha­bría si­do ex­pul­sa­do ni aun­que se hu­bie­ra re­suel­to que pa­ra ello bas­te con la ma­yo­ría de los pre­sen­tes en la se­sión, da­do que por la ex­pul­sión de Por­ti­llo vo­ta­ron ape­nas 20 y por las de Ri­vas y Quin­ta­na 19.

Los desen­la­ces de las ini­cuas vo­ta­cio­nes fue­ron el re­sul­ta­do de un acuer­do in­ter­ban­ca­das, en el que se tu­vo en cuen­ta no so­lo la fi­lia­ción par­ti­da­ria de los su­so­di­chos, sino tam­bién su per­te­nen­cia a un sec­tor in­terno: el li­be­ral es “efrai­nis­ta”, en tan­to que uno de los co­lo­ra­dos es “car­tis­ta” y el otro ab­dis­ta. Se con­fa­bu­la­ron pa­ra am­pa­rar­se los unos a los otros, se­gún la co­no­ci­da lo­cu­ción la­ti­na do ut des, o sea, “doy pa­ra que me des”. O me­jor: en­tre bue­yes no hay cor­na­das.

Al­go así ocu­rrió tam­bién no ha­ce mu­cho cuan­do sal­va­ron de la in­ter­ven­ción a in­ten­den­tes mu­ni­ci­pa­les de uno y otro co­lor, acu­sa­dos de gra­ves irre­gu­la­ri­da­des. Co­mo se sa­be,

tam­bién la ma­fia tie­ne un es­pí­ri­tu de cuer­po que obli­ga a sus miem­bros a apo­yar­se en­tre sí cuan­do las pa­pas que­man. Des­de lue­go, va­rios de los que apo­ya­ron a Por­ti­llo tam­bién se de­di­can al trá­fi­co de in­fluen­cias, de mo­do que ha­brán con­si­de­ra­do desleal con­de­nar­lo por la mis­ma fe­cho­ría que ellos co­me­ten. Cuan­do, en una me­mo­ra­ble oca­sión, el ex­se­na­dor Jor­ge Ovie­do Mat­to in­si­nuó que te­nía mu­cho que de­cir acer­ca de sus co­le­gas que pre­ten­dían pri­var­le de su in­ves­ti­du­ra, los alu­di­dos pre­fi­rie­ron acep­tar su re­nun­cia an­tes que dar ese pa­so.

Es pre­su­mi­ble que los tres le­gis­la­do­res hoy sen­ta­dos en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos tam­bién ten­gan mu­cho que con­tar con res­pec­to a más de un dipu­tado, pues se co­no­cen muy bien unos a otros; son chan­chos del mis­mo chi­que­ro. Que ape­nas una mi­no­ría de los dipu­tados ha­ya creí­do ne­ce­sa­rio de­pu­rar la Cá­ma­ra di­ce mu­cho acer­ca de la ca­li­dad mo­ral de unos y otros, así co­mo del ta­lan­te que allí pre­do­mi­na a to­das lu­ces. Se­ría in­jus­to me­ter a to­dos sus miem­bros en la mis­ma bol­sa, pe­ro es ra­zo­na­ble sos­te­ner que la ima­gen de una ins­ti­tu­ción de­pen­de de la ín­do­le del grue­so de sus in­te­gran­tes. Ella ya ha­bía que­da­do re­fle­ja­da, úl­ti­ma­men­te, en el tra­ta­mien­to que la Cá­ma­ra dio al pro­yec­to de ley so­bre la pu­bli­ci­dad de la de­cla­ra­ción ju­ra­da de bie­nes y ren­tas, así co­mo al re­fe­ri­do a la lu­cha con­tra el fi­nan­cia­mien­to del te­rro­ris­mo y de la pro­li­fe­ra­ción de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va. Tam­bién en es­tos ca­sos, una am­plia ma­yo­ría re­sol­vió lo peor pa­ra el país, pa­ra pro­te­ger­se a sí mis­ma en el pri­mer ca­so y, quién sa­be, qui­zás pa­ra en­cu­brir a otros, en el se­gun­do.

Lo de Uli­ses Quin­ta­na ilus­tra el gra­do de in­sen­sa­tez al que se pue­de lle­gar cuan­do los bri­bo­nes de­fien­den a uno de los su­yos. Se le con­ce­dió “per­mi­so” pa­ra ir a la cár­cel lue­go de que un juez dis­pu­sie­ra su pri­sión pre­ven­ti­va por exis­tir se­rios in­di­cios en su con­tra, pe­se a que so­lo pue­de otor­gar­se ese be­ne­fi­cio pa­ra que un le­gis­la­dor ocu­pe un Mi­nis­te­rio o una Em­ba­ja­da. Más aún, es­tu­vo en pri­sión por or­den ju­di­cial du­ran­te diez me­ses, tiem­po du­ran­te el cual ca­re­cía del de­re­cho al su­fra­gio ac­ti­vo, se­gún el Có­di­go Elec­to­ral, pe­ro se­guía sien­do dipu­tado. El hoy pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Pe­dro Allia­na (ANR), di­jo que lo del “per­mi­so” ha­bía si­do un error, pe­ro es de su­po­ner que ya cam­bió de opi­nión, en vis­ta del pac­to ce­le­bra­do. La me­di­da de la jue­za Mag­da­le­na Nar­váez que dis­pu­so la li­ber­tad am­bu­la­to­ria de Quin­ta­na fue anu­la­da por un Tri­bu­nal de Ape­la­ción, de mo­do que ten­drá que rea­li­zar­se una nue­va au­dien­cia, que Quin­ta­na tra­ta de evi­tar sir­vién­do­se tam­bién de las chi­ca­nas plan­tea­das por sus pre­sun­tos cóm­pli­ces.

En ver­dad, el pue­blo pa­ra­gua­yo no se me­re­ce una Cá­ma­ra in­te­gra­da, en su gran ma­yo­ría, por per­so­nas in­de­co­ro­sas que trans­mi­ten su des­pres­ti­gio al ór­gano que en ma­la ho­ra in­te­gran. Con lo re­suel­to en la vís­pe­ra, han vuel­to a de­mos­trar, por si aún ha­cía fal­ta, que ese re­cin­to se dis­tin­gue por la po­bre­za mo­ral e in­te­lec­tual de sus ocu­pan­tes. Al me­nos al­gu­nos de los nom­bres de los tan­tos que sa­lie­ron en de­fen­sa de Por­ti­llo, Ri­vas y Quin­ta­na ten­drán que gra­bar­se en la men­te de los ciu­da­da­nos que quie­ren unos re­pre­sen­tan­tes dig­nos y no unos sin­ver­güen­zas. No po­drán re­vo­car sus man­da­tos, pe­ro sí dar­se el gus­to de ex­pre­sar­les su fran­co re­pu­dio allí don­de los en­cuen­tren, lo cual es ne­ce­sa­rio, más que nun­ca. Ha­brá que ha­cer­les sa­ber que son per­so­nas in­de­sea­bles, que se am­pa­ran en sus fue­ros, en su in­ves­ti­du­ra y en un abe­rran­te es­pí­ri­tu de cuer­po, pa­ra en­su­ciar la Re­pú­bli­ca y ofen­der a la gen­te de bien. Los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas ya no de­ben per­mi­tir es­tas re­pug­nan­tes afren­tas a su dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.