Editorial

ABC Color - - PORTADA -

Le­gis­la­do­res es­com­bro te­men per­der sus pri­vi­le­gios con ur­nas elec­tró­ni­cas. La Di­rec­ción Na­cio­nal de Con­tra­ta­cio­nes Pú­bli­cas (DNCP) sus­pen­dió el miér­co­les el lla­ma­do a li­ci­ta­ción pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal –con­vo­ca­do por la Jus­ti­cia Elec­to­ral– pa­ra el al­qui­ler de 15.000 ur­nas elec­tró­ni­cas a ser em­plea­das en las elecciones in­ter­nas del 12 de ju­lio de 2020 y en los con­se­cuen­tes co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les del 8 de no­viem­bre. Se­gún el ti­tu­lar del TSJE, Jai­me Bes­tard, di­cha me­di­da arries­ga la apli­ca­ción del des­blo­queo de las lis­tas de can­di­da­tos, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de otor­gar un voto pre­fe­ren­cial a uno de ellos. El ma­gis­tra­do no se atre­vió a acu­sar a na­die en par­ti­cu­lar, pe­ro la ciu­da­da­nía bien pue­de sos­pe­char que la or­den pro­vino del pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez, si bien es­te lo ne­gó. Si el ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo de la DNCP ha ge­ne­ra­do tan­ta zo­zo­bra es por­que hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra su­po­ner que quie­nes es­tán acos­tum­bra­dos al voto cau­ti­vo no da­rán el bra­zo a tor­cer y es­tán re­cu­rrien­do a ma­nio­bras ar­te­ras. Se­ría in­dig­nan­te que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca se ha­ya ple­ga­do a las re­pu­dia­bles pre­ten­sio­nes de le­gis­la­do­res del sec­tor que él li­de­ra.

La Di­rec­ción Na­cio­nal de Con­tra­ta­cio­nes Pú­bli­cas (DNCP) sus­pen­dió el miér­co­les el lla­ma­do a li­ci­ta­ción pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal –con­vo­ca­do por la Jus­ti­cia Elec­to­ral– pa­ra el al­qui­ler de 15.000 ur­nas elec­tró­ni­cas a ser em­plea­das en las elecciones in­ter­nas del 12 de ju­lio de 2020 y en los con­se­cuen­tes co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les del 8 de no­viem­bre. Se­gún el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia Elec­to­ral (TSJE), Jai­me Bes­tard, di­cha me­di­da arries­ga la apli­ca­ción del des­blo­queo de las lis­tas de can­di­da­tos, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de otor­gar un voto pre­fe­ren­cial a uno de ellos. En su opi­nión, el je­fe de la

DNCP, Pablo Seitz, “tie­ne una línea po­lí­ti­ca que re­ci­bió de al­guien”, es de­cir, ha­bría “al­go más que una sim­ple ac­tua­ción téc­ni­ca”. El ma­gis­tra­do no se atre­vió a acu­sar a na­die en par­ti­cu­lar, pe­ro la ciu­da­da­nía bien pue­de sos­pe­char que la or­den pro­vino del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ma­rio Ab­do Be­ní­tez, si bien es­te ne­gó que ha­ya “ba­ja­do línea” pa­ra fre­nar el des­blo­queo. Al con­tra­rio, ase­gu­ró que lo apo­ya. Sin em­bar­go, se­ña­ló que es nor­mal que la DNCP pare una li­ci­ta­ción pú­bli­ca cuan­do hay sos­pe­chas de irre­gu­la­ri­da­des. Uno de quie­nes han ve­ni­do opi­nan­do con fuer­za en la ma­te­ria es el senador Juan Car­los Ga­la­ver­na (ANR, Añe­te­te), te­me­ro­so de que esas má­qui­nas, ya uti­li­za­das des­de 2001 has­ta 2006, ge­ne­re un “des­pe­lo­te”. An­te­ayer, ad­mi­tió que ha­bía ha­bla­do con el Je­fe de Es­ta­do so­bre ellas: “El Pre­si­den­te es­cu­cha, pe­ro to­da­vía no emi­tió un cri­te­rio de­fi­ni­ti­vo”, di­jo. Y bien, ya lo ha­bría emi­ti­do, qui­zás a instancia del in­flu­yen­te le­gis­la­dor y de otros co­lo­ra­dos añe­te­te, co­mo Lilian Sa­ma­nie­go y En­ri­que

Bac­chet­ta. El di­rec­tor na­cio­nal de Con­tra­ta­cio­nes Pú­bli­cas ne­gó que ha­ya ha­bi­do una in­je­ren­cia po­lí­ti­ca en es­te asun­to tan vin­cu­la­do con la li­ber­tad del vo­tan­te. Tam­bién sos­tu­vo que el ca­len­da­rio elec­to­ral no se­rá afec­ta­do, pues la in­ves­ti­ga­ción abier­ta con­clui­rá en los pró­xi­mos días, una vez que se re­ci­ban cier­tas ex­pli­ca­cio­nes del TSJE. Que­da abier­ta la cues­tión de qué ocu­rri­ría si ellas no fue­ran sa­tis­fac­to­rias. Pa­ra au­men­tar la con­fu­sión, el asesor téc­ni­co de la má­xi­ma au­to­ri­dad de la Jus­ti­cia Elec­to­ral, Car­los Ma­ría Lju­be­tic, di­jo que el es­cru­ti­nio de los co­mi­cios in­ter­nos y mu­ni­ci­pa­les ve­ni­de­ros po­dría rea­li­zar­se sin el voto elec­tró­ni­co, o sea, “ma­nual­men­te”, pues so­lo se des­blo­quea­rá una lis­ta de can­di­da­tos a la Jun­ta Mu­ni­ci­pal y no tres, co­mo en las elecciones generales, en las que hay lis­tas de can­di­da­tos al Se­na­do, a la Cá­ma­ra de Dipu­tados y a la Jun­ta De­par­ta­men­tal. No obs­tan­te, cree que las ob­je­cio­nes de cier­tos le­gis­la­do­res co­lo­ra­dos apun­tan a que se eli­mi­ne el des­blo­queo de las lis­tas de can­di­da­tos ,lo cual no de­be­ría sor­pren­der a na­die. El senador Ga­la­ver­na –uno de los gran­des be­ne­fi­cia­rios de las lis­tas ce­rra­das y blo­quea­das– es­pe­ra que las ur­nas elec­tró­ni­cas no sean uti­li­za­das en 2023. Por si to­do es­to fue­ra po­co, los apo­de­ra­dos del PLRA an­te la Jus­ti­cia Elec­to­ral exi­gen aho­ra que se les con­vo­que pa­ra ser in­for­ma­dos so­bre su uso. El ma­gis­tra­do Bes­tard, en fin, anun­ció in­clu­so que la re­so­lu­ción de la DNCP “pa­ra­li­za­rá” el cro­no­gra­ma elec­to­ral, lo que ha­ce pre­su­mir que los co­mi­cios po­drían ser pos­ter­ga­dos. “Va­mos a aca­tar, pe­ro es­ta­mos to­tal­men­te en desacuer­do, por­que pue­de afec­tar­nos. Has­ta pa­re­cie­ra que es­to fue he­cho a pro­pó­si­to”, sos­tu­vo. El te­mor es­tá jus­ti­fi­ca­do, con­si­de­ran­do cuán­to cos­tó lo­grar que el Con­gre­so acep­te ate­nuar el ri­gor de las “lis­tas sá­ba­na”, per­mi­tien­do el voto pre­fe­ren­cial del ciu­da­dano. Si el ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo de la DNCP ha ge­ne­ra­do tan­ta zo­zo­bra es por­que hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra su­po­ner que quie­nes es­tán acos­tum­bra­dos al voto cau­ti­vo no da­rán su bra­zo a tor­cer, aun­que se ha­yan re­sig­na­do a per­mi­tir el des­blo­queo. Es­tán re­cu­rrien­do a ma­nio­bras ar­te­ras ,en vez de pro­po­ner abier­ta­men­te de­ro­gar la nor­ma que lo dis­po­ne. Co­mo les su­gi­rió el senador Ser­gio Go­doy (ANR, car­tis­ta): “Si quie­ren cam­biar otra vez las re­glas, que pre­sen­ten un pro­yec­to”, alu­dien­do a quie­nes pre­tex­tan que los apa­ra­tos en cues­tión son “vul­ne­ra­bles”, pe­se a que ha­brá un cru­ce de da­tos en­tre el su­fra­gio emi­ti­do a tra­vés de ellos y los bo­le­ti­nes que im­pri­mi­rán pa­ra ser de­po­si­ta­dos en ur­nas con­ven­cio­na­les. Lo que a mu­chos le­gis­la­do­res de re­pu­dia­ble pe­la­je les sa­ca de qui­cio es que si las ur­nas elec­tró­ni­cas su­pe­ra­ran los exá­me­nes de 2020, co­mo es de su­po­ner, ellos se ex­pon­drán, tres años des­pués, a ser des­alo­ja­dos del Con­gre­so. Ya no po­drán cru­zar­se de bra­zos tras ha­ber com­pra­do un buen lu­gar en una “lis­ta sá­ba­na”, sino que se ve­rán for­za­dos a com­pe­tir en­tre sí o con unos co­rre­li­gio­na­rios más de­cen­tes. En to­do ca­so, ten­drían que in­ver­tir más di­ne­ro en la com­pra de vo­tos o en el al­qui­ler de cé­du­las de iden­ti­dad. Si hay que aten­der el in­te­rés ge­ne­ral y no el de los po­li­ti­cas­tros ma­ño­sos, no ha­bía por qué po­ner tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas al ca­len­da­rio elec­to­ral. To­do apun­ta a que lo ocu­rri­do tie­ne vi­sos de res­pon­der a la pre­sión ejer­ci­da so­bre el je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo con el fin de con­ser­var unos es­ca­ños ga­na­dos gra­cias a que el elec­tor se ve cons­tre­ñi­do a vo­tar a cie­gas una lis­ta de can­di­da­tos del mo­vi­mien­to o par­ti­do po­lí­ti­co de su pre­di­lec­ción. Se­ría in­dig­nan­te que, en ver­dad, Ma­rio Ab­do Be­ní­tez se ha­ya ple­ga­do a las re­pu­dia­bles pre­ten­sio­nes de le­gis­la­do­res del sec­tor que él li­de­ra. El país no se me­re­ce se­me­jan­te com­pla­cen­cia con los “es­com­bros” de siem­pre, que sien­ten que se les mue­ve el pi­so y co­rren el ries­go de per­der sus pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.