Jó­ve­nes claman que las au­to­ri­da­des es­cu­chen los re­cla­mos del pue­blo.

ABC Color - - PORTADA -

Unos dos mil jó­ve­nes que pe­re­gri­na­ron a la Ba­sí­li­ca de Caa­cu­pé con mo­ti­vo del fi­nal del Trie­nio de la Ju­ven­tud al que con­vo­có la Igle­sia Ca­tó­li­ca lan­za­ron un am­plio ma­ni­fies­to en el que, co­mo cris­tia­nos y pa­ra­gua­yos, de­nun­cia­ron di­ver­sas la­cras de la reali­dad na­cio­nal y trans­mi­tie­ron sus an­he­los “con gran ale­gría y es­pe­ran­za”. Es plau­si­ble que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se com­pro­me­tan con la sociedad y que, pe­se a to­do, no se re­sig­nen an­te los in­for­tu­nios co­lec­ti­vos. La me­jor ma­ne­ra de su­pe­rar­los no es con la in­di­fe­ren­cia, sino con la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, sien­do de es­pe­cial re­le­van­cia la de quie­nes no tie­nen ata­du­ras con el pa­sa­do. Los be­ne­fi­cia­rios del ac­tual es­ta­do de co­sas en nues­tro país que­rrán que los jó­ve­nes se de­sen­tien­dan de la vi­da pú­bli­ca pa­ra de­jar­les a ellos el cam­po li­bre y pue­dan se­guir en­su­cián­do­se las ma­nos. Con jó­ve­nes co­mo los que emi­tie­ron es­ta ex­ce­len­te de­cla­ra­ción, tan dig­nos de ser imi­ta­dos, la ciu­da­da­nía pue­de con­fiar en un ma­ña­na me­jor pa­ra to­dos.

Unos dos mil jó­ve­nes que pe­re­gri­na­ron a la Ba­sí­li­ca de Caa­cu­pé con mo­ti­vo del fi­nal del Trie­nio de la Ju­ven­tud al que con­vo­có la Igle­sia Ca­tó­li­ca lan­za­ron un am­plio ma­ni­fies­to en el que, co­mo cris­tia­nos y pa­ra­gua­yos, de­nun­cia­ron di­ver­sas la­cras de la reali­dad na­cio­nal y trans­mi­tie­ron sus an­he­los “con gran ale­gría y es­pe­ran­za”. Es plau­si­ble que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se com­pro­me­tan con la sociedad y que, pe­se a to­do, no se re­sig­nen an­te los in­for­tu­nios co­lec­ti­vos. La me­jor ma­ne­ra de su­pe­rar­los no es con la in­di­fe­ren­cia, sino con la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, sien­do de es­pe­cial re­le­van­cia la de quie­nes no tie­nen ata­du­ras con el pa­sa­do. Los be­ne­fi­cia­rios del ac­tual es­ta­do de co­sas en nues­tro país que­rrían que los jó­ve­nes se de­sen­tien­dan de la vi­da pú­bli­ca pa­ra de­jar­les a ellos el cam­po li­bre y pue­dan se­guir en­su­cián­do­se las ma­nos.

El ma­ni­fies­to cen­su­ra, jus­ta­men­te, la “ac­ti­tud co­rrup­ta de mu­chos lí­de­res po­lí­ti­cos, que si­guen tra­fi­can­do in­fluen­cias” y so­lo bus­can lle­nar­se los bol­si­llos. Ha­ce bien en re­cor­dar­les que su com­pro­mi­so es “ser­vir a to­da la ciu­da­da­nía”, pe­ro co­mo es pro­ba­ble que el men­sa­je sea desoí­do, con­vie­ne pre­pa­rar­se pa­ra ex­pul­sar­los me­dian­te el vo­to y la par­ti­ci­pa­ción de la gen­te, co­mo la que se or­ga­ni­za pa­ra es­cra­char a los mal­he­cho­res ubi­ca­dos en el Pre­su­pues­to. Con to­da ra­zón, los jó­ve­nes pe­re­gri­nos cri­ti­can la dis­tri­bu­ción de las fun­cio­nes pú­bli­cas “en­tre los ami­gos, co­le­gas y par­ti­da­rios”, así co­mo la fal­ta de trans­pa­ren­cia en el apa­ra­to es­ta­tal. Los vi­cios del ami­guis­mo y del clien­te­lis­mo, a los que se pue­de su­mar el del ne­po­tis­mo, im­pli­can que el in­te­rés par­ti­cu­lar de los que man­dan pri­ma so­bre el ge­ne­ral de que los úni­cos e in­dis­pen­sa­bles re­qui­si­tos pa­ra in­gre­sar en la fun­ción pú­bli­ca sean los mé­ri­tos y las ap­ti­tu­des de­mos­tra­dos. No huel­ga sub­ra­yar es­ta ob­vie­dad en un país don­de si­gue es­ti­mán­do­se nor­mal que los fon­dos pú­bli­cos sir­van, so­bre to­do, pa­ra ali­men­tar a los alle­ga­dos. Por eso, es ati­na­do que el do­cu­men­to pi­da que “se eli­jan per­so­nas for­ma­das de acuer­do a los Mi­nis­te­rios y a las (...) fun­cio­nes”, más aún aten­dien­do que la ido­nei­dad no sue­le ser apre­cia­da en los or­ga­nis­mos del Es­ta­do. Tam­bién es plau­si­ble que los jó­ve­nes ha­yan cues­tio­na­do el se­cre­tis­mo, tan li­ga­do al cri­te­rio de que la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca so­lo ata­ñe a los bu­ró­cra­tas y a los po­lí­ti­cos.

El ma­ni­fies­to ju­ve­nil ad­vier­te, asi­mis­mo, que los “po­de­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos” se ha­brían apro­pia­do de la Jus­ti­cia, con­vir­tién­do­la en un “ins­tru­men­to co­rrup­to”, usa­do en pro­ve­cho de in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Na­da más cier­to, tan­to co­mo la afir­ma­ción de que “no pue­de exis­tir Jus­ti­cia in­de­pen­dien­te si es­ta es tí­te­re de los más po­de­ro­sos”. Es cla­ro que no to­dos los ha­bi­tan­tes tie­nen igual ac­ce­so a ella y que los pe­ces gor­dos ra­ra­men­te caen en su re­des.

La “gran de­fo­res­ta­ción” mues­tra que las le­yes am­bien­ta­les no son apli­ca­das y que de­li­tos co­mo el “ro­llo­trá­fi­co” son in­to­le­ra­bles, ad­vier­ten tam­bién, con lo que no se pue­de sino es­tar más de acuer­do. Lo mis­mo ca­be de­cir del an­he­lo ju­ve­nil de que ha­ya “po­lí­ti­cas de desa­rro­llo sus­ten­ta­ble a fa­vor del cui­da­do del ambiente”, se­gún se des­pren­de de la po­lu­ción en las zo­nas ur­ba­nas y de la ta­la abu­si­va en las ru­ra­les. En cuan­to a la sa­lud pú­bli­ca, igual­men­te li­ga­da al de­te­rio­ro del eco­sis­te­ma, el ma­ni­fies­to la­men­ta, en­tre otras co­sas,

que ni­ños mue­ran “por ne­gli­gen­cia, fal­ta de me­di­ca­men­tos o equi­pos”, y que “mu­chos hos­pi­ta­les se caen a pe­da­zos”. En efec­to, se tra­ta de una pe­no­sa reali­dad, atri­bui­ble tan­to a la corrupción co­mo a la pé­si­ma ca­li­dad del gas­to es­ta­tal, que des­ti­na el 76% de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios a los bol­si­llos del fun­cio­na­ria­do, en bue­na me­di­da su­per­fluo.

Los jó­ve­nes re­prue­ban el abor­to y la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”, pe­ro tam­bién la vio­len­cia do­més­ti­ca y, en par­ti­cu­lar, los “fe­mi­ni­ci­dios”, tan reite­ra­dos en los úl­ti­mos tiem­pos. El ma­ni­fies­to apun­ta, en es­pe­cial, al

au­men­to de los ase­si­na­tos “en el nor­te, don­de la gen­te vi­ve en cons­tan­te ame­na­za por par­te de los gru­pos ar­ma­dos”, alu­dien­do sin du­da a los nar­co­tra­fi­can­tes y a la ban­da EPP. De he­cho, la “to­tal zo­zo­bra” a la que se re­fie­ren afec­ta a to­do el país, de mo­do que re­sul­ta per­ti­nen­te que se exi­jan “me­di­das de se­gu­ri­dad pú­bli­ca que sean efec­ti­vas pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos”.

Es aten­di­ble la de­man­da de “más po­lí­ti­cas de ge­ne­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo pa­ra la po­bla­ción ju­ve­nil”, pues el des­em­pleo ha­bría for­za­do a mu­chos com­pa­trio­tas a emi­grar. Es­ta im­por­tan­te cues­tión mu­cho tie­ne que ver con que ha­ya mano de obra ca­pa­ci­ta­da, de mo­do que es sa­lu­da­ble que el do­cu­men­to co­men­ta­do pi­da

“una ver­da­de­ra educación, con ba­se en prin­ci­pios y va­lo­res, bus­can­do el desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co”. Alegra, en fin, que los miem­bros de la Pas­to­ral de la Ju­ven­tud del Pa­ra­guay ins­ten a de­fen­der nues­tro pa­tri­mo­nio, “co­mo Itai­pú y Yacy­re­tá, exi­gien­do que se res­pe­ten los acuer­dos (...) y que no se co­me­tan más ar­bi­tra­rie­da­des”, así co­mo que oren “por la paz en Amé­ri­ca La­ti­na, pa­ra que los go­ber­nan­tes ten­gan sa­bi­du­ría y es­cu­chen los re­cla­mos jus­tos de su pue­blo”.

Con jó­ve­nes co­mo los que emi­tie­ron es­ta ex­ce­len­te de­cla­ra­ción, tan dig­nos de ser imi­ta­dos, la ciu­da­da­nía pue­de con­fiar en un ma­ña­na me­jor pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.