Po­ner fin a la ca­ni­lla li­bre sa­la­rial.

ABC Color - - PORTADA -

Los dipu­tados vol­ve­rán a ocu­par­se hoy de un pro­yec­to de ley so­bre ra­cio­na­li­za­ción del gas­to pú­bli­co, que ya ha te­ni­do un lar­go re­co­rri­do. La iniciativa del se­na­dor Sergio Go­doy (ANR), en­tre otros, fue apro­ba­da por sus co­le­gas y mo­di­fi­ca­da por la Cá­ma­ra Ba­ja. Lue­go, el Se­na­do ra­ti­fi­có su de­ci­sión, que pre­va­le­ce­rá sal­vo que al me­nos 41 dipu­tados ha­gan lo mis­mo con res­pec­to a su ver­sión ate­nua­da. Es pro­ba­ble que la ley san­cio­na­da sea muy to­le­ran­te con cier­tas ero­ga­cio­nes ex­ce­si­vas. Una de ellas con­sis­te en que, por ab­sur­do que pa­rez­ca, en la fun­ción pú­bli­ca hay quie­nes tie­nen un in­gre­so men­sual su­pe­rior al del Je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo (37.908.000 gua­ra­níes men­sua­les). Los dipu­tados dis­pu­sie­ron que pa­ra el cálcu­lo de di­cho to­pe no se con­si­de­ren las re­mu­ne­ra­cio­nes adi­cio­na­les, de mo­do que aun­que su sa­la­rio sea in­fe­rior al co­bra­do por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, un “ser­vi­dor pú­bli­co” po­dría te­ner ma­yo­res in­gre­sos gra­cias a, en­tre otras co­sas, los gas­tos de re­pre­sen­ta­ción, las gra­ti­fi­ca­cio­nes, los sub­si­dios fa­mi­lia­res, las bo­ni­fi­ca­cio­nes por res­pon­sa­bi­li­dad en el car­go o has­ta la par­ti­ci­pa­ción en las mul­tas apli­ca­das en cum­pli­mien­to del de­ber. Que los dipu­tados ha­yan pre­fe­ri­do man­te­ner­la di­ce mu­cho so­bre su in­te­rés en sa­tis­fa­cer las ape­ten­cias de una par­te de la clien­te­la po­lí­ti­ca. Más gra­ve aún que el ar­did de elu­dir el te­cho sa­la­rial ex­clu­yen­do de la es­ti­ma­ción las re­mu­ne­ra­cio­nes su­ple­men­ta­rias, fue ex­cep­tuar a los fun­cio­na­rios de las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les, con la ex­cu­sa de los res­pec­ti­vos tra­ta­dos.

Los dipu­tados vol­ve­rán a ocu­par­se hoy de un pro­yec­to de ley so­bre ra­cio­na­li­za­ción del gas­to pú­bli­co, que ya ha te­ni­do un lar­go re­co­rri­do. La iniciativa del se­na­dor Sergio Go­doy (ANR), en­tre otros, fue apro­ba­da por sus co­le­gas y mo­di­fi­ca­da por la Cá­ma­ra Ba­ja. Lue­go, el Se­na­do ra­ti­fi­có su de­ci­sión, que pre­va­le­ce­rá sal­vo que al me­nos 41 dipu­tados ha­gan lo mis­mo con res­pec­to a su ver­sión ate­nua­da. Fue lo que su­gi­rió su Co­mi­sión de Asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les, de mo­do que es pro­ba­ble que la ley san­cio­na­da sea muy to­le­ran­te con cier­tas ero­ga­cio­nes ex­ce­si­vas o su­per­fluas.

Una de ellas con­sis­te en que, por ab­sur­do que pa­rez­ca, en la fun­ción pú­bli­ca hay quie­nes tie­nen un in­gre­so men­sual su­pe­rior al del je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo. El pro­yec­to de ley ori­gi­nal prohí­be que allí na­die ga­ne más que quien se en­car­ga de la ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral del país, o sea, 37.908.000 gua­ra­níes men­sua­les, en con­cep­to de suel­do –33.000.000– y de gas­tos de re­pre­sen­ta­ción –4.908.000–, se­gún el Pre­su­pues­to vi­gen­te. Los dipu­tados ata­ca­ron es­ta sen­sa­ta pro­pues­ta en dos sen­ti­dos. Pri­me­ro, dis­pu­sie­ron que pa­ra el cálcu­lo de di­cho to­pe no se con­si­de­ren las re­mu­ne­ra­cio­nes adi­cio­na­les, de mo­do que aun­que su sa­la­rio sea in­fe­rior al co­bra­do por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, un “ser­vi­dor pú­bli­co” po­dría te­ner ma­yo­res in­gre­sos gra­cias a, en­tre otras co­sas, los gas­tos de re­pre­sen­ta­ción, las gra­ti­fi­ca­cio­nes, los sub­si­dios fa­mi­lia­res, las bo­ni­fi­ca­cio­nes por res­pon­sa­bi­li­dad en el car­go o has­ta la par­ti­ci­pa­ción en las mul­tas apli­ca­das en cum­pli­mien­to del de­ber.

Es­ta irra­cio­nal fuen­te de in­gre­sos par­ti­cu­la­res, de la que se be­ne­fi­cian fun­cio­na­rios adua­ne­ros y de la Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Tri­bu­ta­ción, fue ex­pre­sa­men­te ve­da­da en la iniciativa que apro­bó el Se­na­do. Que los dipu­tados ha­yan pre­fe­ri­do man­te­ner­la di­ce mu­cho so­bre su in­te­rés en sa­tis­fa­cer las ape­ten­cias de una par­te de la clien­te­la po­lí­ti­ca, so pre­tex­to de que esa par­ti­ci­pa­ción con­tra­rres­ta­ría el so­borno que ofrez­can los con­tra­ban­dis­tas o los eva­so­res fis­ca­les. Más gra­ve aún que el ar­did de elu­dir el te­cho sa­la­rial ex­clu­yen­do de la es­ti­ma­ción las re­mu­ne­ra­cio­nes su­ple­men­ta­rias, fue ex­cep­tuar a los fun­cio­na­rios de las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les, con la ex­cu­sa de los res­pec­ti­vos tra­ta­dos. Y bien, ellos no es­tán al ser­vi­cio de una en­ti­dad ex­tran­je­ra ni es­tán re­gi­dos so­lo por di­chos ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos. Se ri­gen di­rec­ta­men­te por la Cons­ti­tu­ción, cuan­do les or­de­na pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes y ren­tas, e in­di­rec­ta­men­te por la ley que obli­ga a sus “em­plea­do­res” a re­ve­lar los suel­dos que per­ci­ben. La ciu­da­da­nía sa­be aho­ra que sus mon­tos son exor­bi­tan­tes, tan­to que en al­gu­nos ca­sos lle­gan has­ta Es­ta­do. a quintuplic­ar el in­gre­so men­sual del Je­fe de Co­mo es ob­vio, los tra­ta­dos mal po­drían es­ta­ble­cer esas cuan­tías. Lo que sí dis­po­ne, por ejem­plo, el Pro­to­co­lo so­bre Re­la­cio­nes de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, re­fe­ri­do a los tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos por la Itai­pú, es que “se­rá ob­ser­va­do el prin­ci­pio del sa­la­rio igual pa­ra tra­ba­jo de igual na­tu­ra­le­za, efi­ca­cia y du­ra­ción, sin dis­tin­ción de na­cio­na­li­dad…”. De he­cho, es­ta nor­ma vio­la el men­cio­na­do prin­ci­pio en la me­di­da en que ig­no­ra que los paí­ses sig­na­ta­rios no tie­nen el mis­mo cos­to de vi­da, de mo­do que nues­tros com­pa­trio­tas es­ta­rían ga­nan­do hoy mu­cho más que sus co­le­gas bra­si­le­ños, en tér­mi­nos reales.

Aquí im­por­ta des­ta­car, so­bre to­do, que tam­bién que­bran­ta el prin­ci­pio de igual­dad con re­la­ción a los fun­cio­na­rios de nues­tra ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. En efec­to, el art. 102 de la Cons­ti­tu­ción di­ce que ellos “go­zan de los de­re­chos es­ta­ble­ci­dos (…) en la sec­ción de de­re­chos la­bo­ra­les”, don­de el art. 92 di­ce que “co­rres­pon­de, bá­si­ca­men­te, igual sa­la­rio por igual tra­ba­jo”. Bien se sa­be que las re­mu­ne­ra­cio­nes de quie­nes pres­tan ser­vi­cios en las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les su­pe­ran lar­ga­men­te las de quie­nes rea­li­zan una la­bor equi­va­len­te en el apa­ra­to es­ta­tal. Una in­ter­pre­ta­ción sis­te­má­ti­ca de la Car­ta Mag­na exi­ge in­cluir a los em­plea­dos de Itai­pú y Yacy­re­tá en­tre los com­pren­di­dos en el art. 102, tal co­mo se ha­ce al in­cluir­los en la prohi­bi­ción de que los fun­cio­na­rios per­ci­ban más de un suel­do a la vez, sal­vo los que pro­ven­gan del ejer­ci­cio de la do­cen­cia. En otros tér­mi­nos, co­mo se­ría de cum­pli­mien­to im­po­si­ble que el prin­ci­pio de “igual sa­la­rio por igual tra­ba­jo” con­lle­ve equi­pa­rar ele­var el ni­vel sa­la­rial del fun­cio­na­ria­do co­mún has­ta el de los pri­vi­le­gia­dos de las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les, se ajus­ta a De­re­cho que el to­pe pre­vis­to en el pro­yec­to de ley tam­bién val­ga pa­ra ellos.

Des­de lue­go, en vir­tud de su art. 137, la Cons­ti­tu­ción pre­va­le­ce so­bre los tra­ta­dos, con­ve­nios y acuer­dos in­ter­na­cio­na­les, es de­cir, tam­bién so­bre un pro­to­co­lo co­mo el an­tes ci­ta­do.

Es plau­si­ble que, se­gún la ver­sión de la Cá­ma­ra Ba­ja, la prohi­bi­ción de con­tra­tar un se­gu­ro mé­di­co pri­va­do no va­ya a afec­tar so­lo a la má­xi­ma au­to­ri­dad de un ór­gano co­le­gia­do, sino tam­bién a sus miem­bros, pe­ro ella de­mues­tra, en ge­ne­ral, que la ma­yo­ría de los dipu­tados no ha de­mos­tra­do has­ta aho­ra mu­cho en­tu­sias­mo en los que a la ra­cio­na­li­za­ción del gas­to pú­bli­co res­pec­ta. Con­fia­mos en que hoy se im­pon­gan la mo­ral y la sen­sa­tez y que, por tan­to, no ha­ya vo­tos su­fi­cien­tes pa­ra des­vir­tuar lo re­suel­to por la Cá­ma­ra Al­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.