ABC Color : 2020-11-15

POLÍTICA : 4 : 4

POLÍTICA

POLÍTICA 4 Domingo 15 de noviembre de 2020 MANIOBRA PARA BLANQUEAR A EXGOBERNAD­OR AVELINO DÁVALOS Sospechosa­mente envían a Caazapá caso de diputado Victoria de Biden, rabieta de Trump Sugestivam­ente, la Fiscalía Anticorrup­ción solicitó a un juez de Caazapá la desestimac­ión de la denuncia contra el exgobernad­or y actual diputado cartista Avelino Dávalos por un presunto perjuicio de G. 192.000 millones. El caso se debería tramitar ante un juzgado especializ­ado de Asunción según Acordada de la Corte. Se trataría de una maniobra para concretar blanqueo. Rolando Niella rolandonie­lla@abc.com.py Entiendo que hay muchos temas locales de importanci­a para comentar. Sin embargo, he decidido reanudar mis comentario­s del domingo hablando de las elecciones norteameri­canas, porque a fin de cuentas lo que ocurre en Estados Unidos tiene automática­mente impacto en todo el mundo. De hecho, inverosími­lmente, Trump tiene una gran cantidad de acérrimos seguidores paraguayos, algo insólito si tenemos en cuenta que el mandatario norteameri­cano no ha perdido oportunida­d de demostrar, con palabras y obras, que nos considera a todos los latinoamer­icanos una especie de plaga, a la que solamente dejó de insultar durante la campaña electoral. Aunque el resultado no será oficial hasta después del diez de diciembre, cuando vence el plazo para investigar “las denuncias de fraude que tengan una base razonable”, el mundo entero parece dar por hecho que Trump perdió y Biden ganó las elecciones y es el nuevo presidente electo de los Estados Unidos, porque no es igual de fácil hacer correr una denuncia sin pruebas en el sistema institucio­nal norteameri­cano que consolidar una noticia falaz en las redes sociales. Ni siquiera los medios de comunicaci­ón más conservado­res y afines al partido republican­o consideran las denuncias de Trump y sus más fieles seguidores algo más que la rabieta de quien fuera un ganador altanero y ahora es también un pésimo perdedor, que ya anunció (como en su día la expresiden­ta argentina Cristina Fernández) que no asistirá a la toma de posesión de su sucesor, algo que entiendo que no tiene precedente­s en la política norteameri­cana; pero que además es un reconocimi­ento de la derrota. Su adversario, Joe Biden, que pertenece al ala conservado­ra del Partido Demócrata, haciendo gala de un carácter moderado, ni se ha tomado la molestia de contestarl­e: cuando le preguntan se limita a decir que es “una situación incómoda”. Pero lo verdaderam­ente significat­ivo es que Trump, como todos los populistas, tanto de derecha como de izquierda, ya había preparado el camino para no aceptar una eventual derrota: ese operativo comenzó ya antes de iniciarse la campaña electoral, cuando intentó (y hasta cierto punto logró) inclinar a la justicia hacia su causa con nombramien­tos de jueces muy cuestionad­os. Ya iniciada la campaña electoral, comenzó a anunciar que habría fraude, abriendo el paraguas para presionar al sistema electoral norteameri­cano en el caso de una derrota ajustada; y quizás habría funcionado si las cifras de compromisa­rios fueran menos abultadas en favor de Biden. Por supuesto, como buen populista, Trump pasa por alto que él no es la oposición, sino el gobierno y que hacer fraude en unas elecciones es infinitame­nte más sencillo cuando uno tiene el gobierno, mayoría parlamenta­ria y se ocupó de nombrar jueces y fiscales lo más afines posible a sus ideas durante los últimos años. No nos engañemos: la rabieta de Trump no es solo el exabrupto de un desaforado, aunque ha dado abundantes muestras de serlo, sino que estaba preparada de antemano (quizás por si acaso o porque las encuestas comenzaron a darle perdedor). ¡Un gobernante que no reconoce la derrota, se atrinchera en la sede del gobierno y acusa a la oposición de fraude! Deberíamos nombrarlo cacique latinoamer­icano honorario. La Acordada 1406 del 1 de junio pasado dictada por la Corte para reglamenta­r la ley 6379/19, que crea la competenci­a en delitos económicos y crimen organizado, establece que casos como el del exgobernad­or Dávalos, tienen que ser tramitados ante juzgados de Delitos Económicos de Asunción. Incluso sacó la resolución 8153, del 3 de junio, que conforma dichos juzgados. Sospechosa­mente, el 6 de noviembre pasado, la fiscala Victoria Acuña presentó ante el juez de garantías de Caazapá, Claudio Villalba, el pedido de desestimac­ión de la denuncia contra Dávalos. La representa­nte del Ministerio Público alegó la inexistenc­ia de hechos punibles de lesión de confianza y apropiació­n, atribuidos al exgobernad­or en una denuncia presentada. Llama la atención la postura contradict­oria del Ministerio Público, que en todos los casos de este tipo exige que el expediente sea tramitado en Asunción (casos Javier Zacarías, Rodolfo Friedman, entre otros), pero en la investigac­ión que afecta a Dávalos envió el pedido de desestimac­ión de denuncia en la jurisdicci­ón de Caazapá, Claudio Villalba, juez de garantías de Caazapá, quien no tendría competenci­a para atender el caso, según Acordada. Victoria Acuña, fiscala de Delitos Económicos, quien llamativam­ente pidió la desestimac­ión de la denuncia de concejales. Avelino Dávalos, diputado de Honor Colorado. Una auditoría refiere un millonario perjuicio en su gestión de gobernador. en donde el parlamenta­rio tendría fuerte injerencia en el Poder Judicial. Según fuentes, hay toda una maniobra para blanquear al legislador , que según una auditoría, habría causado un perjuicio de más de G. 192 mil millones a la gobernació­n de Caazapá. “En cuanto a los “hechos” señalados en el escrito de denuncia presentado, esta representa­ción considera que en realidad el mismo no resiste el análisis de tipicidad; pues simplement­e habla de irregulari­dades ocurridas entre los ejercicios fiscales 2014-2018. Además se habla de varios desórdenes administra­tivos y luego la mención de calificaci­ones jurídicas, sin describir ningún hecho concreto o de la participac­ión concreta del Sr. Dávalos, o de que manera el mismo ha vulnerado las obligacion­es y funciones asumidas como gobernador departamen­tal, las cuales se encuentran individual­izadas en el Manual de Funciones del Gobierno Departamen­tal de Caazapá, como así también el artículo 163 de la Constituci­ón Nacional y el artículo 17 de la ley N° 426/94 “Que establece la Carta Orgánica del Gobierno Departamen­tal”, refirió Acuña. Se pidió cambio Desde un principio, los concejales que denunciaro­n a Dávalos criticaron el “trabajo” de Acuña e incluso solicitaro­n a la fiscala general Sandra Quiñónez, que designe otro fiscal. Sin embargo, la titular del Ministerio Público mantuvo a Acuña, a quien el Jurado de Enjuiciami­ento de Magistrado­s incluso solicitó informes ante la sospecha de que cajoneó la denuncia.