ABC Color

Normas blandas fortalecen el

- Gabriela González Escalada n ggonzalez@abc.com.py

El director del Centro de Adicciones, Manuel Fresco, aseguró que la adicción es un gran “negocio” y que se evidencia en los rubros alcohol y tabaco. Pero también advierte del peligro de generar adictos a las apuestas, ante blandas normas. Como ejemplo está la “legalizaci­ón” de tragamoned­as en sitios de libre y masivo acceso.

“Las tragamoned­as pueden ser un factor de incitación precoz. Veo a los niños que se enganchan y están ahí por monedas; puede ser un factor para que más adelante desarrolle­n la ludopatía”, respondió el director del Centro Nacional de Adicciones del Ministerio de Salud Pública, Manuel Fresco, al requerírse­le su opinión referente a la existencia de las citadas máquinas en sitios de libre acceso. En octubre próximo se cumple un año de que la Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar), presidida por José Ortiz, “legalizó” las citadas máquinas en despensas, bares y otros sitios no exclusivos de juegos de azar, con la Resolución Nº 34/2020, para lo cual contrató sin licitación a la firma iCrop SA (que se queda con 70% de los ingresos, que en expectativ­a alcanzan US$ 2,1 millones).

Fresco advirtió que la adicción es un gran problema para la salud pública, sobre todo el alcoholism­o y el tabaquismo, por los recursos que demandan los pacientes afectados por su consumo y que, en contrapart­ida, los ingresos fiscales de esos rubros no cubren los egresos que de ello derivan. El panorama evidencia quiénes son los mayores beneficiar­ios: ciertos empresario­s, insinuó el médico. “La adicción es un gran negocio”, aseveró.

Referente a la situación que se plantea con la decisión de la propia reguladora de juegos de azar, hecho cuestionad­o por Contralorí­a e investigad­o por la Fiscalía, precisó que hay disputa sobre lo que hay que hacer para proteger la salud. “Hay drogas que están prohibidas e igual se consumen”, observó.

Añadió que, en el caso de las citadas máquinas, si se prohíben se debe clausurar el local y multar al dueño.

“Hoy las máquinas están en las veredas”, lamentó.

Pero el problema no es solamente la existencia de normas blandas, también la falta de recursos para institucio­nes como el Centro.

Precisamen­te, con relación al proyecto de ley de tragamoned­as, en tratamient­o en Diputados y con media sanción del Senado, que propone sanción con multas por la explotació­n clandestin­a y que lo recaudado se destine para la asistencia de niños que requieren tratamient­o por adicción a las apuestas, opinó que más bien es una oportunida­d para la aparición de ONG que ofrecen “soluciones mágicas”, mientras “el sitio que realmente hace algo no recibe ni cinco (guaraníes)”, ironizó.

Si bien al Centro no han llegado chicos adictos a apuestas, tampoco hay capacidad para recibirlos. De hecho, ni siquiera pueden internar a adolescent­es con alcoholism­o u adictos a otras sustancias tóxicas.

 ?? ?? En CDE, la Junta Municipal aprobó el uso de tragamoned­as con una ordenanza similar a la criticada Resolución N° 34 de Conajzar.
En CDE, la Junta Municipal aprobó el uso de tragamoned­as con una ordenanza similar a la criticada Resolución N° 34 de Conajzar.
 ?? ?? Tragamoned­as en despensa, sitio al que llegó una pequeña que quedó “jugando” en la máquina.
Tragamoned­as en despensa, sitio al que llegó una pequeña que quedó “jugando” en la máquina.
 ?? ?? Un copetín con varias tragamoned­as, una invitación para “probar la suerte” con las monedas del vuelto de las compras.
Un copetín con varias tragamoned­as, una invitación para “probar la suerte” con las monedas del vuelto de las compras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay