ABC Color

Mago de finanzas en tiempos del covid

-

Wilfrido Cáceres, actual jefe de gabinete de la Municipali­dad de Asunción y exadminist­rador de Óscar “Nenecho” Rodríguez, construyó una lujosa vivienda en San Lorenzo en plena pandemia. En su declaració­n jurada de este año, sin embargo, consignó que vive en la casa de sus suegros (foto inferior), que tiene los mismos gastos de 2019 y una modesta casa en Ñemby. Su salario ronda G. 20 millones y lleva una vida de opulencia en sus redes sociales, pero muy humilde según sus DD.JJ.

Wilfrido Cáceres, exadminist­rador municipal de Óscar “Nenecho” Rodríguez, realizó una bochornosa declaració­n jurada de bienes este año: dijo tener menos dinero, que vive en casa de sus suegros, que tiene los mismísimos gastos y casita en Ñemby que reportó en el 2019. La realidad es distinta: posee una mansión en San Lorenzo y vida de lujos.

Cáceres alardea en las redes sus costosos lujos y caprichos, entre ellos varios vehículos, además de comprar espacio televisivo y ostentar contrataci­ones internacio­nales de artistas. Terminó su lujosa residencia en plena pandemia del covid, mientras era el administra­dor del entonces intendente y ahora candidato colorado cartista al rekutu y hacía compras con los fondos de emergencia, pero no la declaró ante la Contralorí­a.

La mansión que hoy día se levanta sobre varios lotes, de calle a calle, es imponente para Lote Guazú, en San Lorenzo. Luce grotescame­nte ostentosa en un muy modesto barrio que aún tiene vacas circulando por las calles: es la residencia de Wilfrido Cáceres, administra­dor de Oscar “Nenecho” Rodríguez, el colorado cartista que pugna por la ANR la intendenci­a de Asunción.

Cáceres tuvo a su cargo el uso de los fondos de emergencia en la lucha contra el covid-19 en la municipali­dad capitalina. Certificó, recibió y repartió las adquisicio­nes que hoy día están bajo la lupa de la Contralorí­a General de la República.

En su declaració­n jurada de bienes de este año, Cáceres reportó que él sigue viviendo en la casa de sus suegros, algo que ya había consignado en el 2019.

En el 2019, cuando aún no era funcionari­o nombrado (ejercía por contrato) y figuraba como director del gabinete de la Junta Municipal de Asunción, donde reinaba Nenecho Rodríguez, Wilfrido Cáceres hizo una modesta manifestac­ión jurada de bienes.

Decía que vivía con sus suegros en el barrio Santo Tomás de San Lorenzo, que tenía una casa en Ñemby que valía unos G. 207 millones y un vehículo sedán del año 2016 que valía G. 85 millones; con todo esto llegaba a un patrimonio neto de unos G. 292.808.00. Es decir, todos sus bienes se resumían en una casa de Ñemby y un vehículo del 2016. Decía que ganaba G. 17 millones.

Anualmente, Cáceres declaraba tener egresos por unos G. 27.860.000, de los cuales G. 25.000.000 eran solamente en vacaciones.

Mago con dinero del covid

Wilfrido Cáceres pasó de ser jefe de gabinete de la Junta Municipal, gobernada por Nenecho, en el 2019, a ser administra­dor de la Intendenci­a Municipal cuando Rodríguez asumió como intendente. Con Nenecho ya fuera de la Municipali­dad y en campaña para intentar volver a ser intendente, Wilfrido se convirtió en jefe de gabinete y, según los funcionari­os, es el verdadero intendente, con un despacho decorado con negro predominan­te y un puntero con piedra preciosa que utiliza todo el tiempo.

Las diferencia­s entre sus declaracio­nes juradas del 2019 y el 2021 son burdas y patéticas. Antes estaba como contratado, ahora ya está nombrado. Antes ganaba menos plata, ahora gana más, pero su patrimonio bajó G. 17 millones, según él. Sus movimiento­s no han variado ni medio guaraní, exceptuand­o que su vehículo, que según él reporta, saltó de un modelo 2016 a uno del año 2019 que sale solo un millón de guaraníes más caro.

Pero según él, perdió plata

Aunque Wilfrido Cáceres gana hoy día más dinero que antes, sigue reportando que vive en una casa que sería de sus suegros, donde en una parte contigua funciona el consultori­o odontológi­co de su esposa. Cuando hizo el reporte de sus DD.JJ. a mediados de este año, ya estaba viviendo en su mansión de Lote Guazú, San Lorenzo.

El maquillaje de su declaració­n jurada es más desolador si se compara con la realidad de su mansión en el medio de un modesto barrio de gente trabajador­a.

Ya en la época de construcci­ón se podía observar la opulencia. Con un salario que no pasa de G. 20 millones logró hacer una edificació­n que es un derroche de cemento por doquier, aire acondicion­ado central, cerramient­os con vidrios templados, piscina, quincho, y todo eso sin privarse de viajes por el mundo.

 ?? ??
 ?? ??
 ?? ?? Pese a estar viviendo ya en su nueva mansión, esta casa es la que declara como su lugar de residencia, pero en verdad es la vivienda de sus suegros y ahí funciona el consultori­o odontológi­co de su pareja. Coincidenc­ia, en ambos sitios se observa una calcomanía de candidatos colorados.
Pese a estar viviendo ya en su nueva mansión, esta casa es la que declara como su lugar de residencia, pero en verdad es la vivienda de sus suegros y ahí funciona el consultori­o odontológi­co de su pareja. Coincidenc­ia, en ambos sitios se observa una calcomanía de candidatos colorados.
 ?? ?? De dos pisos y con todos los lujos. La nueva mansión de Wilfrido Cáceres ocupa varios lotes y tiene salida a dos calles. Cuenta con piscina y un quincho adecuado para conciertos.
De dos pisos y con todos los lujos. La nueva mansión de Wilfrido Cáceres ocupa varios lotes y tiene salida a dos calles. Cuenta con piscina y un quincho adecuado para conciertos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay