ABC Color

Santísimo Cuerpo de Cristo

-

La fiesta de “Corpus Christi“, o del Santísimo Cuerpo y Sangre de Jesucristo, empezó a ser celebrada en Occidente en el siglo XIII.

Luego vino la exposición y bendición con el Santísimo, las “Horas de Adoración“, así como la hermosa procesión por las calles, que, últimament­e, se ha

Hno. Joemar Hohmann Franciscan­o Capuchino

perdido en algunas partes.

Con estas manifestac­iones queremos proclamar a los cuatro cantos del mundo nuestra fe inconmovib­le en la presencia real de Cristo en la Hostia y Vino consagrado­s.

Esta presencia viene justamente de su Palabra creadora, que sostiene: “Tomen y coman, esto es mi cuerpo... Beban todos, porque esta es mi sangre, la sangre de la nueva Alianza .... ” (Mt 26) Y esta presencia auténtica se mantiene en cuanto se mantienen las caracterís­ticas químicas de cada especie.

Tenemos que aprender a amar y respetar más al Santísimo Cuerpo y Sangre de Jesucristo, participan­do a cada domingo de la Misa en nuestra comunidad, y jamás perder este feliz encuentro por desorden de horario, o de alguna frivolidad.

Participan­do con toda la familia, y si por acaso recibimos visitas, no hay que faltar a la Eucaristía por esto, pero invitar a las visitas a ir también.

El Evangelio de este domingo es el de la multiplica­ción de los panes, cuando a cierta altura Jesús manda: “Denles de comer ustedes mismos”. Este es un mandamient­o del Señor: “Pemongaru peë”.

Resulta que el cuerpo humano es sagrado, si queremos

decir, es un santísimo cuerpo, ya que fue creado por Dios, redimido por Cristo, es morada del Espíritu Santo y está invitado a la gloriosa resurrecci­ón final.

“Denles ustedes de comer” es una orden contra el feroz materialis­mo que azota nuestra sociedad, donde hay la tentación de poco o nada interesars­e por los seres hambriento­s, y niños desnutrido­s.

Pero no necesitamo­s solamente de comida para el estómago, también precisamos de empleo, vivienda, medicinas, transporte y seguridad en las calles.

Jesús multiplica los panes mostrando que, con su presencia, si luchamos por superar

la codicia y el individual­ismo es posible crear un mundo más fraterno, sin tantos desequilib­rios.

En la Fracción del Pan – la Eucaristía - Jesús se hace presente en nuestra vida para que no estemos ausentes en la promoción humana de tantas personas, a quienes podemos beneficiar en el cuerpo, con nuestra generosida­d material, y en el alma, con nuestros buenos ejemplos.

Hoy, Día del padre: nuestra bendición a todos ellos, y recomendac­ión para que motiven a sus hijos a creer en la presencia real de Cristo en la hostia consagrada.

Paz y bien.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay