INS­PI­RA­CIÓN GENUINA

des­de el mo­men­to en que co­no­ció el mun­do del di­se­ño, que­dó fas­ci­na­da con la idea de crear. Fue es­te el de­seo que la im­pul­só a fun­dar una fir­ma de jo­ye­ría que, si bien es­tá dan­do sus pri­me­ros pa­sos, se per­fi­la con un bri­llan­te fu­tu­ro.

Chic - - Front Page - . K L : /

Cecilia Ro­bin­son no pu­do ale­jar­se de la pa­sión por las jo­yas, y con 29 años es pro­pie­ta­ria de una dis­tin­gui­da fir­ma que lle­va su nom­bre. Ella re­la­ta que du­ran­te su es­ta­día en la ciu­dad de Mi­lán (Italia) co­no­ció per­so­nas in­vo­lu­cra­das en el mun­do de la ar­te­sa­nía y me­dian­te esas amis­ta­des vi­si­tó Vi­cen­zao­ro, una fe­ria de al­ta jo­ye­ría re­co­ci­da mun­dial­men­te. “Des­de en­ton­ces que­dé fas­ci­na­da con es­te mun­do, em­pe­cé a in­vo­lu­crar­me más y a crear sin sa­ber que hoy ten­dría mi pro­pia lí­nea”, re­la­ta la jo­ven.

Con el pa­so del tiem­po, su in­te­rés fue cre­cien­do y así se aven­tu­ró a ex­plo­rar es­ta pro­fe­sión. El pri­mer pa­so pa­ra ha­cer reali­dad es­te sue­ño fue bus­car fa­bri­can­tes con quie­nes tra­ba­jar; vi­si­ta­das va­rias ciu­da­des de Italia, fue di­fí­cil en­con­trar al­guien que com­pren­die­ra la vi­sión de­trás de sus ideas.

Pe­ro con la de­ter­mi­na­ción que la ca­rac­te­ri­za, fi­nal­men­te ha­lló una pe­que­ña fá­bri­ca en Va­len­za que le abrió las puer­tas a sus pro­yec­tos, y en ese lu­gar en­con­tró el tra­ba­jo en con­jun­to que ne­ce­si­ta­ba y que per­du­ra has­ta el día de hoy. “Mi tiem­po en Va­len­za fue de mu­cho apren­di­za­je, tu­ve la opor­tu­ni­dad de com­par­tir des­de muy cer­ca con los ar­te­sa­nos que me en­se­ña­ron, con mu­chí­si­ma pa­cien­cia, el ar­te de ha­cer jo­yas”, ase­gu­ra Cecilia.

Fá­ci­les de lle­var y com­bi­nar, jo­yas pa­ra to­dos los días, así son las pie­zas de Cecilia Ro­bin­son. De­jan­do de la­do la per­cep­ción de que los dia­man­tes son so­lo pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les, la mar­ca en­fa­ti­za la ele­gan­cia en to­do mo­men­to con una amal­ga­ma en­tre la so­brie­dad y el gla­mour. “Yo di­se­ño pa­ra mí, soy mi prin­ci­pal clien­ta”, ar­gu­men­ta y se­ña­la que su fir­ma pien­sa en la mu­jer ac­tual, aque­lla que bus­ca co­mo­di­dad y ver­se bien a la vez. Siem­pre bus­can­do pro­bar co­sas nue­vas sin de­jar de la­do la sen­ci­llez que la iden­ti­fi­ca, Cecilia se ins­pi­ra mu­cho en la mo­da, la ar­qui­tec­tu­ra y el ar­te pa­ra pen­sar sus co­lec­cio­nes.

Un día tí­pi­co en el tra­ba­jo ini­cia con el con­tac­to con la fá­bri­ca en Va­len­za pa­ra ha­cer un se­gui­mien­to de la pro­duc­ción y po­der ve­ri­fi­car ca­da de­ta­lle de es­ta. Co­mo los cor­tes de las pie­dras pre­cio­sas se ha­cen en In­dia, Cecilia de­be coor­di­nar que es­tén en­ca­mi­na­das pa­ra coin­ci­dir con la pro­duc­ción. Tra­ba­ja to­dos los días con una di­se­ña­do­ra de Ucra­nia y jun­tas van ar­man­do nue­vas co­lec­cio­nes y re­no­van­do al­gu­nas pie­zas ya exis­ten­tes, pa­ra que las clien­tas pue­dan te­ner va­rie­dad a la ho­ra de com­ple­men­tar sus

out­fits con ac­ce­so­rios.

Cecilia Ro­bin­son tra­ba­ja en con­jun­to con ar­te­sa­nos de Va­len­za pa­ra la crea­ción de sus jo­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.