El ce­lu­lar es muy no­ci­vo pa­ra tu be­bé

Extra (Paraguay) - - Familia -

PUE­DE DA­ÑAR EL CE­RE­BRO

El cui­da­do de un be­bé re­quie­re mu­cha aten­ción y ho­ras de tra­ba­jo. Es por eso que nos sen­ti­mos can­sa­dos y mu­chas ve­ces no sa­be­mos có­mo en­tre­te­ner a nues­tro be­bé mien­tras rea­li­za­mos ta­reas de la ca­sa, nos ocu­pa­mos de los de­más miem­bros de la fa­mi­lia o ne­ce­si­ta­mos es­tu­diar o tra­ba­jar.

Ca­da vez con más fre­cuen­cia re­cu­rri­mos al ce­lu­lar co­mo ar­te­fac­to de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra que el pe­que­ño se que­de acos­ta­di­to y con­cen­tra­do. Al pa­re­cer es un buen alia­do, pe­ro te con­ta­mos que es un ar­ma de do­ble fi­lo y pue­de da­ñar el ce­re­bro de tu chi­co.

Nues­tro ce­re­bro po­see una zo­na co­no­ci­da co­mo la cor­te­za pre­fron­tal. Es la que se en­car­ga de la aten­ción, de la con­cen­tra­ción, de la vo­lun­tad y del con­trol de los im­pul­sos.

Un be­bé, cuan­do na­ce, no tie­ne ca­pa­ci­dad de pres­tar aten­ción a na­da, a no ser que de re­pen­te oi­ga un so­ni­do o vea una luz. Las pan­ta­llas de ce­lu­la­res tie­nen ese efec­to. Pe­ro frenan el desa­rro­llo de la cor­te­za pre­fron­tal, que pue­de re­per­cu­tir en la in­te­li­gen­cia men­tal y emo­cio­nal. Es por eso que no de­bés dar­le es­tos ar­te­fac­tos.

Ma­dres, abue­las y abue­li­tos vi­ven una pesadilla si­len­cio­sa. La vio­len­cia con­tra adul­tos ma­yo­res es mu­cho más fre­cuen­te de lo que pen­sa­mos. El mal­tra­to sue­le ser psi­co­ló­gi­co, pe­ro tam­bién se re­gis­tran ca­sos de agre­sio­nes fí­si­cas de sus hi­jos y nie­tos. Mu­chos an­cia­nos no se atre­ven a con­tar por ver­güen­za, por el sen­ti­mien­to de cul­pa o por mie­do.

Es me­jor evi­tar que las cria­tu­ras vean el ce­lu­lar

es Vio­len­cia no te so­la­men­te que pe­gue

Es un fe­nó­meno que no es nue­vo, pe­ro ha au­men­ta­do lla­ma­ti­va­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das: la vio­len­cia fi­lio-pa­ren­tal.

“Se tra­ta de una for­ma de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar en la que los hi­jos abu­san ver­bal, emo­cio­nal, eco­nó­mi­ca y fí­si­ca­men­te de sus pa­dres o cui­da­do­res pa­ra te­ner el con­trol”, apun­ta la psi­có­lo­ga Paola Adria­na Za­pa­ta.

Es­ta si­tua­ción no apa­re­ce en el seno fa­mi­liar de un día pa­ra otro. Por lo ge­ne­ral, los adul­tos que mal­tra­ten a sus pa­dres fue­ron ni­ños que des­de pe­que­ños se re­sis­tie­ron a los lí­mi­tes, es­ta­ban acos­tum­bra­dos a in­sul­tar y, cuan­do cre­cen, los ca­sos se agu­di­zan y pue­den lle­gar a la agre­sión fí­si­ca.

Za­pa­ta Rodríguez apun­ta al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas psi­co­ló­gi­cas de los hi­jos agre­si­vos: Ele­va­da in­sen­si­bi­li­dad emo­cio­nal. No se con­mue­ven an­te las ne­ce­si­da­des pro­pias de la edad de su ma­dre o pa­dre. No res­pon­den a las pau­tas edu­ca­ti­vas ni apren­den de los erro­res. Creen te­ner la ra­zón en to­das las oca­sio­nes y no quie­ren dia­lo­gar ni ne­go­ciar. Con­duc­tas ha­bi­tua­les de des­pre­cio, men­ti­ras e in­clu­so ac­tos crue­les. Bus­ca su pro­pio be­ne­fi­cio. Y pue­de lle­gar a dis­po­ner de bie­nes ma­te­ria­les de la fa­mi­lia sin pre­via con­sul­ta. Son in­ca­pa­ces de desa­rro­llar emo­cio­nes co­mo la em­pa­tía, el amor o la com­pa­sión. Di­fi­cul­tad pa­ra mos­trar arre­pen­ti­mien­to. Se nie­gan a pe­dir dis­cul­pas. Son nar­ci­sis­tas, con ai­res de gran­de­za y con la sen­sa­ción de te­ner de­re­cho a to­do.

A los pro­ge­ni­to­res les cues­ta re­co­no­cer la vio­len­cia cuan­do son víc­ti­mas de sus hi­jos, ya que la vio­len­cia no es so­lo que tu hi­jo te pe­gue. Exis­ten dis­tin­tos tiem­po de vio­len­cia. La vio­len­cia ver­bal y psi­co­ló­gi­ca, que es cuan­do te in­sul­ta o te re­pi­te fra­ses de des­pre­cio. Es­te tiem­po de vio­len­cia es muy pre­ju­di­cial y pue­de con­lle­var in­clu­so a la de­pre­sión.

SA­LUD. La luz de las pan­ta­llas pue­den da­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.