Otra ma­má que acu­sa por mal­tra­to a em­plea­dor

Le ne­ga­ron tam­bién G. 30.000 pa­ra ir en ta­xi al hos­pi­tal, de­nun­ció.

Extra (Paraguay) - - Portada -

En­te­rar­se de que es­ta­ba em­ba­ra­za­da fue la me­jor no­ti­cia pa­ra Li­lian Chávez, pe­ro no dis­fru­tó esa her­mo­sa eta­pa. Emo­cio­na­da, notificó a su je­fe que es­ta­ba en­cin­ta y allí co­men­za­ron los pro­ble­mas. A Crist­hian Dá­va­los, due­ño del lo­cal de co­mi­das Sus­hi Lab, al pa­re­cer, es­to no le agra­dó.

“Des­de ma­yo me dis­cri­mi­na y has­ta hoy me ha­ce la vi­da im­po­si­ble re­te­nien­do mis pa­gos, mis com­pas ya per­ci­bie­ron su sa­la­rio y yo no co­bré aún”, re­la­tó a EX­TRA. Con­tó que des­de en­ton­ces to­do fue de mal en peor. “Ba­jé 10 ki­los, me die­ron re­po­so, él no qui­so ni re­ci­bir mi ho­ja. ‘So­lo que­rés sa­car pro­ve­cho de tu em­ba­ra­zo’ me gri­tó fren­te a to­dos”, agre­gó.

Li­lian ob­tu­vo ese di­ne­ro re­cién 6 me­ses des­pués.

Pe­ro los ma­los ra­tos con­ti­nua­ron. “Me re­ta­ban por to­do, has­ta por­que de­jé un ca­jón abier­to, por su pe­so no pu­de ce­rrar”, si­guió. Lo más in­dig­nan­te fue que con 9 me­ses de em­ba­ra­zo no po­día usar el sa­ni­ta­rio, se­gún di­jo. “Aguan­ta­ba mi ori­na por­que me ce­rra­ban el ba­ño, lla­vea­ban des­de las 23:00 y yo tra­ba­ja­ba has­ta las 00:00 o 1:00. Me ne­gó el de­re­cho de cam­biar­me de turno y tu­ve que re­sig­nar­me a ir a ca­sa tar­dí­si­mo en mo­to, llo­ra­ba de im­po­ten­cia”, acu­só.

La go­ta que col­mó el va­so ocu­rrió ha­ce po­co. “Me sen­tí mal, no te­nía un pe­so pa­ra ir al hos­pi­tal, pe­dí G. 30.000 pa­ra mi ta­xi y me ne­ga­ron”, ase­gu­ró. La mujer es­tá a pun­to de pa­rir y re­ci­bió ayer un co­li­sio­na­do pa­ra pre­sen­tar­se a su lu­gar de tra­ba­jo en me­nos de 24 ho­ras.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.