Una li­ber­tad in­dis­ci­pli­na­da

Extra (Paraguay) - - Actualidad - Por Hu­go Ba­rrios @Hu­gue­lli

Se lla­ma Wen­zel Wirth, tie­ne 6 años y es au­tis­ta. La Guar­dia Sui­za de­jó que subie­ra los es­ca­lo­nes de la sala de au­dien­cias Pa­blo VI del Va­ti­cano, don­de el pa­pa Fran­cis­co oía aten­ta­men­te las lec­cio­nes de ca­te­cis­mo en va­rios idio­mas.

La fe­li­gre­sía pre­sen­te, in­clui­dos los co­la­bo­ra­do­res del su­mo pon­tí­fi­ce, no aguan­ta­ron la ri­sa al ver que el pe­que­ño mi­ra­ba asom­bra­do la lan­za de uno de los cen­ti­ne­las, co­mo ad­mi­ran­do su fi­gu­ra, pen­san­do qui­zás que se tra­ta­ba de un su­per­hé­roe. La ma­má del chi­co co­rrió tras él, ya que se le ha­bía es­ca­pa­do. “De­ja­lo, de­ja­lo”, le de­cía Ber­go­glio. La mujer le con­tó so­bre su con­di­ción y tam­bién le ex­pli­có que la cria­tu­ra no ha­bla­ba. El lí­der re­li­gio­so le pi­dió en­ton­ces que lo de­ja­ra allí.

Más adelante, Fran­cis­co hi­zo uso de la pa­la­bra y se re­fi­rió a la ines­pe­ra­da apa­ri­ción de Wen­zel pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la li­ber­tad. Men­cio­nó que el ne­ne tie­ne pro­ble­mas

“Un chi­co que apa­re­ce de la na­da pa­ra de­cir­nos to­do. Sin du­da al­gu­na, fue una gran lec­ción”

pa­ra ha­blar, pe­ro que sa­be co­mu­ni­car­se y ex­pre­sar­se. “Y tie­ne al­go que me hi­zo pen­sar: es li­bre. In­dis­ci­pli­na­da­men­te li­bre, pe­ro es li­bre”, apun­tó.

A de­cir del lí­der de la Iglesia ca­tó­li­ca, cuan­do Je­sús nos di­ce que te­ne­mos que ser co­mo ni­ños, se re­fie­re a que de­be­mos te­ner la li­ber­tad que tie­ne un ni­ño an­te su pa­dre. El men­sa­je fue to­tal­men­te ines­pe­ra­do y fue­ra de to­do pro­to­co­lo. Un chi­co que apa­re­ce de la na­da pa­ra de­cir­nos to­do. Sin du­da, fue una gran lec­ción. Na­da me­jor que dis­fru­tar a ple­ni­tud de la li­ber­tad, pe­ro res­pe­tan­do el de­re­cho de los de­más. Una li­ber­tad in­dis­ci­pli­na­da no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser las­ti­man­do al otro.

En­tien­do que es al­go así co­mo ar­mar lío, pe­ro or­ga­ni­zán­do­nos. Es ha­cer un sa­ram­bí sin mie­do a ata­du­ras, pe­ro te­nien­do al res­pe­to co­mo en­ti­dad re­gu­la­do­ra. En un país don­de la li­ber­tad fue pi­so­tea­da du­ran­te más de tres dé­ca­das, mu­chas ve­ces esa pa­la­bra no es del to­do va­lo­ra­da. Que vi­va la li­ber­tad de Wen­zel. Ya tú sa­bes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.