“De ro­di­llas por la sa­lud de ma­má”

Cum­plie­ron su pro­me­sa des­de Ku­ru­su Pe­re­grino. Y a pe­sar de que ca­da tan­to se cam­bia­ban las ven­das, ter­mi­na­ron con las ro­di­llas se­ria­men­te afec­ta­das. “Las he­ri­das no son na­da”, di­jo un miem­bro de la fa­mi­lia. Son de Ya­taity, Guai­rá.

Extra (Paraguay) - - Portada -

Jun­tó sus ma­nos y se echó a llo­rar, el can­san­cio y el do­lor ha­bían he­cho ya es­tra­gos en su cuer­po, pe­ro su es­pí­ri­tu no de­ca­yó al ver el ros­tro de la Vir­gen­ci­ta Azul de Caacupé.

Así lle­gó Ci­ri­la Car­do­zo jun­to a su fa­mi­lia has­ta el San­tua­rio.

Ha­bían re­co­rri­do 115 ki­ló­me­tros a pie des­de Ya­taity, dis­tri­to de Guai­rá, y al lle­gar jun­to al Ku­ru­su Pe­re­grino se alis­ta­ron pa­ra con­ti­nuar la mar­cha arro­di­lla­dos, tal co­mo lo pro­me­tie­ron ha­ce 22 días.

¿Qué los mo­ti­vó a se­me­jan­te mues­tra de sa­cri­fi­cio y fe?

“Nues­tra ma­má An­dre­sa Be­ní­tez se en­fer­mó, los mé­di­cos di­je­ron que ya na­da se po­día ha­cer por ella. Mi her­ma­na nos con­tó que ya no se mo­vía ni ha­bla­ba”, res­pon­dió Ru­mil­da Car­do­zo, her­ma­na de Ci­ri­la.

An­te la de­ses­pe­ra­ción de to­da la fa­mi­lia y con una te­rri­ble im­po­ten­cia, la mu­jer con­tó que do­bló sus ro­di­llas y su­pli­có a la Vir­gen que arre­ba­te de las ga­rras de la muer­te a su ma­má.

“En ese mo­men­to lo úni­co que me vino en la men­te fue la ca­ra de la Vir­gen de Caacupé y del Dios Pa­dre y ahí le pe­dí el mi­la­gro. Le pro­me­tí que si cum­plía yo lle­ga­ría jun­to a ella de ro­di­llas des­de el Ku­ru­su Mo­ro­tî (Pe­re­grino)”, re­cor­dó.

Pa­sa­ron tres ho­ras y el so­plo de vi­da lle­nó los pul­mo­nes de do­ña An­dre­sa. “Re­ci­bí otra vez la lla­ma­da de que le ha­bían qui­ta­do ya el oxí­geno, era de no creer”, re­la­tó.

ODI­SEA

La co­mi­ti­va de la fa­mi­lia Car­do­zo es­tu­vo com­pues­ta por 7 per­so­nas. Eu­me­lio Agüe­ro, so­brino de Ru­mil­da, se su­mó a la desafian­te pro­me­sa de lle­gar arro­di­lla­dos jun­to a la ma­dre de to­dos los pa­ra­gua­yos. Ado­lo­ri­dos, can­sa­dos y has­ta he­ri­dos, fi­nal­men­te el miér­co­les cer­ca de las 4:00 pu­die­ron de­cir: mi­sión cum­pli­da. “Las am­po­llas no son na­da en com­pa­ra­ción con lo que hi­zo nues­tra ma­dre por no­so­tros”, agre­gó Ru­mi, quien con­tó que do­ña An­dre­sa tam­bién pe­re­gri­nó a pie has­ta los 65 años.

115 Re­co­rrie­ron km km a pie y 3 de ro­di­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.