Com­pa­trio­tas ce­le­bran mi­sa en gua­ra­ní en la Ar­gen­ti­na

La ima­gen de la Vir­gen re­co­rre to­dos los días y vi­si­ta a los en­fer­mos.

Extra (Paraguay) - - Actualidad -

“Tu­pasy Caacupé, re­ja­jai ha re­mim­bi­va ne­ren­da­pe oguahe­va gen­te­kué­ra opai­cha­gua”, di­ce par­te de la le­tra de la can­ción que un gru­po de pa­ra­gua­yos, que vi­ve en Ar­gen­ti­na, com­pu­so pa­ra la Vir­gen de Caacupé. A la vez, una de las com­pa­trio­tas con­tó que las mi­sas se ce­le­bran en nues­tro dul­ce idio­ma.

La pa­rro­quia es­tá en el ba­rrio Re­ti­ro, co­no­ci­do co­mo Vi­lla 31, don­de ca­da año fes­te­jan el día de la Vir­gen con se­re­na­tas los fe­li­gre­ses pa­ra­gua­yos. “La ma­yo­ría de las mi­sas, es­pe­cial­men­te en el no­ve­na­rio, se ha­cen en gua­ra­ní, pe­ro es­te año so­lo al­gu­nas de las lec­tu­ras, ho­mi­lías y can­tos, ya que los mi­sio­ne­ros pa­ra­gua­yos no vi­nie­ron”, con­tó Ade­la Brí­tez, en­car­ga­da de po­ner chu­chi a la Vir­gen­ci­ta.

“Que se ha­gan las mi­sas en nues­tro idio­ma, pa­ra no­so­tros es co­mo que es­ta­mos en nues­tro que­ri­do Pa­ra­guay, nos emo­cio­na mu­cho”, men­cio­nó la de­vo­ta.

DE­VO­CIÓN

Ña Ade­la es oriun­da de Ya­gua­rón, des­de ha­ce 30 años vi­ve en el ve­cino país y con­tó una anéc­do­ta de su ju­ven­tud, que vi­vió cuan­do fue a la Ba­sí­li­ca de Caacupé con su abue­la. Ella es­pe­ra­ba ver de cer­ca a la Vir­gen­ci­ta y to­car­la, pe­ro al lle­gar vio que su ima­gen es­ta­ba muy al­ta, lo que la des­ani­mó. Pe­ro ha­ce un tiem­po, en Ar­gen­ti­na fue ele­gi­da pa­ra cui­dar­la. “Cuan­do me eli­gie­ron, me acor­dé de ese mo­men­to y agra­de­cí, por­que siem­pre qui­se te­ner­la cer­ca”, re­la­tó.

“Es­ta no­che (por ayer) soy la en­car­ga­da de ves­tir­la pa­ra su se­re­na­ta. Real­men­te es­ta­mos to­dos muy emo­cio­na­dos. A pe­sar de es­tar le­jos, no nos

ol­vi­da­mos de las tra­di­cio­nes de nues­tro que­ri­do Pa­ra­guay. Lo úni­co que no de­ci­mos acá, por res­pe­to es ‘ben­di­ce al Pa­ra­guay’, pa­ra que no se enojen los ar­gen­ti­nos”, con­tó la do­ña.

En la pa­rro­quia de la Vi­lla 31 tie­nen dos imá­ge­nes,

una se que­da en el tem­plo, mien­tras que la otra sa­le a vi­si­tar a los en­fer­mos que no pue­den ir jun­to a ella. “To­das las tar­des sa­li­mos en gru­pos a re­co­rrer la Vi­lla 31. La Vir­gen se que­da 24 ho­ras en la ca­sa del en­fer­mo”, con­tó la com­pa­trio­ta.

de Ella se en­car­ga ves­tir a la Vir­gen­ci­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.