¿Pue­den des­pe­dir­te si es­tás em­ba­ra­za­da?

Extra (Paraguay) - - Familia -

La Ley de Pro­mo­ción, Pro­tec­ción de la ma­ter­ni­dad y Apo­yo a la lac­tan­cia ma­ter­na “es ga­ran­tis­ta” y los em­plea­do­res de­ben ga­ran­ti­zar su cum­pli­mien­to, mien­tras que las tra­ba­ja­do­ras de­ben de­fen­der sus de­re­chos.

Exis­ten va­rias em­pre­sas pri­va­das que no acep­tan mu­je­res em­ba­ra­za­das pa­ra así evi­tar el pa­go de los hoy cua­tro me­ses por per­mi­so de ma­ter­ni­dad, por lo que de­ci­den sus­pen­der o des­pe­dir a sus tra­ba­ja­do­ras jus­ti­fi­can­do que “ya no pres­cin­den de sus ser­vi­cios”.

La tra­ba­ja­do­ra tie­ne es­ta­bi­li­dad la­bo­ral des­de el mo­men­to en que na­ce el be­bé has­ta un año, por lo tan­to no pue­de ser des­pe­di­da. En ca­so de ser des­vin­cu­la­da, de­be re­po­ner­se a la mis­ma en su lu­gar de tra­ba­jo o en to­do ca­so lle­gar a un acuer­do in­dem­ni­za­to­rio.

An­te la ne­ga­ti­va del em­plea­dor, de­be re­cu­rrir­se al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, que tras re­cep­cio­nar la de­nun­cia lla­ma­rá a las par­tes pa­ra au­dien­cias de con­ci­lia­ción y así in­ten­tar lle­gar a un acuer­do.

Si no se en­cuen­tra un pun­to en co­mún en­tre las par­tes en es­tos ca­reos o si el je­fe o al­gún re­pre­sen­tan­te de la em­pre­sa no se pre­sen­ta a las au­dien­cias, la de­nun­cia ad­mi­nis­tra­ti­va an­te el Mi­nis­te­rio irá a ins­tan­cias ju­di­cia­les, pu­dien­do pe­dir una in­dem­ni­za­ción a la em­pre­sa por el per­jui­cio oca­sio­na­do.

To­dos nos sen­ti­mos es­tre­sa­dos en al­gún que otro mo­men­to de la vi­da. Es una reac­ción nor­mal y sa­lu­da­ble a un cam­bio o desafío. Pe­ro el es­trés que con­ti­núa por más de unas cuan­tas se­ma­nas pue­de afec­tar a la sa­lud. Te­ne­mos que evi­tar que el es­trés nos en­fer­me, apren­dien­do ma­ne­ras sa­lu­da­bles de ma­ne­jar­lo. 1- HACÉ EJER­CI­CIO: Es­ta es una for­ma sa­lu­da­ble de ali­viar la ener­gía y la ten­sión acu­mu­la­das. El ejer­ci­cio li­be­ra unas sus­tan­cias quí­mi­cas del ce­re­bro que nos ha­cen sen­tir bien, lla­ma­das en­dor­fi­nas. Tam­bién ayu­da a po­ner­se en for­ma fí­si­ca, lo cual per­mi­te sen­tir­se me­jor.

2- CO­MÉ BIEN: El es­trés pue­de afec­tar tu ape­ti­to. Ase­gu­ra­te de es­tar co­mien­do de ma­ne­ra re­gu­lar y equi­li­bra­da.

3- DOR­MÍ LO NE­CE­SA­RIO: Es im­por­tan­te dor­mir su­fi­cien­te pa­ra que tu cuer­po ten­ga tiem­po de re­cu­pe­rar­se y ama­nez­cas des­can­sa­do pa­ra en­fren­tar el día.

4- DEJALO SER: No te preo­cu­pes por co­sas que no po­dés con­tro­lar, co­mo el cli­ma por ejem­plo. No te preo­cu­pe por co­sas pe­que­ñas.

5- PREPARATE: Preparate de la me­jor ma­ne­ra se­gún tu ca­pa­ci­dad pa­ra esos even­tos que sa­bés que pue­den ser es­tre­san­tes, co­mo una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo por ejem­plo. 6- ANIMATE: Tra­tá de ver el cam­bio co­mo un desafío po­si­ti­vo, no co­mo una ame­na­za.

7- SÉ REA­LIS­TA: Es­ta­ble­cé ob­je­ti­vos rea­lis­tas en la ca­sa y en el tra­ba­jo. Evi­tá pro­gra­mar de­ma­sia­das co­sas. A ve­ces el sa­ber que te­nés mu­cho por ha­cer ya te es­tre­sa.

8- DIVERTITE UN PO­CO: Par­ti­ci­pá de una ac­ti­vi­dad que no te es­tre­se, co­mo de­por­tes, even­tos so­cia­les o pa­sa­tiem­pos. RE­CO­MEN­DA­CIÓN: Evi­tá ali­viar el es­trés de for­ma po­co sa­lu­da­ble. Al sen­tir­te es­tre­sa­do, po­dés re­cu­rrir a com­por­ta­mien­tos po­co sa­lu­da­bles que te ayu­den a re­la­jar­te. Es­tos com­por­ta­mien­tos pue­den ser: co­mer en ex­ce­so, fu­mar ci­ga­rri­llos, to­mar al­cohol o con­su­mir dro­gas, dor­mir de­ma­sia­do o no dor­mir lo su­fi­cien­te. Es­to te pue­de ha­cer sen­tir me­jor al prin­ci­pio, pe­ro da­ñar­te mu­cho a la lar­ga.

Re­co­no­cé que que no hay co­sas po­dés cam­biar

fa­mily­doc­tor.org y Med­li­ne­plus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.