ÚL­TI­MO ADIÓS EN EL SAMBÓDROMO

El po­pu­lar Rey Mo­mo vi­ta­li­cio le di­jo adiós a su eter­na pa­sión, el car­na­val.

Extra (Paraguay) - - Portada -

En­car­na­ción des­pi­dió ayer a una de sus fi­gu­ras más que­ri­das, Er­nes­to Pa­pa­cho Gi­mé­nez, el Rey

Mo­mo vi­ta­li­cio, quien fa­lle­ció el miér­co­les de­bi­do a va­rias com­pli­ca­cio­nes car­día­cas que le tu­vo en te­ra­pia in­ten­si­va por unos días.

A pe­sar de sa­ber que su si­tua­ción no era pa­ra na­da fa­vo­ra­ble, él es­ta­ba an­sio­so con po­ner­se su tra­je de car­na­val, su co­ro­na y sa­lir a sam­bar fren­te a la mul­ti­tud.

Ayer, Pa­pa­cho tu­vo la opor­tu­ni­dad de pi­sar nue­va­men­te su ama­do sambódromo en la ca­rro­za fú­ne­bre que lle­va­ba sus res­tos. Al son de ba­tu­ca­das y can­cio­nes car­na­va­les­cas, fa­mi­lia­res, ami­gos, au­to­ri­da­des y fa­ná­ti­cos agra­de­cie­ron por los 50 años de trans­mi­tir ale­gría al ro­lle­te.

“No ha­bía otra ma­ne­ra de des­pe­dir a un gran­de co­mo lo fue Pa­pa­cho pa­ra to­dos los encarnacenos. Es­ta era su ca­sa, el sambódromo era su vi­da y le agra­de­ce­mos por tan­tos años que nos dio fe­li­ci­dad. No­so­tros en nin­gún mo­men­to per­di­mos las es­pe­ran­zas de que él se re­cu­pe­re, es­tá­ba­mos muy con­fia­dos de que él nos iba acom­pa­ñar en es­ta edi­ción de los cor­sos, las­ti­mo­sa­men­te no se dio así, pe­ro bueno, Dios qui­so así y hay que acep­tar. Él vi­vía y res­pi­ra­ba car­na­val”, se­ña­ló el pre­si­den­te del car­na­val en­car­na­ceno, Jo­sé Ni­co­lás Re­me­zows­ki.

El pre­si­den­te con­tó a TVS No­ti­cias que un día an­tes de que se in­ter­na­ra, Pa­pa­cho fue has­ta el sambódromo a ver to­dos los de­ta­lles de lo que iba a ser el gran lan­za­mien­to de la fies­ta de es­pu­ma y co­lo­res: “Él es­ta­ba preo­cu­pa­do por el lan­za­mien­to, por to­do lo re­la­cio­na­do al car­na­val. En nin­gún mo­men­to se ima­gi­nó es­to (por su fa­lle­ci­mien­to)”.

FUE UN MAES­TRO

Va­rios encarnacenos ha­bla­ron pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y ar­gu­men­ta­ron que el fa­lle­ci­do per­so­na­je de la Per­la del Sur fue el res­pon­sa­ble de en­se­ñar­le a mu­chas per­so­nas a sam­bar.

Su es­po­sa tu­vo en su mano la co­ro­na de Pa­pa­cho co­mo sím­bo­lo de lo gran­de e im­por­tan­te que era él pa­ra di­cha co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.