“¡Ayu­da, pa­pá le es­tá ma­tan­do a mi ma­má!”

Era muy vio­len­to, la fi­na­da no se ani­ma­ba a de­nun­ciar por mie­do.

Extra (Paraguay) - - Portada -

La ado­les­cen­te de 15 años fue a pe­dir so­co­rro a la ve­ci­na a me­dia­no­che. El ho­mi­ci­da, que ya te­nía an­te­ce­den­tes vio­len­tos, usó mar­ti­llo y cu­chi­llo.

Fal­ta­ban quin­ce mi­nu­tos pa­ra la me­dia­no­che. Los des­con­so­la­dos gri­tos de Y. B., aler­ta­ron a to­do el ba­rrio San­ta Li­bra­da de Al­tos.

La mu­cha­cha de quin­ce años, sa­lió de su ca­sa co­rrien­do pa­ra pe­dir au­xi­lio, al es­cu­char las sú­pli­cas de su ma­dre mien­tras su pa­dre la ata­ca­ba sin pie­dad.

“Do­ña Gui­lle, ayu­da­me por fa­vor... ¡pa­pá le es­tá ma­tan­do a mi ma­má!”, di­jo de­ses­pe­ra­da la ado­les­cen­te a su ve­ci­na, Gui­ller­mi­na Es­co­bar.

Gui­ller­mi­na me­tió a la chi­ca a su ca­sa, al ver a otro ve­cino lla­man­do a la po­li­cía. En ese mis­mo ins­tan­te, la si­lue­ta de Isa­be­lino Cor­ta­za se es­cu­rría en el mon­te.

Efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría se­gun­da lle­ga­ron al lu­gar. La pie­za es­ta­ba to­tal­men­te a os­cu­ras, en un rin­cón, So­fía Aquino de Cor­ta­za, em­pa­pa­da en san­gre, in­ten­ta­ba se­guir res­pi­ran­do.

Un char­co ro­jo pin­ta­ba el te­rri­ble es­ce­na­rio: un mar­ti­llo, una va­ri­lla de hie­rro y un cu­chi­llo com­ple­ta­ban la es­ce­na.

Los ofi­cia­les Virgilio Ma­ciel y Án­gel Oli­va en­tra­ron

y de­ses­pe­ra­da, con las po­cas fuer­zas que te­nía, So­fía tra­tó de­cir al­go.

Los agen­tes le pi­die­ron que se tran­qui­li­ce y no se es­fuer­ce por ha­blar.

“La am­bu­lan­cia ya es­tá en ca­mino” di­jo uno de ellos.

La mu­jer de 39 años fue tras­la­da­da has­ta el Hos­pi­tal de Caa­cu­pé. Cua­tro in­far­tos su­frió an­tes de lle­gar y pe­se al es­fuer­zo mé­di­co por sal­var su vi­da, al fi­lo de las 6:50 de ayer; al sép­ti­mo pa­ro, fa­lle­ció.

CON­FE­SÓ EL HE­CHO

La aler­ta a las co­mi­sa­rías ale­da­ñas co­rrió rá­pi­da­men­te por la fre­cuen­cia de ra­dio po­li­cial. Mi­nu­tos más tar­de, una pa­tru­lle­ra de la Co­mi­sa­ría 16 de San Ber­nar­dino se to­pó con Isa­be­lino.

Sal­pi­ca­do en san­gre y con tor­pes pa­sos a cau­sa del al­cohol, re­ve­ló a los uni­for­ma­dos lo peor: “ya hi­ce lo que te­nía que ha­cer”, ex­pre­só sin nin­gu­na piz­ca de arre­pen­ti­mien­to al­guno. El ase­sino con­fe­so fue tras­la­da­do has­ta la Co­mi­sa­ría 2nda., don­de al ama­ne­cer ale­gó no re­cor­dar lo su­ce­di­do. Se­gún ve­ci­nos, el de­te­ni­do acos­tum­bra­ba to­mar re­li­gio­sa­men­te to­dos los días, y cons­tan­te­men­te agre­día a su mu­jer.

Su­frió 20 años de vio­len­cia do­més­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.