La cul­pa fue de Mi­les

High Class Gourmet - - Él Dice -

Siem­pre me gus­tó el vino. Des­de que era un chi­qui­lín. Sin em­bar­go, al co­men­zar a es­cri­bir en me­dios gas­tro­nó­mi­cos em­pe­cé a in­tere­sar­me en ad­qui­rir la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, lo que me lle­vó a su­frir la “vi­no­fi­lia” que hoy me aque­ja y que celebro sin ta­pu­jos.

Por aquel tiem­po, en el cual iba sa­lien­do del he­do­nis­mo pa­ra tra­tar de com­pren­der los se­cre­tos del no­ble fru­to de la vid, una pe­lí­cu­la lla­mó po­de­ro­sa­men­te mi aten­ción. Me re­fie­ro, por su­pues­to, a En­tre co­pas ( Si­de­ways, en in­glés), ese re­la­to que nos pre­sen­ta a dos an­ti­hé­roes vi­vien­do ri­sue­ñas aven­tu­ras en­tre los vi­ñe­dos de Na­pa, en Ca­li­for­nia.

Por en­ton­ces, mi ro­man­ce con el Mal­bec pa­re­cía in­ter­mi­na­ble. Pe­ro el fil­me plan­tó en mí la se­mi­lla de la du­da e hi­zo que de­ci­da pro­bar nue­vas ce­pas: su­ce­de que el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Paul Gia­mat­ti es­ta­ba per­di­da­men­te enamo­ra­do de la Pi­not Noir, ce­pa pro­ta­go­nis­ta de al­gu­nos de los me­jo­res vi­nos del mun­do. Al mis­mo tiem­po, Mi­les (nom­bre en la fic­ción del ex­per­to ca­ta­dor en­car­na­do por Gia­mat­ti) odia­ba vis­ce­ral­men­te a la Mer­lot.

Ello me lle­vó a in­ves­ti­gar. Pri­me­ro, me in­tere­sé pro­fun­da­men­te en la Pi­not Noir y des­cu­brí así que ella era la rei­na en Bor­go­ña y des­ta­ca­da ac­triz de re­par­to en Cham­pag­ne. Y ade­más que se ex­pre­sa­ba ma­ra­vi­llo­sa­men­te en otros paí­ses. Al mis­mo tiem­po le en­con­tré un ri­quí­si­mo ma­tiz a Mi­les, un ti­po trau­ma­do y con­tra­dic­to­rio, tan­to en lo par­ti­cu­lar co­mo en sus pre­fe­ren­cias. Me ex­pli­co: odia­ba a la Mer­lot, pe­ro pa­ra­dó­ji­ca­men­te guar­da­ba co­mo gran te­so­ro en su ca­va una bo­te­lla de Che­val Blanc, uno de los más gran­des vi­nos de Fran­cia. Su­ce­de que ese fa­mo­so cha­teau es­tá ubi­ca­do en Sain­tÉ­mi­li­on, AOC bor­do­le­sa asentada en la “ori­lla de­re­cha” del Río Gi­ron­de, en la cual se ex­pre­sa de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal la Mer­lot. De he­cho, los en­sam­bla­jes de esa de­no­mi­na­ción de ori­gen tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­ta a esa va­rie­dad.

Pa­ra es­te nú­me­ro de High Class Gour­met pro­pu­se ca­tar al­gu­nas eti­que­tas Pi­not Noir, con el de­seo de des­ta­car que exis­te una ce­pa tan in­tere­san­te que pue­de enamo­rar a co­no­ce­do­res y neó­fi­tos por igual.

Quie­nes te­ne­mos “va­rios li­tros ca­ta­dos” en­con­tra­re­mos a los vi­nos ela­bo­ra­dos con es­ta va­rie­dad fas­ci­nan­tes, com­ple­jos, de­li­ca­dos, ele­gan­tes y, se­gu­ra­men­te, fres­cos. Aque­llos que re­cién comienzan a re­co­rrer los ma­ra­vi­llo­sos ca­mi­nos de es­ta apa­sio­nan­te be­bi­da se en­con­tra­rán con pro­duc­tos ri­cos, fru­ta­dos, fá­ci­les de en­ten­der, idea­les pa­ra em­pe­zar a des­cu­brir el uni­ver­so de los tin­tos.

Hoy, te­ne­mos en el país mu­chas más op­cio­nes pa­ra des­cu­brir a la Pi­not Noir que du­ran­te la épo­ca del boom de En­tre co­pas. Y eso, sin du­das, no es po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.