No­ta de tapa: Co­ci­na con ten­den­cia orien­tal

en un bo­ca­do

High Class Gourmet - - Sumario -

Con­ven­ci­da de que el pú­bli­co lo­cal bus­ca­ba nue­vas ex­pe­rien­cias gas­tro­nó­mi­cas, ha­ce más de ocho años, Adriana Val­do­vi­nos ha­bi­li­tó el res­tau­ran­te Sus­hiC­lub en Asun­ción. Con pro­pues­tas ins­pi­ra­das en es­ta tra­di­cio­nal pre­pa­ra­ción ja­po­ne­sa, la mar­ca ofre­ce una interesante com­bi­na­ción de sa­bo­res con una atrevida mez­cla de in­gre­dien­tes.

Tra­di­cio­nal­men­te, so­lo los va­ro­nes pue­den pre­pa­rar sus­hi. No por una cues­tión de ma­chis­mo cu­li­na­rio, sino por­que las mu­je­res tie­nen la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral más al­ta, por lo que sus ma­nos al­te­ran el sa­bor del arroz cuan­do lo ela­bo­ran. Cla­ra­men­te, con el co­rrer del tiem­po no so­lo las re­ce­tas de es­te plato de ori­gen ja­po­nés evo­lu­cio­na­ron, con la in­cor­po­ra­ción de atre­vi­dos in­gre­dien­tes, sino tam­bién las prác­ti­cas que giran en torno a él.

Un ejem­plo de es­te fe­nó­meno es Sus­hiC­lub. Ade­lai­da Flo­ren­tín es la sus­hi­wo­man de es­te lo­cal an­cla­do en el Pa­seo Car­me­li­tas des­de ha­ce ocho años. Ce­re­mo­nio­sa­men­te se co­lo­ca unos guan­tes pa­ra pre­pa­rar las pie­zas pa­ra nues­tra pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca, por­que no ha­cer­lo “se­ría in­co­rrec­to”, nos ex­pli­ca. A su car­go es­tá la ela­bo­ra­ción de las 64 va­rie­da­des que ac­tual­men­te ofre­ce la car­ta y tra­ba­ja pa­ra es­te res­tau­ran­te des­de su aper­tu­ra. In­clu­si­ve, un año an­tes ya se en­con­tra­ba ca­pa­ci­tán­do­se pa­ra el des­em­bar­co de la mar­ca en Asun­ción.

Re­cor­de­mos que Sus­hiC­lub es una fran­qui­cia pro­ve­nien­te de Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na. Na­ció en el ba­rrio de Mar­tí­nez, a me­dia- dos de 2001, en­con­trán­do­se el ve­cino país en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca. Tan­ta fue la acep­ta­ción de sus pro­pues­tas que al año si­guien­te la em­pre­sa ini­ció un pro­ce­so de ex­pan­sión con la inau­gu­ra­ción de otros lo­ca­les en la ciu­dad. Más ade­lan­te la mar­ca desa­rro­lló unos ma­nua­les de procedimiento tam­bién pa­ra dar co­mien­zo a la di­fu­sión de fran­qui­cias.

Enamo­ra­da de la mar­ca, sus sa­bo­res y la ex­pe­rien­cia que ofre­cen en sus res­tau­ran­tes, Adriana Val­do­vi­nos tu­vo la vi­sión de traer la mar­ca a nues­tro país. “Co­no­cí el lo­cal si­tua­do en Puer­to Ma­de­ro; re­cuer­do que aque­lla vez pa­sé tan bien que la ex­pe­rien­cia re­sul­tó má­gi­ca. Eran muy de­ta­llis­tas, la co­mi­da era muy bue­na, el ser­vi­cio ex­ce­len­te y la am­bien­ta­ción pre­cio­sa. Por su­pues­to que aquí ha­bía lo­ca­les de sus­hi, pe­ro eran más bien los tra­di­cio­na­les ja­po­ne­ses. Pa­só el tiem­po y en ca­da via­je apro­ve­cha­ba la oca­sión pa­ra vi­si­tar el res­tau­ran­te has­ta que en una oca­sión me di­je: “Yo quie­ro co­mer es­to en Asun­ción”, re­la­ta.

Co­mo ha­bía otros pa­ra­gua­yos que tam­bién es­ta­ban in­tere­sa­dos en la fran­qui­cia – pre­sen­te tam­bién en Mé­xi­co, Es­pa­ña y has­ta

en la ciu­dad de Mia­mi, EEUU– re­cuer­da que a to­dos les hi­cie­ron una pre­gun­ta: “¿Por qué que­rían es­ta mar­ca?”. Adriana de­du­ce que los pro­pie­ta­rios con­fia­ron en ella por la emo­ción que trans­mi­tía. “La pa­sión, el amor y el ca­ri­ño que uno ne­ce­si­ta pa­ra de­di­car­se a la gas­tro­no­mía”, co­men­ta.

Lo cu­rio­so es que ella nun­ca an­tes se ha­bía de­di­ca­do a es­te ru­bro, “so­lo con­ta­ba con el de­seo de que es­ta ex­pe­rien­cia pu­die­ra lle­gar a Asun­ción. Yo es­ta­ba con­ven­ci­da de que ha­bía gen­te que que­ría pro­bar es­te es­ti­lo de co­mi­da con ten­den­cia asiá­ti­ca, que ins­pi­ra­do en un plato brin­da la opor­tu­ni­dad de fu­sio­nar di­fe­ren­tes in­su­mos, tan­to lo­ca­les co­mo re­gio­na­les”, re­la­ta, aña­dien­do que “co­no­cía el sa­bor sus­hi, me en­can­ta­ba, pe­ro de la pre­pa­ra­ción no te­nía co­no­ci­mien­to. De he­cho, cuan­do uno apren­de sobre to­do es­to tam­bién apre­cia más ca­da bo­ca­do. Es un pro­duc­to com­ple­jo, los rolls están cal­cu­la­dos, la pro­por­ción de los in­gre­dien­tes es la jus­ta. Tie­ne que ser co­mo tie­ne que ser, val­ga la re­dun­dan­cia, pa­ra que ten­ga ese sa­bor. Hay que se­guir va­rios pa­sos y has­ta ha­cer el arroz tie­ne su fór­mu­la. Es com­pli­ca­do, pe­ro no im­po­si­ble”.

En esen­cia, el pre­pa­ra­do qui­zá sea si­mi­lar, pe­ro ella pre­fie­re omi­tir el tér­mino co­mi­da ja­po­ne­sa, jus­ta­men­te por­que no se guían por ese mé­to­do tra­di­cio­nal. “Ha­ce­mos al­go un po­co di­fe­ren­te”, des­ta­ca, en re­fe­ren­cia a la mez­cla de in­gre­dien­tes, el mo­do de pre­pa­ra­ción y la pre­sen­ta­ción, en­tre otros pun­tos.

Re­pli­can­do lo acon­te­ci­do en la ca­pi­tal bo­nae­ren­se, el pú­bli­co lo­cal aco­gió a la mar­ca. En pa­la­bras de Adriana: “To­do lo ha­ce el clien­te, que nos va mos­tran­do el ca­mino, y la idea siem­pre es adap­tar­nos a sus gus­tos, ac­tua­li­zar­nos, man­te­nien­do siem­pre la ca­li­dad de nues­tros pro­duc­tos”. Co­mo mí­ni­mo re­nue­van la car­ta una vez por año, ana­li­zan qué rolls y qué pla­tos le pue­dan in­tere­sar a los con­su­mi­do­res, in­clu­yen­do tam­bién en el me­nú pre­pa­ra­cio­nes co­mo car­nes, po­llo, pas­tas, ri­sot­tos por­que, aun­que hay gen­te que no co­me sus­hi, igual­men­te pue­de acu­dir al lo­cal acom­pa­ñan­do a al­guien que sí le gus­te y en­con­trar igual­men­te una bue­na pro­pues­ta más allá del pes­ca­do cru­do.

Con los años no­tó que el con­su­mi­dor lo­cal real­men­te se ani­ma a pro­bar, a com­pa­rar res­tau­ran­tes e ir a otros lu­ga­res pa­ra lue­go de­ci­dir cuál le gus­ta y cuál no. “Los pa­ra­gua­yos bus­ca­mos siem­pre la re­la­ción cos­to-be­ne­fi­cio, bue­na ca­li­dad a un buen pre­cio, y nues­tro paladar ca­da vez es más so­fis­ti­ca­do. To­das es­tas nue­vas op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas ha­cen que nos vol­va­mos más exi­gen­tes y eso es muy bueno pa­ra el ne­go­cio y los em­pren­de­do­res, quie­nes tra­ba­ja­mos en es­to, por­que nos ayu­da man­te­ner­nos crea­ti­vos”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.