Wi­ne & Gour­met trip: En Men­do­za a pu­ro pla­cer

Tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de con­for­mar un gru­po que via­jó a la ca­pi­tal ar­gen­ti­na del sol y del buen vino, don­de vi­vi­mos una se­rie de increíbles ex­pe­rien­cias enogas­tro­nó­mi­cas. A con­ti­nua­ción, la cró­ni­ca de lo pro­ba­do, lo be­bi­do y lo vi­vi­do.

High Class Gourmet - - Sumario -

Nun­ca voy a can­sar­me de de­cir que es un in­men­so pla­cer vol­ver una y otra a vez a Men­do­za. La gen­te her­mo­sa y cor­dial, los pai­sa­jes, la co­mi­da y, por sobre to­do, el buen vino se con­fa­bu­lan pa­ra que las ex­pe­rien­cias de los via­je­ros siem­pre ten­gan ma­ti­ces inol­vi­da­bles. Y en es­ta, mi un­dé­ci­ma vi­si­ta, pue­do de­cir que las ex­pec­ta­ti­vas una vez más fue­ron am­plia­men­te su­pe­ra­das.

To­do co­men­zó con un lla­ma­do te­le­fó­ni­co. El que el ge­ren­te general de la im­por­ta­do­ra Fru­tos de los An­des me anun­cia­ba que fui se­lec­cio­na­do pa­ra acom­pa­ñar a un gru­po de mi­no­ris­tas de Pa­ra­guay pa­ra co­no­cer va­rias de las bo­de­gas que su em­pre­sa re­pre­sen­ta.

En ver­dad me sen­tí muy afor­tu­na­do, ya que la agen­da pre­vis­ta in­cluía bo­de­gas que no co­no­cía y otras que, ade­más, están ha­bi­tual­men­te ce­rra­das al tu­ris­mo, pe­ro que es­ta vez, te­nien­do en cuen­ta el gru­po, se­rían an­fi­trio­nas.

Así, el pa­sa­do lu­nes 3 no­viem­bre ate­rri­cé en Men­do­za pro­ce­den­te de Bue­nos Ai­res pa­ra aco­plar­me al gru­po. Lle­gué a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de y, por ello, en lu­gar de di­ri­gir­me al ho­tel su­bí a un ta­xi que di­rec­ta­men­te me lle­vó a Bo­de­ga Be­ne­gas, ca­sa vi­ti­vi­ní­co­la que tie­ne una ri­quí­si­ma his­to­ria fa­mi­liar.

Lle­gué jus­to pa­ra rea­li­zar la vi­si­ta a la cen­te­na­ria in­fraes­truc­tu­ra que, por su­pues­to, in­clu­ye pi­le­tas de hor­mi­gón don­de la ma­gia tie­ne lu­gar (es de­cir, don­de el mos­to de uva se trans­for­ma en vino). Lue­go de ver las ca­vas sub­te­rrá­neas y la im­pre­sio­nan­te sa­la de ba­rri- cas lle­gó el tan desea­do mo­men­to de pro­bar ma­ra­vi­llo­sos vi­nos, acom­pa­ña­dos por una car­ne a la pa­rri­lla ver­da­de­ra­men­te es­pec­ta­cu­lar. Tan bueno fue el asa­do que un com­pa­ñe­ro de via­je re­pi­tió nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des la cos­ti­lla. Tan­to era su ape­ti­to que que­dó mar­ca­do pa­ra el res­to de la tra­ve­sía, lo que le va­lió no po­cos co­men­ta­rios jo­co­sos.

¿Qué lle­gó a las co­pas? Una se­lec­ción in­creí­ble, pre­sen­ta­da na­da me­nos que por don Fe­de­ri­co Be­ne­gas, des­cen­dien­te de don Ti­bur­cio Be­ne­gas, quien mu­chí­si­mos años an­tes, allá por la dé­ca­da de 1880, fun­dó una em­pre­sa de­no­mi­na­da El Tra­pi­che, que pos­te­rior­men­te fue ato­mi­za­da y co­mer­cia­li­za­da, in­clu­yen­do mar­ca, bo­de­ga y fin­cas.

Lue­go, Fe­de­ri­co sin­tió el lla­ma­do del vino que fluía en sus ve­nas y re­cu­pe­ró una fin­ca fa­mi­liar, ad­qui­rió una an­ti­gua bo­de­ga, la res­tau­ró y sa­lió al mer­ca­do uti­li­zan­do su no­ta­ble ape­lli­do.

Así, de­gus­ta­mos Juan Be­ne­gas Mal­bec, Lu­na Be­ne­gas Ca­ber­net Sau­vig­non, Be­ne­gas Mal­bec Es­ta­te, Don Ti­bur­cio Blend, Be­ne­gas Sin­gle Vi­ne­yard Mal­bec (Gual­ta­llary) La En­ce­rra­da, Be­ne­gas Blend Sin­gle Vi­ne­yard La Li­ber­tad, Be­ne­gas Lynch Mal­bec Fin­ca La En­ce­rra­da y Be­ne­gas Lynch Ca­ber­net Franc Li­ber­tad Es­ta­te.

Si bien nos en­con­tra­mos an­te una car­te­ra de enor­me ca­li­dad, de­bo de­cir que me enamo­ré per­di­da­men­te del Ca­ber­net Franc Li­ber­tad Es­ta­te.

Ex Al­tos de Me­drano

Éra­se una vez una bo­de­ga que fue fun­da­da en Men­do­za por ca­pi­ta­les ita­lia­nos y cu­yo nom­bre ori­gi­nal fue Al­tos de Me­drano, en ho­nor a ese si­tio es­pe­cí­fi­co de la re­gión de Lu­ján de Cu­yo don­de se en­cuen­tra asen­ta­da. Pe­ro lue­go, vien­do la enor­me in­fluen­cia que en la zo­na te­nían unas la­bo­rio­sas y be­li­co­sas hor­mi­gas na­ti­vas, su nom­bre cam­bió a Al­tos Las Hor­mi­gas.

Hoy, esa ca­sa de vi­nos se trans­for­mó a fuer­za de pre­mios, al­tos pun­ta­jes y la preferencia de un cre­cien­te pú­bli­co en nu­me­ro­sos mer­ca­dos (en­tre ellos el de Pa­ra­guay) en un re­fe­ren­te del Mal­bec.

Y ha­cia allí nos di­ri­gi­mos du­ran­te la ma­ña­na, pa­ra in­terio­ri­zar­nos en el tra­ba­jo que la bo­de­ga desa­rro­lla, ape­lan­do al con­cep­to de los mi­cro­te­rroir tan­to en Lu­ján de Cu­yo co­mo en Va­lle de Uco.

Nos aguar­da­ba Es­te­fa­nía Li­tar­do, la export ma­na­ger de la fir­ma, quien nos trans­mi­tió la fi­lo­so­fía de una bo­de­ga que es di­ri­gi­da eno­ló­gi­ca­men­te por el pre­mia­do Leo­nar­do Era­zo, ¡que se su­mó al gru­po pa­ra al­mor­zar!

Otra es­tre­lla men­do­ci­na tam­bién nos acom­pa­ñó, es­ta vez des­de los fo­go­nes fue el co­ci­ne­ro Pa­blo del Río, fun­da­dor de Sie­te Co­ci­nas de Ar­gen­ti­na y Fuen­te y Fon­da, quien lle­gó con su equi­po has­ta la bo­de­ga pa­ra apor­tar su ta­len­to a un im­pe­ca­ble me­nú.

Pro­ba­mos unas jo­yi­tas: Co­lo­nia Las Lie­bres Bo­nar­da Clá­si­ca 2017, Al­tos Las Hor­mi­gas Mal­bec Clá­si­co 2016, Al­tos Las Hor­mi­gas Te­rroir Lu­ján de Cu­yo 2016, Al­tos Las Hor­mi­gas Te­rroir Va­lle de Uco 2015, Al­tos Las Hor­mi­gas Re­ser­ve Va­lle de Uco 2014, Al­tos Las Hor­mi­gas Ap­pe­lla­tion Pa­ra­je Al­ta­mi­ra 2015, Al­tos Las Hor­mi­gas Ap­pe­lla­tion Gual­ta­llary 2014 y Co­lo­nia Las Lie­bres Brut Ro­se de Bo­nar­da (es­pu­mo­so de mé­to­do tra­di­cio­nal que lle­va 12 me­ses de crian­za sobre lías).

Nos hu­bie­se en­can­ta­do rea­li­zar una lar­ga so­bre­me­sa, pe­ro nos es­pe­ra­ba un lar­go via­je has­ta el Va­lle de Uco, así que con to­do el do­lor del mun­do nos des­pe­di­mos de nues­tros an­fi­trio­nes pa­ra ir ha­cia Vis­ta Flo­res, don­de se en­cuen­tra la Bo­de­ga Ti­kal Na­tu­ral, cu­yo pro­pie­ta­rio es Er­nes­to Ca­te­na, hi­jo de Ni­co­lás Ca­te­na, el pa­triar­ca que tan sa­bia­men­te di­ri­ge Bo­de­ga Ca­te­na Za­pa­ta.

El “en­fant­te­rri­ble”

La tar­de es­ta­ba ya mu­rien­do cuan­do lle­ga­mos a Ti­kal. Y aun­que era evi­den­te que la tem­pe­ra­tu­ra iba ba­jan­do nues­tro en­tu­sias­mo man­te­nía en­cen­di­dos los co­ra­zo­nes.

Ti­kal es una bo­de­ga bien di­fe­ren­te. Des­de lo vi­sual, la in­fraes­truc­tu­ra pre­sen­ta un tra­ba­jo ar­qui­tec­tó­ni­co bien lo­gra­do, con las cons­truc­cio­nes in­te­grán­do­se ar­mo­nio­sa­men­te al en­torno. Ade­más, las vis­tas de la im­po­nen­te Cor­di­lle­ra de los An­des re­sul­tan an es­pec­ta­cu­la­res.

Fui­mos re­ci­bi­dos por el equi­po co­mer­cial al en pleno y, tam­bién, por el enó­lo­go Ale­jan­dro ro Kush­na­roff, quien pa­cien­te­men­te nos co­men­tó tó to­dos los de­ta­lles con­cer­nien­tes a las cer­ti­fi­caa­cio­nes or­gá­ni­ca y bio­di­ná­mi­ca que la bo­de­ga ga po­see. De he­cho, to­do en la bo­de­ga es­tá pre­paa­ra­do y ar­ma­do pa­ra res­pe­tar am­bas fi­lo­so­fías. .

Por ello, di­ver­sos ani­ma­li­tos co­rre­tean an en­tre las vi­ñas (se uti­li­zan pa­ra el con­trol de pla­gas). Y ade­más fui­mos “acom­pa­ña­dos” por or dos lla­mas du­ran­te to­do el re­co­rri­do en cam­po. o.

Tam­bién co­no­ci­mos en la plan­ta cham­paa­ñe­ra, pa­so a pa­so, el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción ón de vi­nos es­pu­mo­sos de mé­to­do tra­di­cio­nal. al. Y fi­nal­men­te, la de­gus­ta­ción lle­gó con una na pi­ca­da y un asa­do que es­tu­vie­ron a la al­tu­ra ra de las cir­cuns­tan­cias.

En las co­pas nos en­con­tra­mos con unos os vi­na­zos: Al­ma Ne­gra Brut Ro­sé, ANI­MAL L Mal­bec, Al­ma Ne­gra Blend, así co­mo Ti­kal Amo­río Mal­bec / Ca­ber­net Franc y Ti­kal Jú­bi­lo Mal­bec / Ca­ber­net Sau­vig­non, es­tos úl­ti­mos no­ve­dad de mer­ca­do en Pa­ra­guay.

Con la pan­za lle­na y el co­ra­zón con­ten­to vol­vi­mos al cen­tro de Men­do­za. De­bía­mos re­no­var fuer­zas por­que el día si­guien­te nos aguar­da­ba con un do­ble pro­gra­ma que pro­me­tía mu­chí­si­mo.

La fuer­za de un ape­lli­do

Aun­que a es­ta al­tu­ra de los des­cor­ches no es ne­ce­sa­rio ex­pli­car lo que sig­ni­fi­ca Ca­te­na Za­pa­ta pa­ra la vi­ti­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, se pue­de re­su­mir la im­por­tan­cia de es­te ape­lli­do del si­guien­te mo­do: la fa­mi­lia Ca­te­na fue una de las gran­des pro­ta­go­nis­tas de la re­vo­lu­ción que lle­vó al ve­cino país a los pri­me­ros pla­nos mun­dia­les.

Y el plan del día era co­no­cer bien de cer­ca el tra­ba­jo de Za­pa­ta, tan­to en fin­ca co­mo en bo­de­ga. Por ello, la pri­me­ra pa­ra­da fue en ca­da vez más fa­mo­so Adrian­na Vi­ne­yard, que es­tá ubi­ca­do en Gual­ta­llary, Va­lle de Uco.

Nos aguar­da­ba Fe­de­ri­co, del equi­po agro­nó­mi­co, quien nos lle­vó por los cuar­te­les de don­de na­cen los sú­per Char­don­nay co­no­ci­dos co­mo Whi­te Bo­nes y Whi­te Sto­nes, así co­mo los increíbles Mal­bec de par­ce­la Mun­dus Ba­ci­lus Te­rrae, For­tu­na Te­rrae y Ri­ver Sto­nes. Vi­mos ca­da per­fil de sue­lo, tre­men­da­men­te he­te­ro­gé­neo, en po­zos co­no­ci­dos co­mo ca­li­ca­tas. Y, lo me­jor de to­do, fue ca­tar ca­da eti­que­ta al cos­ta­do del vi­ñe­do.

La se­gun­da par­te de la ex­pe­rien­cia fue ir a bo­de­ga. Ubi­ca­da en Agre­lo, Lu­ján de Cu­yo, la fa­mo­sa bo­de­ga de Ca­te­na Za­pa­ta es to­do ori­gi­na­li­dad. Ins­pi­ra­da en la ar­qui­tec­tu­ra ma­ya y con for­ma de pi­rá­mi­de se ha trans­for­ma­do en una pos­tal fun­da­men­tal de Men­do­za.

Y allí rea­li­za­mos la re­co­rri­da de ri­gor, in­clu­yen­do la im­po­nen­te sa­la de ba­rri­cas se­mi­cir­cu­lar, pa­ra pa­sar lue­go a una sa­la de ca­tas don­de Er­nes­to “Nes­ti” Baj­da, enó­lo­go que tra­ba­ja pal­mo a pal­mo con el acla­ma­do Ale­jan­dro Vi­gil, nos guio en una “Ex­pe­rien­cia Blen­ding An­gé­li­ca Za­pa­ta” Mal­bec. En po­cas pa­la­bras: si bien la mar­ca es 100 % Mal­bec, se tra­ta de un en­sam­bla­je de vi­ñe­dos, por lo que ca­da via­je­ro for­mu­ló el An­gé­li­ca de su preferencia y, pos­te­rior­men­te, ¡la gen­te de la bo­de­ga pre­pa­ró el en­sam­bla­je, lo em­bo­te­lló y en­tre­gó la bo­te­lla co­mo ob­se­quio!

Fi­nal­men­te lle­gó el mo­men­to del al­muer­zo en el mag­ní­fi­co sa­lón del primer pi­so, don­de dis­fru­ta­mos de los ma­ra­vi­llo­sos An­gé­li­ca Za­pa­ta Char­don­nay 2014, DV Ca­te­na Mal­bec Gre­na­che 2015 y Ni­co­lás Ca­te­na Za­pa­ta 2013.

Ter­mi­na­da la ve­la­da vol­vi­mos al ho­tel pa­ra des­can­sar un ra­to y pre­pa­rar­nos pa­ra ir a ce­nar a la ca­da vez más fa­mo­sa Ca­sa Vi­gil, res­tau­ran­te y se­de de Bo­de­ga Alean­na, don­de se ela­bo­ran los no me­nos famosos vi­nos de El Enemi­go. Esa his­to­ria es­tá re­la­ta­da ín­te­gra­men­te en la sec­ción Co­ci­na 5 es­tre­llas, de es­ta re­vis­ta.

El plan del día era co­no­cer bien de cer­ca el tra­ba­jo de Za­pa­ta, tan­to en fin­ca co­mo en bo­de­ga. Por ello, la pri­me­ra pa­ra­da fue en ca­da vez más fa­mo­so Adrian­na Vi­ne­yard, que es­tá ubi­ca­do en Gual­ta­llary, Va­lle de Uco.

La Bo­de­ga Es­co­rihue­la Gas­cón es una de las más tra­di­cio­na­les de Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, a pe­sar de que fue fun­da­da en el año 1884, hoy man­tie­ne una in­creí­ble vi­gen­cia. Y pa­ra co­no­cer más sobre es­ta ca­sa de vi­nos, Ce­les­te y Ren­zo, am­bos al­tos eje­cu­ti­vos del área Co­mer­cial, nos acom­pa­ña­ron du­ran­te to­da la jor­na­da, que ini­ció en una bo­de­ga en Agre­lo, pro­si­guió con un al­muer­zo en una zo­na pa­ra­di­sía­ca y cul­mi­nó en la his­tó­ri­ca bo­de­ga de Go­doy Cruz, con una ce­na a to­da or­ques­ta en 1884 Res­tau­ran­te, de Fran­cis Mall­man.

En Agre­lo, don­de tam­bién fun­cio­na un cam­po de po­lo, co­no­ci­mos de cer­ca la fi­lo­so­fía eno­ló­gi­ca de Es­co­rihue­la Gas­cón y, pa­ra de­lei­te de to­dos, pro­ba­mos vi­nos de tan­ques y de ba­rri­cas.

De los tan­ques se sa­có un Mal­bec de Las Com­puer­tas 2016, que lue­go irá al Mi­guel Es­co­rihue­la Gas­cón; el ya ter­mi­na­do MEG 2016, Don Mi­guel Gas­cón (pa­ra el mer­ca­do de EEUU) y un vino bio­di­ná­mi­co de la zo­na de El Ce­pi­llo, Va­lle de Uco. Y lue­go, de ba­rri­cas pro­ba­mos Pe­que­ñas Pro­duc­cio­nes Ca­ber­net Sau­vig­non 2017 y Pe­que­ñas Pro­duc­cio­nes Pi­not Noir. Fi­nal­men­te, de un fu­dre pro­ba­mos un Ca­ber­net Franc 2017.

El al­muer­zo trans­cu­rrió en el muy be­llo Gran Ho­tel Po­tre­ri­llos, en­cla­va­do a la vera del la­go que ge­ne­ra el di­que Po­tre­ri­llos, don­de de­gus­ta­mos los ex­ce­len­tes Es­co­rihue­la Gas­cón Viog­nier 2016, Pe­que­ñas Pro­duc­cio­nes Ca­ber­net Sau­vig­non 2013, Mi­guel Es­co­rihue­la Gas­cón 2015 y DON Mal­bec 2015.

Costó des­pe­gar­nos de los asien­tos pa­ra em­pren­der el re­torno, ya que la si­tua­ción era en ver­dad pro­pi­cia pa­ra una lar­ga so­bre­me­sa, te­nien­do en cuen­ta la má­gi­ca con­jun­ción de gran­des vi­nos, ex­ce­len­tes per­so­nas, ri­ca co­mi­da y un en­torno geo­grá­fi­co ma­ra­vi­llo­so.

Pe­ro va­lió la pe­na re­tor­nar al ho­tel pa­ra des­can­sar y vol­ver a jun­tar fuer­zas, ya que nues­tros an­fi­trio­nes de Es­co­rihue­la Gas­cón de­mos­tra­ron que to­do lo bueno pue­de me­jo­rar.

Co­no­cer por den­tro la cen­te­na­ria bo­de­ga (que fue re­cons­trui­da ca­si por com­ple­to lue­go de un in­cen­dio que ocu­rrió en la dé­ca­da del 2000) fue ca­si má­gi­co. Más to­da­vía por­que el re­co­rri­do nos lo dio el pro­pio enó­lo­go je­fe de la bo­de­ga, Gus­ta­vo Marín, un per­so­na­je muy afa­ble y con una enor­me ex­pe­rien­cia.

An­tes de ce­nar, nos brin­da­ron una ca­ta de es­pu­mo­sos, muy ele­gan­tes y bien lo­gra­dos, to­dos ela­bo­ra­dos me­dian­te el mé­to­do tra­di­cio­nal: Es­co­rihue­la Gas­cón Ex­tra Brut, Pe­que­ñas Pro­duc­cio­nes Ro­sé Ex­tra Brut y Mi­guel Es­co­rihue­la Gas­cón Brut Na­tu­re.

Y lue­go, sí, pa­sa­mos al res­tau­ran­te 1884, que fun­cio­na aden­tro de la bo­de­ga.

Gran ex­pe­rien­cia

Era la des­pe­di­da. Úl­ti­ma no­che en Men­do­za, ce­na fi­nal. Qué me­jor que co­mer en uno de los res­tau­ran­tes más famosos de Ar­gen­ti­na.

Nos ubi­ca­mos en el sa­lón pri­va­do, don­de se or­de­nó una se­rie de en­tra­das pa­ra com­par­tir y ca­da co­men­sal eli­gió su plato prin­ci­pal. Y por su­pues­to que la ce­na es­tu­vo acom­pa­ña­da con vi­nos a la al­tu­ra, eti­que­tas que ya ha­bía­mos pro­ba­do, pe­ro de aña­das más an­ti­guas. Así, a las co­pas lle­ga­ron Mi­guel Es­co­rihue­la Gas­cón Pe­que­ñas Pro­duc­cio­nes Char­don­nay 2014, Es­co­rihue­la Gas­cón Gran Re­ser­va Mal­bec 2014, Mi­guel Es­co­rihue­la Gas­cón Pe­que­ñas Pro­duc­cio­nes Sy­rah 2005 y Mi­guel Es­co­rihue­la Gas­cón Pe­que­ñas Pro­duc­cio­nes Ca­ber­net Sau­vig­non 2006. Sim­ple­men­te di­ré que la ex­pe­rien­cia fue su­per­la­ti­va.

Al día si­guien­te, con to­do el do­lor del al­ma, tu­vi­mos que des­pe­dir­nos. Pue­do ase­gu­rar que, en to­do orden, las vi­ven­cias fue­ron ex­ce­len­tes: des­de la gen­te que me to­có co­no­cer has­ta los vi­nos que pu­de ca­tar, pa­san­do por las de­li­cias que pu­de co­mer.

Co­mo di­je al ini­cio, siem­pre es un pla­cer vol­ver a Men­do­za, una pro­vin­cia ar­gen­ti­na a la que amo vi­si­tar. Por ello pue­do de­cir que, sin nin­gún ti­po de du­das, vol­ve­ré una y otra y otra vez pa­ra se­guir dis­fru­tan­do de es­ta tie­rra ma­ra­vi­llo­sa.

Co­no­cer por den­tro la cen­te­na­ria bo­de­ga (que fue re­cons­trui­da ca­si por com­ple­to lue­go de un in­cen­dio que ocu­rrió en la dé­ca­da del 2000) fue ca­si má­gi­co. Más to­da­vía por­que el re­co­rri­do nos lo dio el pro­pio enó­lo­go je­fe de la bo­de­ga, Gus­ta­vo Marín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.