Pro­to­co­lo: Blan­ca y ra­dian­te es­tá la co­pa

A con­ti­nua­ción, te com­par­ti­mos una se­rie de tips que te per­mi­ti­rán ser­vir con éxi­to a tus in­vi­ta­dos los vi­nos blan­cos y no fa­llar en el in­ten­to.

High Class Gourmet - - Sumario -

Cuan­do va­mos a re­ci­bir in­vi­ta­dos en ca­sa de­be­mos te­ner en cuen­ta una se­rie de cues­tio­nes que, si los ob­ser­va­mos co­rrec­ta­men­te, con­tri­bui­rán en gran me­di­da a ase­gu­rar el éxi­to de la ve­la­da y, tam­bién, ha­rán que el an­fi­trión “ga­ne pun­tos” an­te quie­nes ha­yan con­cu­rri­do a su ca­sa.

En es­ta sec­ción he­mos desa­rro­lla­do nu­me­ro­sos as­pec­tos que ha­cen al tra­ba­jo del buen an­fi­trión, así co­mo tam­bién aque­llos de­ta­lles que de­ben ser ob­ser­va­dos por los pro­pios in­vi­ta­dos.

En­tre esos pe­que­ños y gran­des re­qui­si­tos tam­bién tu­vi­mos a bien pu­bli­car una suer­te de de­cá­lo­go en lo que res­pec­ta al buen ser­vi­cio del vino en la me­sa.

No obs­tan­te, te­nien­do en cuen­ta que lle­ga­mos a esa épo­ca del año en la que el ca­lor ago­bia im­pia­do­sa­men­te a to­dos por igual, es im­por­tan­te to­mar­nos un mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar de qué mo­do po­de­mos ayu­dar al con­fort de nues­tros in­vi­ta­dos y ha­cer­los sen­tir más a gus­to.

Lle­ga­do a es­te pun­to, va­le des­ta­car que pen­sar me­nús ba­sa­dos en co­mi­das más li­via­nas, ar­mo­ni­za­das con vi­nos blan­cos, sin du­da es una idea que pue­de re­sul­tar más que ten­ta­do­ra.

En­ton­ces, an­tes que na­da, va la re­co­men­da­ción pa­ra que las ar­mo­ni­za­cio­nes sean exi­to­sas: en ge­ne­ral po­dre­mos lo­grar bue­nos re­sul­ta­dos con en­sa­la­das, fru­tos de mar, pes­ca­dos de mar y río, así co­mo car­nes blan­cas.

So­lu­cio­na­da la co­mi­da, ¿có­mo ha­ce­mos con los vi­nos? El pri­mer de­ta­lle a te­ner en cuen­ta es tal vez el más im­por­tan­te de to­dos: la tem­pe­ra­tu­ra de ser­vi­cio. Ideal­men­te, los vi­nos dul­ces de pos­tre de­be­rían ser­vir­se a 5 gra­dos, los blan­cos jó­ve­nes y es­pu­mo­sos en­tre 6 y 8 °C, mien­tras que los blan­cos con crian­za en ba­rri­cas de ro­ble de­be­rían lle­gar a la co­pa en­tre los 8 y los 12 °C.

Es más, si la tem­pe­ra­tu­ra del vino ba­ja más aún, no nos ha­ga­mos pro­ble­ma: siem­pre se ca­len­ta­rá en la co­pa. Peor es te­ner un vino ca­lien­te que uno frío al cual po­de­mos es­pe­rar unos mi­nu­tos a que se atem­pe­re.

Ello im­pli­ca te­ner a mano su­fi­cien­te can­ti­dad de cham­pa­ñe­ras y hie­lo pa­ra que esa ta­rea de en­fria­mien­to no re­sul­te im­po­si­ble. Una hie­le­ra, con abun­dan­te hie­lo y agua (dos par­tes de agua y una de hie­lo), ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra de un vino que es­tá apro­xi­ma­da­men­te a 22 ºC (tem­pe­ra­tu­ra de am­bien­te con ai­re acon­di­cio­na­do) a ra­zón de 1 ºC por mi­nu­to.

En cuan­to a la can­ti­dad de ser­vi­cio, lo ideal es has­ta me­dia co­pa de vino blan­co. Aho­ra bien, te­nien­do en cuen­ta ese “ca­lor im­pia­do­so” men­cio­na­do al ini­cio de es­te tex­to, me­jor es ser­vir me­nos en la co­pa (has­ta un ter­cio) y así evi­ta­mos que el vino se ca­lien­te, te­nien­do en cuen­ta que, al ha­ber me­nos lí­qui­do, es­te se­rá be­bi­do más rá­pi­da­men­te.

Fi­nal­men­te, al­gu­nos as­pec­tos a te­ner en cuen­ta con res­pec­to a las co­pas. La co­pa de vino de­be ser con­ve­xa, en for­ma de tu­li­pa ce­rra­da. El bor­de tie­ne que cur­var­se ha­cia el in­te­rior pa­ra cap­tar los aro­mas del vino y ca­na­li­zar­lo ha­cia la na­riz.

Una co­pa cu­yo cá­liz sea po­co pro­fun­do de­ja­rá una su­per­fi­cie de­ma­sia­do gran­de de vino en con­tac­to con el ai­re y no po­drá re­te­ner los aro­mas, y así la mi­tad del pla­cer de la ca­ta se ha­brá per­di­do. Es im­por­tan­te que el ta­llo sea lo bas­tan­te lar­go co­mo pa­ra que tam­bién pue­da ser la co­pa sos­te­ni­da des­de allí, sin to­car el cá­liz.

Las co­pas de­ben ser trans­pa­ren­tes, li­sas y sin fa­ce­tas o di­se­ños, sien­do el ma­te­rial ideal el cris­tal fino. Las co­pas de vi­drio ta­lla­do o fi­le­tea­das en oro son her­mo­sas, pe­ro no fa­vo­re­cen la apre­cia­ción del vino ni el pla­cer de la de­gus­ta­ción. Ade­más, las co­pas de co­lor im­pi­den apre­ciar el co­lor o la pro­fun­di­dad del vino.

¿La for­ma de la co­pa de vino blan­co? Ta­llo lar­go y cá­liz más si­mi­lar al de una tu­li­pa (que se uti­li­za pa­ra los vi­nos es­pu­mo­sos), sien­do más pe­que­ñas que las de vino tin­to. Aho­ra sí, a lu­cir­se y dis­fru­tar de la ve­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.