El mun­do y sus es­qui­nas: La edad del amor

De pre­si­den­tes y poe­tas

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

Es cu­rio­so có­mo el ser hu­mano tien­de a uni­for­mar­se. Nos de­cla­ra­mos úni­cos e irre­pe­ti­bles, pe­ro cuan­do al­guien sa­le de la nor­ma, lle­gan las crí­ti­cas co­mo mi­si­les. Ocu­rre en to­dos los ám­bi­tos y en to­das las es­fe­ras so­cia­les. Has­ta en el amor, mis­te­rio tan pro­fun­do que de­be­ría es­ca­par a to­dos los jui­cios con­ven­cio­na­les.

Ha­ce unos me­ses, el fe­nó­meno que desató la vi­da per­so­nal del pre­si­den­te elec­to de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, ha si­do sor­pren­den­te. Los co­men­ta­rios crue­les di­ri­gi­dos a su pa­re­ja, Bri­git­te Trog­neux —de­bi­do al apa­ren­te pe­ca­do de ser 24 años ma­yor que él— la ri­di­cu­li­za­ron en to­do el pla­ne­ta. La mu­jer fue ca­ta­lo­ga­da co­mo “Bar­bie me­no­páu­si­ca”, “La Pri­me­ra Abue­la de Fran­cia”, o “La abue­li­ta del Éli­see”, en­tre otros des­ca­li­fi­ca­ti­vos.

Na­die pa­re­ció re­pa­rar que la mis­ma di­fe­ren­cia de edad se­pa­ra al mag­na­te neo­yor­kino —y tam­bién pri­mer man­da­ta­rio Do­nald Trump— de su es­po­sa Me­la­nia. Has­ta el mis­mí­si­mo ex lí­der ita­liano, Sil­vio Ber­lus­co­ni, se atre­vió a de­cir, en­tre ri­so­ta­das, que “Ma­crón es un lin­do chi­co que tie­ne una ma­má muy lin­da. Un chi­co bri­llan­te que ha te­ni­do la suer­te de en­con­trar una bue­na ma­dre que lo lle­va de la mano”.

Lo que po­cos sa­ben es que Trog­neux ha te­ni­do un pa­pel pri­mor­dial en la cam­pa­ña que pu­so a su es­po­so en el si­llón pre­si­den­cial, y que Ma­cron —que ha de­mos­tra­do ser to­do me­nos ca­ren­te de per­so­na­li­dad— la con­si­de­ra su al­ma ge­me­la in­te­lec­tual y su gran con­fi­den­te. La mu­jer lo ha acom­pa­ña­do des­de siem­pre y hay quie­nes com­pa­ran su rol con el que ha desem­pe­ña­do Mi­che­lle Oba­ma du­ran­te la pre­si­den­cia de su ma­ri­do, por sus con­se­jos va­lio­sos e in­te­li­gen­tes. Ma­cron, de he­cho, ha de­cla­ra­do que pla­nea dar­le un lu­gar pre­fe­ren­cial a

Trog­neux ha te­ni­do un pa­pel pri­mor­dial en la cam­pa­ña que pu­so a su es­po­so en el si­llón pre­si­den­cial y Ma­cron la con­si­de­ra su al­ma ge­me­la in­te­lec­tual y su gran con­fi­den­te.

Si di­ri­ge a su país con la mis­ma per­so­na­li­dad con que de­sa­fió las con­ven­cio­nes, no hay du­das de que Fran­cia es­ta­rá en muy bue­nas ma­nos.

la fi­gu­ra de la pri­me­ra da­ma de Fran­cia. Ha di­cho que su es­po­sa “ten­drá re­le­van­cia, voz y opi­nión so­bre to­dos los asun­tos”. Ade­más ma­ni­fes­tó que se­gui­rá a su la­do “co­mo siem­pre lo ha es­ta­do, pe­ro aho­ra tam­bién desem­pe­ña­rá un pa­pel pú­bli­co”.

Ma­cron da a su mu­jer el lu­gar que le co­rres­pon­de a pe­sar de to­dos los pre­jui­cios so­cia­les. Su historia me re­cuer­da al ro­man­ce que en su mo­men­to vi­vie­ron la in­te­lec­tual y es­cri­to­ra ru­sa Lou An­dreas Sa­lo­mé y el poe­ta che­co, Rai­ner Ma­ría Ril­ke en la Eu­ro­pa de fin de si­glo. Ril­ke te­nía 21 años cuan­do co­no­ció al amor que le ro­ba­ría el sue­ño. Ella te­nía 36. Ha­bía en­tre am­bos quin­ce años de di­fe­ren­cia.

Lou An­dreas era una mu­jer her­mo­sa, que con­ta­ba en­tre sus aman­tes con na­da me­nos que a Freud y a Nietzs­che. Ril­ke era un ni­ño a su la­do, pe­ro no re­pa­ró en la di­fe­ren­cia de edad, por­que no se enamo­ró de sus años sino de su es­pí­ri­tu. Y a pe­sar de que Sa­lo­mé en un prin­ci­pio no qui­so en­re­dar­se con él, fi­nal­men­te pu­do más la afi­ni­dad que sen­tían. La re­la­ción se ex­ten­dió por 35 años que que­da­ron re­gis­tra­dos en la co­rres­pon­den­cia flui­da que sos­tu­vie­ron du­ran­te to­do ese tiem­po. Sus car­tas re­fle­jan la ma­ne­ra en que el sen­ti­mien­to fue mu­tan­do a tra­vés de los años. Pa­só de amis­tad a alian­za li­te­ra­ria; ella fue su men­to­ra y él su apren­diz, y am­bos fue­ron aman­tes apa­sio­na­dos. To­do es­to en un am­plio es­pec­tro que cu­brió to­das las aris­tas del amor pla­tó­ni­co, crea­ti­vo, pa­sio­nal, es­pi­ri­tual y ro­mán­ti­co.

Amor pleno, que le di­cen, echan­do por tie­rra to­das las nor­mas im­pues­tas, desafian­do a los in­cré­du­los y ra­ti­fi­can­do el gus­to de en­con­trar­se, más allá de los ca­pri­chos del ca­len­da­rio.

Lo mis­mo ocu­rre con Ma­cron, que se ani­mó a vi­vir ese amor, en lu­gar de en­te­rrar­lo en la pa­pe­le­ría inú­til de los re­cuer­dos frus­tra­dos. Su agen­da pa­re­ce ser bien proac­ti­va con res­pec­to a sus con­vic­cio­nes: cuan­do Trump se re­ti­ró es­te año del Acuer­do de Pa­rís —com­pro­mi­so co­lec­ti­vo de los pue­blos pa­ra re­gu­lar emi­sio­nes de gas da­ñi­nas al me­dioam­bien­te— Ma­cron no du­dó en lan­zar un men­sa­je de re­pu­dio y una in­vi­ta­ción a to­dos los cien­tí­fi­cos ame­ri­ca­nos que quie­ran ir a Fran­cia pa­ra desa­rro­llar nue­vas tec­no­lo­gías en pos de un me­jor pla­ne­ta.

Si di­ri­ge a su país con la mis­ma per­so­na­li­dad con que de­sa­fió las con­ven­cio­nes al ele­gir su pa­re­ja, no hay du­das de que Fran­cia es­ta­rá en muy bue­nas ma­nos. ¡Sa­lud por los bue­nos lí­de­res y por los amo­res re­vo­lu­cio­na­rios!

Em­ma­nuel Ma­cron y Bri­git­te Trog­neux.

el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Si que­rés con­tac­tar con Bea, po podés es­cri­bir a co co­men­ta­rios@high­class.com.py

Lou An­dreas Sa­lo­mé y Rai­ner Ma­ría Ril­ke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.