Coaching: El desafío de vi­vir

Las si­tua­cio­nes a las que nos enfrenta la vi­da, ¿son opor­tu­ni­da­des o son obs­tácu­los?

High Class - - HC / CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bí a da­ben­[email protected]­pe­rar­te.com.py

Pa­ra es­ta edi­ción pen­sa­ba en­fo­car­me en los desafíos. En­ten­da­mos por desafío to­das aque­llas ac­cio­nes que nos re­sul­tan di­fí­ci­les, y nos sa­can de nues­tra es­truc­tu­ra. ¿Cuán­tos desafíos te­ne­mos en la vi­da? Al­gu­nos nos los po­ne­mos no­so­tros mis­mos, otros nos los po­ne la pro­pia vi­da. Pe­ro, ¿có­mo en­fren­ta­mos es­tos desafíos?, ¿de qué ma­ne­ra los en­ca­ra­mos?, ¿los afron­ta­mos co­mo obli­ga­ción?, ¿co­mo al­go que te­ne­mos que pa­de­cer?, ¿o co­mo una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je?

Cuan­do en la vi­da las co­sas no van co­mo es­pe­ra­mos, te­ne­mos de­silu­sio­nes o frus­tra­cio­nes ¿Có­mo reac­cio­na­mos? ¿Nos le­van­ta­mos de las caí­das? ¿En qué po­si­ción es­ta­mos: víc­ti­mas o pro­ta­go­nis­tas?

Per­so­nal­men­te creo que to­do lo que nos pa­sa en la vi­da es una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je. De­pen­de de ca­da uno po­der in­ter­pre­tar las si­tua­cio­nes, mi­rar más allá de los he­chos, y en­con­trar la co­ne­xión con la pro­pia vi­da, bus­can­do las en­se­ñan­zas es­con­di­das en ellas. as.

Bien sa­be­mos que to­das las emo­cio­nes­nes son vá­li­das, no exis­ten emo­cio­nes ne­ga­ti­vas o po­si­ti­vas (aun­que al­gu­nos pro­fe­sio­na­les hoy díaa le dan fo­co so­lo a al­gu­nas que pa­re­cen ser po­si­ti­vas),vas), ya que to­das son una opor­tu­ni­dad de pa­sar por una ex­pe­rien­cia y dar­le un sen­ti­do a lo que noss pa­sa. Por ejem­plo, la tris­te­za an­te un he­cho pun­tual tie­ne un sig­ni­fi­ca­do y es­con­de de­trás de sí as­pec­tos de ca­da uno, y trans­for­ma así la vi­sió­nión del mun­do que te­nía­mos has­ta ese mo­men­to. Lue­go ven­drá la ale­gría, fru­to de la ca­pi­ta­li­za­ción ón del do­lor. Y así cre­ce­mos. Sé que es fá­cil cil de­cir­lo, y di­fí­cil vi­vir­lo; pe­ro el gran desafío afío es­tá en cuán­to nos com­pro­me­te­mos con no­so-no­so­tros mis­mos pa­ra vi­vir de ver­dad y to­marr las de­ci­sio­nes que nos lle­va­rán a ser más fe­li- ces de ma­ne­ra sos­te­ni­da.

Y an­te es­te te­ma que te­nía dan­do vuel­tas en mi ca­be­za, me con­mo­vió días atrás la par­ti­da del ge­nio Step­hen Haw­king, una per­so­na que de­di­có su vi­da a so­bre­pa­sar desafíos y se le­van­tó ca­da día es­pi­ri­tual y men­tal­men­te, apro­ve­chan­do ca­da día. Y di­go “es­pi­ri­tual­men­te”, por­que, si bien Haw­king se de­cla­ra­ba ateo, fue su es­pí­ri­tu el que lo sos­tu­vo.

Al anun­ciar­se su muer­te, las re­des so­cia­les se llenaron de sem­blan­zas y ho­me­na­jes con sus fra­ses más cé­le­bres. ¿Có­mo no re­cor­dar a ta­ma­ño tes­ti­mo­nio? Step­hen fue una de­mos­tra­ción vi­va de per­se­ve­ran­cia, po­si­ti­vis­mo, ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, cu­rio­si­dad, re­si­lien­cia, es­pe­ran­za, co­ra­je, for­ta­le­za y una lar­ga lis­ta de atri­bu­tos que ad­ju­di­car­le. En él pu­di­mos ver esa luz de op­ti­mis­mo y ga­rra bru­tal que nos ta­pó la bo­ca a mu­chos. Cuan­do me en­cuen­tro con tes­ti­mo­nios gran­dio­sos co­mo es­te, me lleno de ener­gía e ins­pi­ra­ción pa­ra se­guir. Si bien pa­ra ca­da uno su pro­ble­ma es un mun­do, exis­te la po­si­bi­li­dad de abrir nues­tra men­te y pen­sar de ma­ne­ra di­fe­ren­te pa­ra ha­cer que el nues­tro no sea un pro­ble­ma. Es ne­ce­sa­rio que ten­ga­mos la ca­pa­ci­dad de abrir­nos a otras ma­ne­ras de mi­rar lo que nos pa­sa día a día, pa­ra po­der so­bre­lle­var y su­pe­rar los obs­tácu­los que la vi­da nos im­pon­ga.

To­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de pien­so que lue­go se apli­ca en una to­ma de de­ci­sión, es nues­tra ma­yor li­ber­tad. Así tam­bién te­ne­mos la po­si­bi­li­dad, a tra­vés de nues­tras ac­cio­nes, de di­rec­cio­nar nues­tra vi­da ha­cia la vi­da que que­re­mos te­ner, ¿có­mo que­re­mos pa­sar nues­tros días de aho­ra en más? Pue­de ser di­fí­cil po­ner­se a so­ñar a lar­go pla­zo, pe­ro si uno cree fir­me­men­te y con con­vic­ción, lo pue­de lo­grar. Bas­ta con pro­gra­mar­se men­tal­men­te y ac­tuar en con­se­cuen­cia.

Y vos, ¿te­nés pen­sa­do có­mo te gus­ta­ría vi­vir de aho­ra en más? ¿Qué co­sas qui­sie­ras con­quis­tar? ¿Qué es­tás es­pe­ran­do pa­ra so­ñar y dar­te la opor­tu­ni­dad de vi­vir­lo?

Co­mo de­cía Step­hen Haw­king: “lo im­por­tan­te es que no se rin­dan”. De la mis­ma ma­ne­ra te di­go: dale la vuel­ta a las co­sas que te pa­san y sé fe­liz, pa­san­do por to­das tus emo­cio­nes sin ne­gar­las. Te­ne­mos so­lo una vi­da, ¿qué es­pe­rás pa­ra vi­vir­la?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.