Eco­no­mía: Cri­te­rio de es­ca­sez vs. men­ta­li­dad de abun­dan­cia

¿Cuál es me­jor a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes?

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bí a abock@su­pe­rar­te.com.py

Ha­ce no de­ma­sia­dos años atrás, la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra re­pre­sen­ta­ba pa­ra mu­chos, sim­ple y bá­si­ca­men­te, un con­jun­to de co­no­ci­mien­tos orien­ta­dos a de­ve­lar los “se­cre­tos” que lle­va­ron a al­gu­nos de los gran­des mi­llo­na­rios del pla­ne­ta, co­mo Henry Ford o Bill Ga­tes, a con­quis­tar y au­men­tar sus for­tu­nas.

En­ton­ces pa­re­cía que la cla­ve de la pros­pe­ri­dad es­ta­ba prin­ci­pal­men­te en apren­der a pen­sar y ac­tuar co­mo es­tos per­so­na­jes; y, por lo tan­to, edu­car­se fi­nan­cie­ra­men­te con­sis­tía, prin­ci­pal­men­te, en desa­rro­llar tan­to la in­te­li­gen­cia co­mo las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra la ob­ten­ción y el ma­ne­jo de gran­des can­ti­da­des dinero.

Es­ta for­ma un tan­to li­mi­ta­da de ver la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, de al­gu­na ma­ne­ra pre­dis­pu­so a mu­chos a creer que so­lo tie­ne sen­ti­do bus­car­la o prac­ti­car­la cuan­do el dinero so­bra, en lu­gar de ver­la co­mo al­go útil y apli­ca­ble pa­ra to­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de su si­tua­ción eco­nó­mi­ca en de­ter­mi­na­do mo­men­to.

Con el tiem­po es­to fue cam­bian­do, tan­to que cuan­do hoy ha­bla­mos de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra el en­fo­que es muy di­fe­ren­te, mu­cho más re­la­cio­na­do con nues­tra con­duc­ta co­ti­dia­na, nues­tros há­bi­tos y nues­tras emo­cio­nes, más allá de la can­ti­dad de in­gre­sos que per­ci­bi­mos. El én­fa­sis se traslada del “cuán­to ga­na­mos” al “có­mo gas­ta­mos”, es de­cir, a nues­tras de­ci­sio­nes y a la sa­tis­fac­ción que lo­gra­mos con ca­da una de ellas.

A par­tir de es­ta mi­ra­da, sur­gen inevi­ta­ble­men­te al­gu­nas pre­gun­tas: ¿De qué ma­ne­ra po­de­mos apren­der a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes en el día a día, en es­pe­cial con re­la­ción al ahorro y al gas­to, pa­ra con­quis­tar re­sul­ta­dos más sa­tis­fac­to­rios? ¿Có­mo do­mi­nar los im­pul­sos a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes? ¿Có­mo evi­tar caer en la tram­pa del con­su­mis­mo?

La res­pues­ta nos lle­va a ana­li­zar tan­to nues­tros cri­te­rios co­mo las creen­cias y emo­cio­nes que nos dis­po­nen a la ac­ción, pe­ro an­te to­do a exa­mi­nar su uti­li­dad a par­tir de los re­sul­ta­dos que ob­te­ne­mos. Mu­chas ve­ces se cla­si­fi­ca a es­tos cri­te­rios en dos es­ti­los o for­mas de pen­sar, apa­ren­te­men­te opues­tos, los cua­les me in­tere­sa exa­mi­nar más de­ta­lla­da­men­te. Se tra­ta del cri­te­rio de es­ca­sez y la men­ta­li­dad de abun­dan­cia. ¿La adop­ción de uno de los dos anula o des­car­ta ne­ce­sa­ria­men­te al otro? ¿O pue­de ser que am­bos sean igual­men­te úti­les, de­pen­dien­do de pa­ra qué los apli­que­mos?

CRI­TE­RIO DE ES­CA­SEZ:

Tam­bién co­no­ci­do co­mo res­tric­ción pre­su­pues­ta­ria, se ex­pli­ca a par­tir de la pre­mi­sa de que los re­cur­sos son es­ca­sos mien­tras que las ne­ce­si­da­des son siem­pre múl­ti­ples. Si bien mu­chos lo relacionan con una ac­ti­tud aprehen­si­va o con el “mie­do a que fal­te”, se tra­ta de una ma­ne­ra de orien­tar las de­ci­sio­nes ha­cia la ra­cio­na­li­dad, lo cual lle­va a asig­nar los re­cur­sos de ma­ne­ra más efi­cien­te se­gún una es­ca­la de prio­ri­da­des. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te en­ten­der que es­te cri­te­rio es útil pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes a cor­to pla­zo, pe­ro si de­ja­mos que se con­vier­ta en un pen­sa­mien­to do­mi­nan­te o per­ma­nen­te re­sul­ta­ría per­ju­di­cial, ya que po­dría li­mi­tar nues­tra ca­pa­ci­dad de pro­yec­tar­nos ha­cia el cre­ci­mien­to y dis­fru­te a lar­go pla­zo. Por ejem­plo, con­vie­ne usar el cri­te­rio de es­ca­sez pa­ra pla­ni­fi­car las com­pras y gas­tos del mes, ya que nues­tros in­gre­sos du­ran­te es­te pe­río­do de tiem­po es li­mi­ta­do. Pe­ro sin caer en la cons­tan­te preo­cu­pa­ción por el ma­ña­na, vien­do a la ne­ce­si­dad co­mo una ame­na­za cons­tan­te.

MEN­TA­LI­DAD DE ABUN­DAN­CIA:

Se tra­ta de una for­ma de ver la vi­da orien­ta­da a la gra­ti­tud, al en­tu­sias­mo y a es­pe­rar siem­pre lo me­jor, pa­se lo que pa­se. Mu­chos tal vez lo ex­pli­ca­rían co­mo una ley del uni­ver­so que de­ter­mi­na que atrae­mos siem­pre más de aque­llo que manifestamos.

Ad­he­rir­nos cons­cien­te­men­te a es­ta ma­ne­ra de pen­sar pue­de re­sul­tar al­go su­ma­men­te en­ri­que­ce­dor pa­ra nues­tras vi­das, so­bre to­do si la apli­ca­mos pa­ra orien­tar­nos ha­cia nues­tros pro­pó­si­tos, me­tas y sue­ños, es de­cir, al lar­go pla­zo o a aque­llo que va más allá de lo in­me­dia­to.

No obs­tan­te, con­vie­ne te­ner cui­da­do de no caer en el error de pen­sar que los re­cur­sos siem­pre apa­re­ce­rán má­gi­ca­men­te, des­es­ti­man­do el im­pac­to de las de­ci­sio­nes del pre­sen­te en los re­sul­ta­dos a fu­tu­ro, y so­bre to­do ig­no­ran­do la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal que ello im­pli­ca.

En con­clu­sión, es­ca­sez y abun­dan­cia son con­cep­tos que no ne­ce­sa­ria­men­te se con­tra­di­cen el uno al otro, sino que pue­den com­ple­men­tar­se. Am­bas for­mas de pen­sar pue­den re­sul­tar tan­to úti­les co­mo con­tra­pro­du­cen­tes, de­pen­dien­do de có­mo y pa­ra qué las uti­li­ce­mos, se­gún ca­da una de las si­tua­cio­nes o mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos. Es­to es apli­car la ra­cio­na­li­dad sin mie­do, y el op­ti­mis­mo con sen­sa­tez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.