El mun­do y sus es­qui­nas: Las nue­vas Barbies

Re­de­fi­nien­do el con­cep­to de mu­ñe­ca

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Bea Bo­sio Si que­rés con­tac­tar co con Bea, es­cri­bí a co co­men­ta­rios@high­class.com.py el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

El mes pa­sa­do, Mat­tel, apro­ve­chan­do que el 8 de mar­zo se ce­le­bró el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer Tra­ba­ja­do­ra, de­ci­dió hon­rar a 17 mu­je­res con­tem­po­rá­neas, que desem­pe­ñan un rol ins­pi­ra­dor en di­ver­sos ám­bi­tos: el de­por­te, el ar­te y las cien­cias.

El mo­de­lo clá­si­co de la ru­bia per­fec­ta ya no fun­cio­na pa­ra el 81 % de las ma­dres que par­ti­ci­pa­ron de una en­cues­ta a ni­vel glo­bal y re­ve­la­ron, de ma­ne­ra alar­man­te, la preo­cu­pa­ción por el ti­po de mo­de­lo de mu­jer a las que sus hi­jas es­tán ex­pues­tas.

En­tre las nue­vas mu­ñe­cas es­tá Patty Jen­kins, la di­rec­to­ra de ci­ne que fue la pri­me­ra mu­jer en ha­cer una pe­lí­cu­la con un pre­su­pues­to su­pe­rior a los cien mi­llo­nes de dó­la­res. El film era uno de ac­ción: La Mu­jer Ma­ra­vi­lla, lo cual es ex­ce­len­te. Tam­bién es­tá la am­bien­ta­lis­ta Bin­di Ir­win, abo­ca­da a la pro­tec­ción de la vi­da sal­va­je y la con­ser­va­ción de di­ver­sas es­pe­cies; He­le­ne Da­rro­ze, una chef fran­ce­sa que re­gen­tea tres restaurantes galardonados por sus sa­bo­res. En la lis­ta, tam­bién se in­clu­ye a una cam­peo­na de vóley chi­na, a una wind­sur­fis­ta tur­ca y a una bo­xea­do­ra in­gle­sa. Mu­ñe­cas de ac­ti­vis­tas, bai­la­ri­nas, di­se­ña­do­ras y de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les, co­mo Sa­ra Ga­ma, ju­ga­do­ra de fút­bol, ca­pi­ta­na del Ju­ven­tus y del equi­po na­cio­nal de fút­bol ita­liano. Tam­bién es miem­bro del Di­rec­to­rio Fe­de­ral y Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión pa­ra el Desa­rro­llo del Fút­bol Fe­me­nino. Una mu­jer ac­ti­va con to­das las le­tras.

Hoy en día, “ju­gar a la Bar­bie” ya no so­lo im­pli­ca el mo­de­lo tra­di­cio­nal de un ca­non es­truc­tu­ra­do de lu­jo y be­lle­za. Tam­bién pue­de ser to­da una aven­tu­ra den­tro de un ám­bi­to pro­fe­sio­nal cual­quie­ra, don­de la be­lle­za es­tá en­fo­ca­da en lo que ca­da mu­ñe­ca re­pre­sen­ta.

Ade­más de es­tas exi­to­sas mu­je­res con­tem­po­rá­neas hay una se­rie es­pe­cial de­di­ca­da a aque­llas que hi­cie­ron épo­ca, co­mo Amalia Eahart, la pri­me­ra mu­jer avia­do­ra en cru­zar el Atlán­ti­co, desafian­do las con­ven­cio­nes de su tiem­po y rom­pien­do ré­cords en la avia­ción. O Kat­he­ri­ne John­son, pio­ne­ra de las ma­te­má­ti­cas, que rom­pió ba­rre­ras de ra­za y gé­ne­ro pa­ra ad­he­rir­se a un gru­po de mu­je­res con­tra­ta­das por la NASA, y tra­ba­jar en el cálcu­lo de la tra­yec­to­ria del pri­mer vue­lo al es­pa­cio des­de te­rri­to­rio ame­ri­cano con tripulación hu­ma­na.

De to­dos los mo­de­los de mu­je­res, hay uno que ge­ne­ró gran con­tro­ver­sia: la mu­ñe­ca de Fri­da Kah­lo, que hi­zo tem­blar a va­rios crí­ti­cos que no tar­da­ron en ex­pre­sar su desave­nen­cia.

Fe­mi­nis­ta apa­sio­na­da y re­vo­lu­cio­na­ria, Fri­da sin du­da se ha con­ver­ti­do en ícono de la cul­tu­ra pop re­pre­sen­ta­da en mue­bles, en cua­dros e in­du­men­ta­ria. Pe­ro, ¿en una Bar­bie? Kah­lo es fa­mo­sa por sus au­to­rre­tra­tos y pin­tu­ras, por su ac­ti­vis­mo co­mu­nis­ta y por su es­ti­lo de vi­da desafian­te a las con­ven­cio­nes tra­di­cio­na­les de su épo­ca.

Ella tal vez no hu­bie­ra es­ta­do de acuer­do con ser una Bar­bie, la mu­ñe­ca más ven­di­da, cu­ya ima­gen y es­te­reo­ti­po fe­me­nino han re­sul­ta­do tan da­ñi­nos y com­ple­ta­men­te opues­tos a lo que re­pre­sen­ta­ba la ar­tis­ta.

De he­cho, Ma­ra Romeo, quien afir­ma ser bis­nie­ta de Fri­da Kah­lo, ha ma­ni­fes­ta­do su dis­con­for­mi­dad a la agen­cia Fran­ce-Pres­se,

Hoy en día, “ju­gar a la Bar­bie” ya no so­lo im­pli­ca el mo­de­lo tra­di­cio­nal de un ca­non es­truc­tu­ra­do de lu­jo y be­lle­za.

cri­ti­can­do cri­ti­can­do, por ejem­plo, ejem­plo que en la ver­sión Bar-Bar­bie de Fri­da ha­yan eli­mi­na­do la em­ble­má­ti­ca uni­ce­ja que la ca­rac­te­ri­za­ba, sím­bo­lo de su “im­pac­tan­te y her­mo­so re­cha­zo a so­me­ter­se a cier­tas pre­sio­nes ma­chis­tas de par­te de la so­cie­dad”. Pe­ro más allá del as­pec­to fí­si­co, re­cla­man que de­be­ría ha­ber si­do una mu­ñe­ca que re­pre­sen­ta­ra ín­te­gra­men­te a Fri­da: sus lu­chas, sus con­vic­cio­nes, su fuer­za.

Así, Mat­tel emi­tió un co­mu­ni­ca­do di­cien­do que tra­ba­jó con el per­mi­so y en alian­za con Fri­da Kah­lo Cor­po­ra­tion, pro­pie­ta­ria de to­dos los de­re­chos re­la­cio­na­dos a la ar­tis­ta.

El pro­ble­ma de Fri­da es que tam­bién con los años se vol­vió cor­po­ra­ti­va. Las obras de Kah­lo, son pro­pie­dad de im­por­tan­tes mu­seos e ins­ti­tu­cio­nes, y úl­ti­ma­men­te han ex­pe­ri­men­ta­do un re­na­cer, re­na­cer sien­do hon­ra­das de di­ver­sas ma­ne­ras. En 2001, su ca­ra fue una es­tam­pi­lla del Ser­vi­cio Pos­tal de Es­ta­dos Uni­dos. En 2010, el Ban­co de Mé­xi­co emi­tió un bi­lle­te de 500 pe­sos con los ros­tros del ma­tri­mo­nio Kah­lo-Ri­ve­ra (su ma­ri­do fue el afa­ma­do mu­ra­lis­ta Die­go Ri­ve­ra).

Que lle­ga­ra a Mat­tel pa­ra con­ver­tir­se en Bar­bie es, sin du­da, una gran iro­nía, pe­ro por otro la­do es un signo de que los tiem­pos es­tán cam­bian­do, y que las mu­ñe­cas –par­te in­he­ren­te de los jue­gos in­fan­ti­les– de­jen de ser aquel mo­de­lo in­sul­so, ob­se­si­vo de­más con la es­té­ti­ca, y ad­quie­ran una di­men­sión más hu­ma­na y más acor­de a nues­tra épo­ca.

En es­ta ge­ne­ra­ción tan vi­sual, en tiem­pos de abu­sos del pho­tos­hop y de los re­to­ques di­gi­ta­les, es un gran desafío edu­car mu­je­res que no su­cum­ban a la pre­sión so­cial de uni­for­mar­se en mo­de­los que persiguen una per­fec­ción, co­sa que en la vi­da real no exis­te, pe­ro es­tá al al­can­ce de los ojos en ca­da car­tel de la ca­lle, en ca­da pu­bli­ci­dad, en ca­da afi­che.

En ese cons­tan­te bom­bar­deo en­ga­ño­so, es re­fres­can­te ver la to­ma de con­cien­cia tam­bién des­de las cor­po­ra­cio­nes, e in­cul­car a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes mo­de­los ac­tua­les, de mu­je­res li­de­ran­do en sus es­fe­ras la­bo­ra­les, cien­tí­fi­cas, ar­tís­ti­cas, a la vez de ser je­fas de ho­gar y ma­dres.

Es ho­ra de que ese jue­go de ni­ñas por fin re­pre­sen­te una ver­dad in­ne­ga­ble: las mu­ñe­cas son mu­je­res, com­ple­tas, reales, ca­pa­ces y no so­lo una ca­ra bonita y un cuer­po per­fec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.