Di­se­ño na­cio­nal: El va­lor de los ob­je­tos

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Ga­brie­la Fa­ri­ña

La ex­plo­ra­ción del ma­te­rial es un buen an­zue­lo pa­ra in­da­gar so­bre el leit­mo­tiv que mue­ve a al­gu­nos di­se­ña­do­res a en­con­trar en su vo­ca­ción y crea­ti­vi­dad un es­ti­lo de vi­da. Inevi­ta­ble­men­te, es­ta bús­que­da con­du­ce a per­so­nas co­mo Ta­lia Sa­guier, quien se en­con­tró fren­te a un ca­rrua­je mon­ta­do so­bre los rie­les del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co e in­dus­trial, y se dis­pu­so a apren­der a con­du­cir­lo te­nien­do que in­no­var y ser ges­to­ra de su pro­pia mar­ca, Po­je­ja­po, con la que asu­me un com­pro­mi­so sus­ten­ta­ble pa­ra con la co­mu­ni­dad.

Po­cas son las historias en las que el di­se­ña­dor se va­le de anéc­do­tas pa­ra nom­brar a su pro­pia mar­ca. Sin em­bar­go, Ta­lia Sa­guier pro­pu­so de­mo­cra­ti­zar el pro­ce­so con la ayu­da de su ma­dre, su ma­ri­do, al­gu­nos ami­gos y los in­ter­nau­tas de una co­mu­ni­dad vir­tual. To­dos co­la­bo­ra­ron pa­ra que pu­die­ran ele­gir una pa­la­bra que pue­da sin­te­ti­zar el va­lor del tra­ba­jo he­cho a mano, dan­do co­mo re­sul­ta­do el muy par­ti­cu­lar na­ming: Po­je­ja­po. Eran los co­mien­zos de su mar­ca, lo que ella lla­ma una mi­ra­da re­sig­ni­fi­ca­da so­bre la ar­te­sa­nía pa­ra­gua­ya.

Tem­pra­na­men­te, la ima­gi­na­ción y el ar­te pu­die­ron tra­ba­jar en si­ner­gia pa­ra con­ver­tir­la en la di­se­ña­do­ra que aho­ra es. “Des­de chi­qui­ti­ta me gus­ta­ron las ma­nua­li­da­des y to­do lo re­la­cio­na­do con la crea­ti­vi­dad. Hi­ce va­rios ta­lle­res en Ar­te & Hobby, en los que pin­té cua­dros al óleo, acua­re­la, acrí­li­co, etc. Tam­bién ha­cía mis pro­pios di­se­ños en ce­rá­mi­ca en mi­nia­tu­ra y los de­co­ra­ba. Re­cuer­do que di­bu­ja­ba ga­ra­ba­tos en to­das las cla­ses que me re­sul­ta­ban abu­rri­das en el co­le­gio; eso sí, me en­can­ta­ba la cla­se de ar­tes plás­ti­cas. Co­mo aman­te de to­do lo nues­tro, siem­pre te­nía el de­seo de in­no­var en lo ar­te­sa­nal de nues­tro país”, repasa la de­sig­ner.

Por vo­ca­ción, a Ta­lia le re­sul­tó na­tu­ral es­tu­diar Di­se­ño In­dus­trial, en el año 2010. Tras un se­mes­tre de cur­sar en la Uni­ver­si­dad de Pa­ler­mo de Bue­nos Ai­res, re­gre­só a Pa­ra­guay pa­ra con­ti­nuar su ca­rre­ra en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Asun­ción. En 2014, y lue­go de dos años de­di­ca­dos ín­te­gra­men­te a la in­ves­ti­ga­ción y ela­bo­ra­ción de un vehícu­lo eléc­tri­co uni­per­so­nal, tam­bién co­no­ci­do co­mo quan­tum, pre­sen­tó su te­sis de gra­do. Es­te es un pun­to re­le­van­te en su tra­yec­to­ria por­que le per­mi­tió te­ner nue­va vi­sión de su ca­rre­ra, que a par­tir de ese en­ton­ces apun­ta al bie­nes­tar co­mún.

Com­pro­me­ti­da con la ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca, en 2013 se fue nue­va­men­te a la Ar­gen­ti­na pa­ra se­guir un Pos­gra­do en Di­se­ño de Cal­za­dos, y más ade­lan­te ob­ten­dría una do­ble ti­tu­la­ción de Más­ter en Di­se­ño y Desa­rro­llo de Pro­duc­to por la ES­de­sign y la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Va­len­cia (VIU) en Bar­ce­lo­na. Su ho­ja de ru­ta pro­si­gue en Can­cún, don­de es­tu­vo vi­vien­do jun­to a su ma­ri­do por opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo. Du­ran­te su es­ta­día en Mé­xi­co, ca­da tan­to iban a Tu­lum. Y, jus­ta­men­te, aquel fue un via­je in­mer­si­vo en las tra­di­cio­nes más pro­fun­das de ese si­tio, las ma­te­rias pri­mas de su en­torno na­tu­ral y sus for­mas ar­te­sa­na­les al ha­cer­se, se trans­for­ma­ron en una usi­na de ideas crea­ti­vas pa­ra Ta­lia. Un tiem­po des­pués re­gre­sa a Pa­ra­guay, con la con­vic­ción de ar­ti­cu­lar una fuer­za em­pren­de­do­ra.

Co­mo apo­lo­gía a la ter­nu­ra, un mes des­pués de em­pe­zar la he­roi­ca aven­tu­ra de ser ma­dre por se­gun­da vez, Ta­lia en sep­tiem­bre da a luz otro pro­yec­to per­so­nal, des­ti­na­do a mos­trar que tan­to en la amal­ga­ma de la téc­ni­ca ar­te­sa­nal co­mo en la ca­li­dad de las ma­te­rias pri­mas se es­con­de el ver­da­de­ro va­lor de los

Ta­lia bus­có una pa­la­bra que pue­da sin­te­ti­zar el va­lor del tra­ba­jo he­cho a mano, dan­do co­mo re­sul­ta­do el muy par­ti­cu­lar na­ming: Po­je­ja­po.

pro­duc­tos lu­jo­sos de su se­llo dis­tin­ti­vo: Po­je­ja­po, aun­que ella ya con­ta­ba con un am­plio ba­ga­je en el di­se­ño de mo­bi­lia­rios, tra­ba­jan­do pa­ra la em­pre­sa Kiosko, es­gri­me la en­tre­vis­ta­da: “El he­cho de que Ale Kelly, due­ña del lo­cal, me ha­ya te­ni­do en cuen­ta, fue su­ma­men­te mo­ti­va­dor de­bi­do a que su tien­da es una oda a los pro­duc­tos na­cio­na­les. Des­de en­ton­ces, las ideas em­pe­za­ron a fluir y ya no pa­ré más”.

EL LU­JO DE LO SUS­TEN­TA­BLE

¿Quién no ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­tar en el pa­tio sen­ta­do en un có­mo­do y que­ri­do si­llón de mim­bre? Po­si­ble­men­te esa idea re­mi­ta a la con­tem­pla­ción de un atar­de­cer, una tar­de de lec­tu­ra ba­jo la pa­rra, o esos mo­men­tos sim­ples pe­ro llenos de en­can­to en al­gún rin­cón del cam­po. Es una re­mem­bran­za a tiem­pos do­ra­dos, en los que es­tos par­ti­cu­la­res mo­bi­lia­rios eran los re­yes de la es­ce­na. De es­tos re­cuer­dos se va­lió Ta­lia Sa­guier pa­ra po­ner ma­nos a la obra, y lo­grar que los mue­bles icó­ni­cos vuel­van a las raí­ces de la au­ten­ti­ci­dad au­pa­da por una hor­na­da de di­se­ños in­no­va­do­res pro­pios.

En su cons­tan­te rein­ven­ción es­té­ti­ca, se­ña­la en el mim­bre blan­co y el co­ci­do, en el bam­bú, el ra­tán, la ma­de­ra de eu­ca­lip­to, y otros ele­men­tos co­mo va­ri­llas de hie­rro, ka­ran­da´y, cue­ro, ye­so, vi­drio, espejo, in­clu­so con te­las que va­rían des­de el lien­zo has­ta la ly­cra, con hi­los de di­fe­ren­tes ti­pos, co­mo las vías más idó­neas pa­ra los vai­ve­nes de su in­ter­pre­ta­ción. La de­cla­ra­ción de amor a los ele­men­tos na­tu­ra­les se plas­ma en una co­lec­ción muy di­ver­sa que con­tem­pla des­de mue­bles y ac­ce­so­rios de­co­ra­ti­vos pa­ra el ho­gar, has­ta ca­pa­zos (bol­sos) y cal­za­dos.

De ma­ne­ra res­pe­tuo­sa con la tra­di­ción lo­cal, de lo he­cho a mano y de los ma­te­ria­les no­bles, Po­je­ja­po po­ne en va­lor la ar­te­sa­nía de lu­jo en Pa­ra­guay. En el prin­ci­pio y en el fi­nal de la ca­de­na de pro­duc­ción es­tá Ta­lia Sa­guier, quien men­cio­na que ca­da pie­za es dis­tin­ta a las de­más, y ca­da una es su­ma­men­te es­pe­cial, ya que la ela­bo­ra­ción es ín­te­gra­men­te ma­nual y ra­zo­na el fac­tor hu­mano co­mo una de sus prio­ri­da­des: “De­trás de ca­da com­po­si­ción, tam­bién es­tá el artesano, que tra­ba­ja con mim­bre, ra­tán y bam­bú; la ar­te­sa­na de ka­ran­da’y, la bor­da­do­ra, el ma­rro­qui­ne­ro y otros co­la­bo­ra­do­res que ponen mu­cho amor y el má­xi­mo de sus es­fuer­zos pa­ra que ca­da ob­je­to pue­da con­tar una nue­va his­to­ria en los ho­ga­res”.

Con es­te es­que­ma –bue­na re­la­ción con los ar­te­sa­nos y los clien­tes, y po­ner­se ella mis­ma en las dos pun­tas del pro­ce­so– Ta­lia ase­gu­ra: “Des­pués de ha­ber via­ja­do y te­ner la opor­tu­ni­dad de aden­trar­me en di­fe­ren­tes cul­tu­ras, con mu­cho or­gu­llo pue­do de­cir que lo nues­tro es úni­co, y no lo cam­bio por na­da. So­mos ex­cep­cio­na­les, lu­cha­do­res y, por so­bre to­do, em­pren­de­do­res que no nos que­da­mos con lo tra­di­cio­nal, sino que sa­li­mos de nues­tro cua­dra­do pa­ra po­der cre­cer y de­mos­trar al mun­do que un país tan chi­co pue­de ser más mba­re­te que cual­quier otro del pri­mer mun­do, o al me­nos eso me gus­ta­ría creer. Por­que no so­lo su­da­mos la ca­mi­se­ta, sino que va­lo­ra­mos to­do lo na­cio­nal, y prue­ba de ello es que to­dos nues­tros tra­ba­jos es­tán re­la­cio­na­dos a la cul­tu­ra pa­ra­gua­ya, des­de el nom­bre, los ma­te­ria­les, los ar­te­sa­nos, y mi­les de com­po­nen­tes más que ha­cen a la mar­ca”.

La his­to­ria de Ta­lia Sa­guier y su em­pren­di­mien­to bien po­dría ser­vir pa­ra ilus­trar un ca­so de éxi­to pa­ra quien de­ci­da apo­yar a la in­no­va­ción de la ma­nu­fac­tu­ra na­cio­nal. Si que­rés sa­ber so­bre sus úl­ti­mas crea­cio­nes, po­drás dis­fru­tar de ellas en su ca­tá­lo­go de tra­ba­jos, dis­po­ni­ble en la fan­pa­ge de Po­je­ja­po en Fa­ce­book, y en su cuen­ta de Ins­ta­gram @po­je­ja­po.py. Tam­bién, se pue­de ha­cer con­sul­tas al (0981) 882-806, o man­dar un mail a ta­lia.lsc@gmail.com.py

La de­cla­ra­ción de amor a los ele­men­tos na­tu­ra­les se plas­ma en una co­lec­ción muy di­ver­sa que con­tem­pla des­de mue­bles y ac­ce­so­rios pa­ra el ho­gar, has­ta ca­pa­zos y cal­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.