Moda: Ves­tí quien sos

Lo más in de es­ta tem­po­ra­da oto­ño-in­vierno trae con­si­go una po­ten­cial re­vo­lu­ción en la for­ma de ex­pre­sar­nos a tra­vés de la moda.

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Ce­ci Ro­jas

En los más re­cien­tes fas­hion shows que se die­ron en lo que va del año, di­se­ña­do­res des­ta­ca­dos de­mos­tra­ron una vez más que lo frí­vo­lo y efí­me­ro pa­só de moda ha­ce ra­to.

Si bien es sa­bi­do que no se pue­de es­qui­var a la tran­si­to­rie­dad del gus­to ni mu­cho me­nos a lo que el mer­ca­do exi­ge, sí se pue­de ser ese espejo en el que se re­fle­je la so­cie­dad en la cual es­ta­mos vi­vien­do.

Los días fríos es­tán eti­que­ta­dos en una tem­po­ra­da del año y es­to pa­sa con di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas que ca­da es­ta­ción en par­ti­cu­lar po­see, al­go que qui­zá no lo sin­ta­mos tan­to en Pa­ra­guay, pues­to que el calor pre­do­mi­na en nues­tra lo­cu­ra cli­má­ti­ca y, por en­de, es­to in­va­de en nues­tra for­ma de ves­tir.

Así es que nue­vas crea­cio­nes sa­len a flo­te pa­ra la tem­po­ra­da oto­ño/in­vierno por par­te de di­se­ña­do­res in­flu­yen­tes; pe­ro en es­te ca­so, en com­pa­ra­ción con la pri­me­ra tem­po­ra­da del año, no en­ca­si­llan a la uti­li­za­ción de cier­tas pren­das con una es­ta­ción del año en par­ti­cu­lar, y so­bre to­do, no la en­ca­si­llan den­tro de un gé­ne­ro. Tra­jes, su­da­de­ras y fal­das van sa­lu­dan­do al mo­ver­se des­de las ca­de­ras de quien lo quie­ra lle­var. ¡Es tiem­po de cam­bios! En la men­te y en el guar­da­rro­pas.

Ha­bla­mos de trans­for­ma­ción, de una cier­ta evo­lu­ción, cre­ci­mien­to y au­to­co­no­ci­mien­to de uno mis­mo, o por lo me­nos ese fue el men­sa­je que dio Ales­san­dro Mi­che­le a la pren­sa du­ran­te la se­ma­na de la moda en Mi­lán, plas­ma­do tam­bién en­tre lí­neas en sus más re­cien­tes di­se­ños: “Vis­ta­mos lo que más nos iden­ti­fi­que y su­mé­mo­nos a la co­rrien­te no gen­der, pa­ra rom­per con pro­to­ti­pos de in­du­men­ta­ria im­pues­tos por la so­cie­dad”.

De al­gu­na ma­ne­ra es­ta co­lec­ción reivin­di­ca la fuer­za del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, am­pli­fi­can­do el tex­to de Don­na Ha­ra­way, “El Ma­ni­fies­to Cy­borg”, en el que la teó­ri­ca afir­ma que no hay na­da na­tu­ral en el he­cho de ser mu­jer que im­pli­que asu­mir un de­ter­mi­na­do rol en una so­cie­dad. Son afinidades po­lí­ti­cas la que la de­fi­nen y con­cep­tua­li­zan. Y así es co­mo Mi­che­le mos­tró com­bi­na­cio­nes que has­ta pa­re­ce­rían im­po­si­bles de uti­li­zar en el día a día. Su­ge­ren­cias que in­clu­yen ma­te­rial de ter­cio­pe­lo y len­te­jue­las, cua­dros in­gle­ses, es­tam­pa­dos flo­ra­les, bom­ber jac­kets y mu­cho, mu­cho bri­llo.

Dior tam­bién su­po re­fle­jar un com­ple­to caos re­la­ti­va­men­te or­de­na­do en sus di­se­ños. Mu­chas lí­neas que ter­mi­na­ron for­man­do cua­dra­dos de co­lo­res bien shoc­king pa­ra los ojos de cual­quier es­pec­ta­dor. Sin du­da, es otra de esas im­por­tan­tes fir­mas que aca­pa­ró la aten­ción de to­dos, pro­po­nien­do com­bi­na­cio­nes ex­ce­si­vas con una bo­ca­na­da de ai­re ochen­to­so. Voi­là! Lo que fal­ta­ba pa­ra con­fir­mar una vez más que, así co­mo en el kar­ma, en la moda to­do vuel­ve. Fal­das es­co­ce­sas, de tiro al­to,

ves­ti­dos con de­ta­lles de fle­cos, bor­las y tra­jes­ra­jes que tie­nen co­mo per­so­na­je prin­ci­pal a cin­to­sin­tos de gran­des he­bi­llas do­ra­das pa­ra re­sal­ta­rar la si­lue­ta, esa fi­gu­ra que cual­quier per­so­na­na evi­den­cia cuan­do se vis­te con una con­fian-nza tal que de­rro­cha ac­ti­tud.

Cuan­do ya no que­dan pa­la­bras or­di­na­rias que ex­pre­sen al­gún men­sa­je, es­tá el ar­te pa­ra cum­plir ese rol. Aquel que se in­ge­nia con la crea­ti­vi­dad lo­gra co­mu­ni­car más co­sas, y las pa­sa­re­las tie­nen aún mu­cho por ex­pre­sar.

Se es­cu­chó tam­bién otro gri­to del po­der fe­me­nino, pe­ro es­ta vez des­de elel es­ce­na­rio de Dior, que se re­mon­tó a 1868, cuan­do las mu­je­res –en su ma­yo­ría– pe­ga­ron­ga­ron el se­gun­do gri­to fe­mi­nis­ta en Pa­rís, lu­chan­doan­do por la igual­dad en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da. Car­te­les de pro­tes­tas con fra­ses co­mo “mi­ni skirts fo­re­ver” (mi­ni­fal­das pa­ra siem­pre)re) y “wo­men’s rights are human rights” (los de­re-de­re­chos de las mu­je­res son de­re­chos hu­ma­nos),nos), jun­to con otros re­cor­tes de pro­tes­tas fe­mi-fe­mi­nis­tas y re­vis­tas de moda de la épo­ca, for­ma-rma- ron un enor­me co­lla­ge en el sa­lón del Mu­sée Ro­din de Pa­rís, que lue­go lu­ció di­se­ño­sos de Ma­ria Gra­zia, pri­me­ra mu­jer al man­do de la ca­sa de moda des­de me­dia­dos de 2016. Pan-Pan­ta­lo­nes de cue­ro es­ti­lo bi­ker, su­da­de­ras blan-blan­cas bá­si­cas con el lo­go de la mar­ca, ma­xi­fal­da­sal­das mul­ti­co­lo­res y bien ju­ga­das con to­na­li­da­de­ses de un mis­mo co­lor, al­gu­nos sa­cos de cor­te rec­to pa­ra equi­pa­rar la lo­cu­ra de los looks, y a su vez mos­trar a la mu­jer mo­der­na del día de hoy, se hi­cie­ron pre­sen­tes en la pa­sa­le­ra.

El ob­je­ti­vo de es­tos des­fi­les es que, al fi­nal, vis­ta­mos ca­da pro­pues­ta con ese to­que de per­so­na­li­dad que a to­dos y a ca­da uno de no­so­tros me­jor nos re­pre­sen­ta. Que po­da­mos ver­las en las ca­lles, don­de con­vi­ven la di­ver­si­dad y los pre­jui­cios. En una so­cie­dad con­ser­va­do­ra, que se abs­tie­ne de mi­rar más allá de los es­te­reo­ti­pos y se li­mi­ta a esa vi­sión bi­na­ria de lo fe­me­nino/mas­cu­lino, acep­tar a una mu­jer ves­ti­da de tra­je con cor­ba­ta, o a un hom­bre con fal­da es al­go to­da­vía le­jano. El po­der de­rri­bar cá­no­nes es­té­ti­cos im­pues­to por otros, y sim­ple­men­te ser, re­cae en ca­da uno de no­so­tros. De lo con­tra­rio, ¿có­mo mos­tra­rías, por me­dio de la moda, la me­jor ver­sión de vos?

Dior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.