FO­TO­GRA­FÍAS CON ALMA

Ma­dre des­de ha­ce tres años y fo­tó­gra­fa des­de ha­ce do­ce, Nath Pla­nás es una re­co­no­ci­da ar­tis­ta na­cio­nal que pue­de ser con­si­de­ra­da co­mo un ejem­plo a se­guir pa­ra mu­chas mu­je­res.

High Class - - HC/ARTE - Por Me­la Ca­bre­ra Fo­to­gra­fías de Nath y Lu­na: Da­niel Aya­la

Su amor por la fo­to­gra­fía na­ce exac­ta­men­te en el año 2005. En su ca­rác­ter ar­tís­ti­co, Nath dis­fru­ta­ba de es­cri­bir poe­mas y pre­ci­sa­ba de imá­ge­nes pa­ra ad­jun­tar a sus es­cri­tos; así es que em­pie­za a pro­du­cir ella mis­ma las fo­to­gra­fías que com­ple­men­ten lo plas­ma­do en pa­la­bras. Es­tan­do en la fa­cul­tad es que con­si­gue su pri­me­ra cá­ma­ra di­gi­tal, allí em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar to­mán­do­se au­to­rre­tra­tos, los cua­les edi­ta­ba ju­gan­do con tex­tu­ras y co­lo­res, apli­can­do en ello sus pri­me­ros co­no­ci­mien­tos en di­se­ño gráfico. En ese tiem­po lle­gó a te­ner su pri­me­ra mu­sa, quien la mo­ti­vó a aden­trar­se más pro­fun­da­men­te en el ar­te de la fo­to­gra­fía, des­cu­brien­do así que es­ta for­ma de ex­pre­sión le sa­lía de una ma­ne­ra ca­si in­na­ta. Eso la lle­vó a to­mar la de­ci­sión de es­tu­diar fo­to­gra­fía pa­ra apren­der a ma­ne­jar una cá­ma­ra re­flex, e ir te­nien­do ca­da vez más una ma­yor no­ción de es­to que le apa­sio­na­ba tan­to. “Has­ta hoy no sé exac­ta­men­te có­mo ha­go lo que ha­go, so­la­men­te sa­le y va mu­tan­do a me­di­da que pa­san los años”, cuen­ta la en­tre­vis­ta­da.

Pe­ro Nath lle­va el ar­te en las ve­nas des­de siem­pre, y an­tes de em­pe­zar con la poe­sía –que la lle­vó a des­cu­brir su ta­len­to pa­ra la fo­to­gra­fía– pin­ta­ba bas­tan­te, por lo que un tiem­po se de­di­có a di­bu­jar. “De he­cho, se­guí tam­bién li­cen­cia­tu­ra en Ar­tes Vi­sua­les. Pe­ro si ten­go que ele­gir, de­fi­ni­ti­va­men­te me que­do con la es­cri­tu­ra”, di­ce.

Con­cen­tra­da prin­ci­pal­men­te en des­per­tar sen­ti­mien­tos, re­cuer­dos, do­lo­res o pla­ce­res a tra­vés de sus fo­tos, Nath bus­ca que ca­da ima­gen ten­ga un alma, y esa es una de las co­sas que la man­tie­ne ac­ti­va y enamo­ra­da de lo que ha­ce. “Ob­via­men­te a to­do ar­tis­ta le en­can­ta­ría vi­vir ne­ta­men­te de su ar­te, pe­ro más allá de lo mo­ne­ta­rio hay cier­ta se­duc­ción en sa­ber que lo que uno ha­ce re­co­rre el mun­do des­per­tan­do sen­sa­cio­nes, y eso es in­va­lua­ble”, ex­pre­sa, y en­fa­ti­za que la gra­ti­fi­ca­ción emo­cio­nal la mue­ve mu­cho más que so­lo ha­cer dinero con sus obras.

Nath es ma­dre de Lu­na, una ni­ña de 3 años a quien in­cul­ca el ar­te des­de muy tem­pra­na edad, y a quien le brin­da to­tal li­ber­tad de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. “Li­be­ré las pa­re­des de mi ca­sa, dán­do­le rien­da suel­ta a los lá­pi­ces y a las cra­yo­las. Le per­mi­to en­su­ciar­se o lle­nar­se de pin­tu­ra y ex­pe­ri­men­tar li­bre­men­te, co­mo lo hi­cie­ron con­mi­go”, cuen­ta Nath.

Si bien la lle­ga­da de Lu­na sig­ni­fi­có un gran cam­bio en la vi­da de Nath, al prin­ci­pio le fue

muy di­fí­cil, pues­to que la ma­ter­ni­dad la lle­vó in­de­fec­ti­ble­men­te a su­mer­gir­se en ella. De pron­to se en­con­tró ha­cien­do fo­tos que no te­nían alma, lo cual fue siem­pre su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción. Nath ex­pli­ca: “Por más que Lu­na al­ber­ga­ba por com­ple­to mis sen­ti­mien­tos, mi ca­be­za y mi co­ra­zón es­ta­ban en otro lu­gar. Pa­só un año y me­dio has­ta que vol­ví a to­car mi cá­ma­ra, y de­fi­ni­ti­va­men­te al­gu­nas co­sas ha­bían cam­bia­do”.

Lu­na mar­có un an­tes y un des­pués en la vi­da ar­tís­ti­ca de Nath. Hoy día sus obras son más tier­nas y cru­das a la vez. Tam­bién son más es­pon­tá­neas. Lu­na fue su pri­mer con­tac­to fuer­te con la ni­ñez, a par­tir de ella pu­do em­pe­zar a ex­pe­ri­men­tar la na­tu­ra­li­dad ca­rac­te­rís­ti­ca de los ni­ños. Si bien si­gue tra­ba­jan­do con fo­tos con­cep­tua­les, des­pués del na­ci­mien­to de Lu­na se ac­ti­vó en Nath el la­do más do­cu­men­tal de la fo­to­gra­fía.

Hoy Lu­na tie­ne 3 años y ama pin­tar y di­bu­jar. Iró­ni­ca­men­te, no se pres­ta mu­cho a que le to­men fo­tos, lo que Nath atri­bu­ye a los ge­nes, ale­gan­do que “tal vez pre­fie­ra es­tar de­trás de la cá­ma­ra y no de­lan­te, co­mo yo”.

EL LE­GA­DO DE UNA MA­DRE AR­TIS­TA

Nath bus­ca de­jar a Lu­na la sen­sa­ción de li­ber­tad y de no te­ner mie­do de ser lo que quie­ra ser, cuan­do lle­gue el mo­men­to de to­mar una de­ci­sión res­pec­to a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. “Me en­can­ta­ría tam­bién que cuan­do Lu­na ten­ga edad su­fi­cien­te, mi ejem­plo pue­da ga­ran­ti­zar­le que se pue­de vi­vir de lo que uno ama, que el ar­te en el país es al­go com­ple­ta­men­te via­ble y va­lo­ra­do”, agre­ga.

Si bien Nath no se en­fo­ca en­te­ra­men­te en co­mer­cia­li­zar sus obras, sí po­de­mos ver­las en sus cuen­tas de Ins­ta­gram o Fa­ce­book, don­de fi­gu­ra co­mo Nath Pla­nás, y en las que tam­bién se en­cuen­tran aque­llas que los in­tere­sa­dos pue­den ad­qui­rir

“High” - pa­ra El Ojo Sal­va­je El éx­ta­sis de co­nec­tar con al­guien.

“Hand­walk” - Se­rie ”Pa­rís" La del­ga­da li­nea en­tre el amor y la so­le­dad.

“Avo” - Se­rie "Maps"

Per­so­nas que ge­ne­ra­ron in­ter­cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en su vi­da.

Sin tí­tu­lo - Se­rie “Do­lo­res sin nom­bre” El do­lor y el va­cío que lle­van en si­len­cio al­gu­nas per­so­nas

“Ki­ki” - Se­rie "Maps" Per­so­nas que ge­ne­ra­ron in­ter­cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.