Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial: Fun­da­ción Ca­sa Cu­na

La Fun­da­ción Ca­sa Cu­na lle­va años acom­pa­ñan­do so­bre­lle­var es­te des­gas­tan­te do­ble ofi­cio

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Ga­brie­la Fa­ri­ña

Lle­gar a tiem­po al tra­ba­jo; el te­mor de que el pe­que­ño se que­de so­lo; o es­tar con la in­cer­ti­dum­bre de lo que le pue­de su­ce­der al ni­ño que se que­dó a car­go de un ex­tra­ño; es­tas son so­lo al­gu­nas de las in­quie­tu­des de mu­chas mu­je­res pa­ra­gua­yas que, en mu­chos ca­sos, de­ben ha­cer ma­la­ba­res pa­ra cum­plir con su do­ble rol. An­te es­te di­fí­cil con­tex­to, la Fun­da­ción Ca­sa Cu­na brin­da he­rra­mien­tas que fa­ci­li­tan la vi­da de las ma­dres tra­ba­ja­do­ras pa­ra que pue­dan de­jar a sus hi­jos e hi­jas en un lu­gar se­gu­ro, don­de apren­dan y se desa­rro­llen mien­tras ellas sa­len a bus­car el sus­ten­to dia­rio.

Ape­nas sa­le el sol, Le­ti­cia (29, ma­dre de tres hi­jos) se alis­ta pa­ra otra jor­na­da la­bo­ral, mo­ti­va­da por el amor que sien­te a ha­cia sus pe­que­ños y con el de­seo de brin­dar­les el sus­ten­to afec­ti­vo y eco­nó­mi­co pa­ra que crez­can fe­li­ces. Su día a día es pa­re­ci­do al de otras mu­je­res que de­ben con­se­guir un re­fu­gio se­gu­ro pa­ra que no se que­den so­los mien­tras sa­len a tra­ba­jar. Es el ca­so de es­ta jo­ven ma­dre, quien al ha­blar del di­fí­cil pro­ce­so de em­ba­ra­zo que su­frió en car­ne pro­pia se le hu­me­de­cen los ojos. Ella cuen­ta que le cos­tó mu­cho la idea de des­ape­gar­se de su hi­jo me­nor, Fran­co, que aho­ra tie­ne un año y seis me­ses. “Es que si él llo­ra­ba se me par­tía el co­ra­zón, no po­día con­te­ner­me, llo­ra­ba tres ve­ces más”, con­fie­sa.

En pleno quie­bre per­so­nal que pro­ta­go­ni­zó por la cri­sis en la em­pre­sa en don­de es­ta­ba em­plea­da, no se que­dó con los bra­zos cru­za­dos y se pu­so co­mo ob­je­ti­vo en­con­trar un me­jor lu­gar, y aho­ra tra­ba­ja en la ca­sa de una fa­mi­lia. Pe­ro que­da­ba pen­dien­te en­con­trar un si­tio pa­ra res­guar­dar a su ni­ño, que le pue­da brin­dar las aten­cio­nes que su hi­jo re­quie­re y que es­té al al­can­ce de sus po­si­bi­li­da­des. Así fue co­mo lle­gó has­ta Ca­sa Cu­na, una fun­da­ción que se en­fo­ca y pro­mue­ve el cui­da­do de la pri­me­ra in­fan­cia, a fin de ga­ran­ti­zar el desa­rro­llo y el cre­ci­mien­to ín­te­gro de ni­ños y ni­ñas pro­ve­nien­tes de fa­mi­lias so­cio­eco­nó­mi­ca­men­te des­fa­vo­re­ci­das.

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA

En el año 1942, el doc­tor Car­los San­ti­via­go de­ci­de cum­plir el anhelo de ayu­dar a diez mu­je­res de buen co­ra­zón, co­mo es hoy Le­ti­cia. De es­te no­ble ges­to de amor na­ce la Fun­da­ción Ca­sa Cu­na, que en el pre­sen­te cons­ti­tu­ye un Cen­tro de Aten­ción In­te­gral a la Pri­me­ra In­fan­cia, asis­tien­do a ni­ños y ni­ñas de en­tre 6 me­ses a 5 años de edad. Hoy, mu­chas fa­mi­lias, en­tre ellas mu­chas mu­je­res sol­te­ras, son be­ne­fi­cia­das con es­ta op­ción pa­ra se­guir con sus la­bo­res. Se­gún da­tos pro­veí­dos por la mis­ma fun­da­ción, las mu­je­res que asis­ten a la ca­sa cen­tral ge­ne­ral­men­te se de­di­can al tra­ba­jo do­més­ti­co. Mien­tras que las per­so­nas que asis­ten a la su­cur­sa­les 2 y 3 –que se en­cuen­tran so­bre la ca­lle Aza­ra 1432 y He­rre­ra 1437, res­pec­ti­va­men­te–, se de­di­can a la ven­ta de pro­duc­tos va­rios en las ca­lles; y aque­llas que asis­ten a la Fun­da­ción Ca­sa Cu­na 4, ubi­ca­da en en el ba­rrio Tri­ni­dad, se de­di­can al re­ci­cla­do y ser­vi­cio do­més­ti­co.

En pa­la­bras de Ali­cia Mon­ge­lós, miem­bro del De­par­ta­men­to Pro­gra­má­ti­co de Fun­da­ción Ca­sa Cu­na “Dr. Car­los San­ti­via­go”, las ma­dres sol­te­ras se ven en la obli­ga­ción a tra­ba­jar has­ta más de 8 ho­ras dia­rias con el fin de cu­brir sus ne­ce­si­da­des, de­bi­do a que la aten­ción que ne­ce­si­tan los ni­ños en pri­me­ra in­fan­cia es muy cos­to­sa y no tie­nen el apo­yo en la crian­za, ni en el as­pec­to mo­ne­ta­rio. Por eso es que la fun­da­ción tie­ne co­mo prio­ri­dad a ma­dres sol­te­ras.

Por su par­te, el De­par­ta­men­to Pe­da­gó­gi­co de la Fun­da­ción –ex­pli­ca Ali­cia– se ocu­pa de que los ni­ños, ni­ñas y sus fa­mi­lias for­men una ba­se só­li­da pa­ra su desa­rro­llo en los pri­me­ros años de vi­da. Por es­te mo­ti­vo, se bus­ca ga­ran­ti­zar el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to ín­te­gro de los ni­ños y ni­ñas pro­ve­nien­tes de fa­mi­lias en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, cons­tru­yen­do de for­ma co­lec­ti­va las po­si­bi­li­da­des que ge­ne­ren un fu­tu­ro me­jor en el Pa­ra­guay, don­de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des no sea so­la­men­te pa­ra un sec­tor de la so­cie­dad, sino pa­ra to­dos y to­das.

Te­nien­do en cuen­ta los re­qui­si­tos, Le­ti­cia se postuló pa­ra ac­ce­der al ser­vi­cio, y en oc­tu­bre de 2017 em­pie­za el pro­ce­so de ve­ri­fi­ca­ción

De es­te no­ble ges­to de amor na­ce la Fun­da­ción Ca­sa Cu­na, que en el pre­sen­te cons­ti­tu­ye un Cen­tro de Aten­ción In­te­gral a la Pri­me­ra In­fan­cia, asis­tien­do a ni­ños y ni­ñas de en­tre 6 me­ses a 5 años de edad.

por par­te de la Fun­da­ción. Des­de su apro­ba­ción, Le­ti­cia ca­mi­na dia­ria­men­te una ho­ra de día y otra de no­che pa­ra de­jar y traer a Fran­co de la guar­de­ría, en don­de per­ma­ne­ce des­de las 06.30 has­ta las 15.00 o 16.00 ho­ras, de­pen­dien­do de su tra­ba­jo. Des­de su ex­pe­rien­cia, las in­quie­tu­des se di­si­pa­ron en el ca­mino: “Cuan­do lle­vo a mi hi­jo me sue­lo fi­jar en su sem­blan­te, por­que con­si­de­ro que es el re­fle­jo de có­mo se es­tá sin­tien­do, y me tran­qui­li­za ver a mi hi­jo que, al de­jar su bol­so, son­ría al ver a las tías del ho­gar sa­lu­dán­do­le, eso me da la pau­ta de que es­tá en bue­nas ma­nos”.

“Pa­ra mí, Ca­sa Cu­na es co­mo un ca­nal y un apo­yo muy im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo de mi hi­jo, quien aho­ra es­tá en puer­tas de una ci­ru­gía, y es­tá te­nien­do las aten­cio­nes que ne­ce­si­ta”, tes­ti­mo­nia la jo­ven ma­dre acer­ca de su per­cep­ción de Ca­sa Cu­na, que en­tre otras ac­cio­nes brin­da ser­vi­cios co­mo, por ejem­plo: Plan nu­tri­cio­nal –que in­clu­ye cin­co co­mi­das dia­rias de lu­nes a vier­nes–; Es­ti­mu­la­ción opor­tu­na y Edu­ca­ción ini­cial; Aten­ción mé­di­ca pe­diá­tri­ca; Va­cu­na­ción pre­ven­ti­va; Tra­ta­mien­to an­ti­pa­rá­si­tos; Pro­vi­sión de pa­ña­les y Ar­tícu­los de hi­gie­ne.

Ade­más, el ho­gar atien­de a los re­que­ri­mien­tos so­cia­les, cog­ni­ti­vos y afec­ti­vos, rea­li­zan­do reunio­nes se­gún la ne­ce­si­dad con ma­dres, pa­dres y/o en­car­ga­dos. Acom­pa­ñan­do al pro­ce­so de crian­za, rea­li­za cons­tan­te­men­te ta­lle­res de for­ma­ción pa­ra los mis­mos tu­to­res, así co­mo cur­sos de al­fa­be­ti­za­ción pa­ra pa­dres y ma­dres. En cuan­to al am­bien­te del ho­gar, los ni­ños y ni­ñas se en­cuen­tran di­vi­di­dos por sa­la se­gún su edad evo­lu­ti­va. To­das las per­so­nas que se en­cuen­tran tra­ba­jan­do en la ins­ti­tu­ción son per­so­nas ca­pa­ci­ta­das en sus respectivas áreas, y tra­ba­jan en con­jun­to pa­ra ali­via­nar la mo­chi­la de historias de du­ras que car­gan mu­chas mu­je­res va­lien­tes que sa­len a la ba­ta­lla dia­ria por la so­bre­vi­ven­cia

Ade­más, el ho­gar atien­de a los re­que­ri­mien­tos so­cia­les, cog­ni­ti­vos y afec­ti­vos, rea­li­zan­do reunio­nes se­gún la ne­ce­si­dad con ma­dres, pa­dres y/o en­car­ga­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.