Coaching: De­jan­do Hue­llas

La im­por­tan­cia del rol de las ma­dres

High Class - - HC/CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co

Me con­ta­ba una pa­cien­te días atrás: “Mi día es muy agi­ta­do, me le­van­to tem­prano, pre­pa­ro a los ni­ños pa­ra ir la es­cue­la, voy al tra­ba­jo, bus­co a los ni­ños, pre­pa­ro la ce­na, la­vo ro­pa, lla­mo a mi ma­dre pa­ra sa­lu­dar­la, veo mi se­rie y lue­go duer­mo. Así trans­cu­rren mis días, se­ma­nas, me­ses y años”. Las mu­je­res de hoy desem­pe­ña­mos mu­chos ro­les. Es­to, si lo ges­tio­na­mos mal, pue­de pro­du­cir una so­bre­car­ga a nues­tras ener­gías. ¿Te­nés idea de cuán­tos ro­les desem­pe­ñás hoy? Si tu­vie­ras que ha­cer un ran­king de ellos, ¿cuá­les se­rían los tres pri­me­ros? Y en es­ta ca­te­go­ría, ¿cuán­ta de­di­ca­ción le das a eso que de­cís que te im­por­ta? Ho­nes­ta­men­te, ¿có­mo te sen­tís con es­tos ro­les hoy?

La ma­ter­ni­dad, por ejem­plo, es un rol. Hay mu­je­res que quie­ren ser ma­dres, otras son ma­dres sin que­rer­lo. Al­gu­nas mu­je­res adop­tan hi­jos, so­bri­nos o mas­co­tas que son co­mo sus hi­jos. Es­to es al­go que po­de­mos ana­li­zar des­de di­ver­sas aris­tas:

- Pri­me­ro so­mos hi­jas, y des­pués so­mos ma­dres. ¿Có­mo fue o es mi re­la­ción con mi pro­pia ma­dre? ¿Qué co­sas de ella ten­go hoy? ¿Sa­né las he­ri­das que pu­do ha­ber ge­ne­ra­do esa re­la­ción? ¿De qué ma­ne­ra hon­ro a mi ma­dre hoy?

- Al ser la ma­ter­ni­dad un rol más de las mu­je­res, ¿có­mo me sien­to hoy con es­te rol? ¿Qué cla­se de ma­dre es­toy sien­do pa­ra mis hi­jos? ¿Qué co­sas de mi pro­pia ex­pe­rien­cia aún no he su­pe­ra­do? ¿Quie­ro su­pe­rar­las? ¿Pue­do ha­cer­lo so­la o ne­ce­si­ta­ré de al­guien que me acom­pa­ñe en es­te pro­ce­so?

- Al asu­mir va­rios ro­les es nor­mal que uno de ellos pue­da es­tar des­cui­da­do. No so­mos per­fec­tas, so­lo en el ci­ne vi­vió la Mu­jer Ma­ra­vi­lla. Así que re­co­no­cer esa li­mi­ta­ción y acep­tar (sí, acep­tar) que nos equi­vo­ca­mos, nos des­en­fo­ca­mos y nos aban­do­na­mos, pue­de ayu­dar­nos a ha­cer las pa­ses con nues­tros di­ver­sos ro­les y co­nec­tar­nos más con nues­tra esen­cia de ser mu­jer.

- “Ma­dre hay una so­la”, di­ce un fa­mo­so re­frán, y no hay na­da más cier­to. La ma­dre que te­ne­mos es la que la vi­da nos re­ga­ló. Acep­tar­la in­te­gral­men­te y ser fe­li­ces con ella es la cla­ve. Ca­da uno de no­so­tros ne­ce­si­ta­mos pro­ce­sar nues­tra re­la­ción ma­dre-hi­ja, des­me­nu­zar a la re­la­ción pa­ra en­ten­der­la y va­lo­rar­la. En otras pa­la­bras, ha­cé tu pro­pio pro­ce­so de re­co­no­cer tu pro­pio víncu­lo con tu ma­dre, ya tus hi­jos se en­car­ga­rán de ha­cer lo pro­pio con­ti­go.

- La ma­dre que so­mos es la que de­ci­di­mos ser. Es­te rol nos brin­da la opor­tu­ni­dad de, si que­re­mos, de­ci­dir qué ma­má que­re­mos ser. En pri­mer lu­gar des­de el au­to­co­no­ci­mien­to y la ela­bo­ra­ción del víncu­lo pri­ma­rio (con nues­tra pro­pia ma­dre) has­ta las de­ci­sio­nes que to­ma­mos en nues­tro cre­ci­mien­to co­mo per­so­nas, in­vo­lu­crán­do­nos en nues­tro pro­ce­so y sien­do cons­cien­tes de los pa­sos que da­mos.

Una pa­cien­te so­lía de­cir­me que los pa­dres te­ne­mos la cul­pa de to­do; yo le re­tru­ca­ba di­cién­do­le que los pa­dres no so­mos cul­pa­bles, pe­ro sí so­mos res­pon­sa­bles de lo que ge­ne­ra­mos en nues­tros hi­jos. Es por eso que es im­por­tan­te en­ten­der la im­por­tan­cia de las hue­llas que de­ja­mos en ellos.

Siem­pre es bueno re­fle­xio­nar so­bre no­so­tros mis­mos pa­ra po­der cam­biar y cre­cer. La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca nues­tra es la li­ber­tad, y so­mos li­bres de cons­truir las re­la­cio­nes que que­re­mos. ¡Y qué re­la­ción más im­por­tan­te pue­de ha­ber que la que nos une con nues­tra ma­dre, la que nos dio y nos tra­jo a la vi­da! La re­la­ción pri­me­ra, la ba­se de to­das. Te in­vi­to a que te co­nec­tes con tu ma­dre y con tu ser ma­dre, que pue­das sa­nar y amar, que seas li­bre y ple­na; pe­ro so­bre to­do que re­cuer­des cuán­to po­dés que­rer­te pa­ra que­rer a los de­más. Por­que al fi­nal, ma­dre y amor van jun­tos des­de el ini­cio has­ta el fi­fi­nal

Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bí a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.