Psi­co­lo­gía: Ma­ter­ni­dad y Fe­mi­nis­mo mo

Edu­can­do nue­vas mas­cu­li­ni­da­des

High Class - - HC/CONTENIDO - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

Fe­mi­nis­ta es quien­quie­ra que re­co­noz­ca la igual­dad y la ple­na hu­ma­ni­dad en mu­je­res y hom­bres.

Glo­ria Stei­nem (fe­mi­nis­ta y ac­ti­vis­ta po­lí­ti­ca)

Mu­chas ma­dres te­ne­mos la idea de que criar des­de el fe­mi­nis­mo sig­ni­fi­ca borrar el ce­les­te y el ro­sa­do de nues­tras vi­das, anu­lar Dis­ney Chan­nel del de­co­di­fi­ca­dor pa­ra que los cuen­tos de prin­ce­sas de­jen de con­fi­gu­rar la men­te de nues­tros hi­jos e hi­jas, pa­ra que así pue­dan des­ple­gar una per­so­na­li­dad equi­ta­ti­va y de respeto mu­tuo, li­bres de es­te­reo­ti­pos y eti­que­tas. Pe­ro no, esa no es la so­lu­ción. Tam­po­co exis­ten ga­ran­tías de que, si “fu­mi­ga­mos” el en­torno cer­cano de to­do signo de ma­chis­mo, cual ae­des aegy­pti –a tra­vés de opi­nio­nes sar­cás­ti­cas, crí­ti­cas cons­truc­ti­vas, alec­cio­na­do­ras (o ful­mi­nan­tes) a los co­men­ta­rios y cos­tum­bres aso­cia­das a to­da for­ma de dis­cri­mi­na­ción–, las co­sas fue­ran a cam­biar en un fu­tu­ro in­me­dia­to, ya que te­ne­mos el pa­triar­ca­do he­ge­mó­ni­co ins­ta­la­do en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo des­de ha­ce cin­co si­glos. Lo cier­to es que es­te es un mo­men­to tras­cen­den­tal y de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra to­das las mu­je­res, ya que he­mos con­quis­ta­do un pro­ta­go­nis­mo don­de nues­tra pa­la­bra tie­ne un po­der con­ci­lia­dor y ge­ne­ra­dor de cri­te­rio en to­das las es­fe­ras, em­pe­zan­do por no­so­tras mis­mas. Te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de des­apren­der aque­llos es­ti­los ca­du­cos he te­ro ca­pi­ta­lis­ta sen los que nos sen­tía­mos se­gu­ras pa­ra criar “ma­chos y hem­bras”, pe­ro es­to hoy en día ya no pue­de so­bre­vi­vir.

UN PRO­BLE­MA, DOS SO­LU­CIO­NES

La lu­cha del fe­mi­nis­mo por la igual­dad de gé­ne­ro tie­ne dos fo­cos que aten­der: con­quis­tar y na­tu­ra­li­zar de­re­chos, pe­ro tam­bién tie­ne el com­pro­mi­so de con­fi­gu­rar a tra­vés de la edu­ca­ción y las cos­tum­bres; en las ins­ti­tu­cio­nes, en la fa­mi­lia, en la so­cie­dad ¡y has­ta en el dis­cur­so!, a los nue­vos hom­bres que van a co­exis­tir con nue­vas mu­je­res que ya no es­tán su­pe­di­ta­das a es­ti­los pa­triar­ca­les. Si no se sin­cro­ni­zan es­tos cam­bios, el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer pue­de con­ver­tir­se en una ame­na­za, ya que las mu­je­res va­mos a se­guir con­quis­tan­do es­pa­cios, pe­ro los hom­bres que no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra en­ten­der es­ta nue­va ver­sión fe­me­ni­na pue­den sen­tir­se ver­da­de­ra­men­te in­ti­mi­da­dos, y qui­zá es­ta sea la ex­pli­ca­ción a tan­ta vio­len­cia con­tra las mu­je­res hoy en día. Es una ecua­ción pro­por­cio­nal­men­te pe­li­gro­sa, por­que mien­tras más nos em­po­de­ra­mos, al­gu­nos hom­bres si­guen pen­san­do que es­tos de­re­chos no nos co­rres­pon­den y con­si­de­ran que de­ben “de­fen­der­se”, cas­ti­gar o eli­mi­nar esas “osa­días del se­xo dé­bil”, o que de­ben con­fron­tar con otros hom­bres que mi­li­tan por el fe­mi­nis­mo; to­do es­to por­que no fue­ron ac­tua­li­za­dos o cu­ra­dos de su ig­no­ran­cia, em­pe­zan­do por la crian­za, que es don­de ma­dres y pa­dres so­mos res­pon­sa­bles de brin­dar edu­ca­ción y re­con­fi­gu­ra­ción.

En es­te nue­vo ho­ri­zon­te, es ne­ce­sa­rio re­cal­cu­lar las ru­tas a se­guir pa­ra en­ca­mi­nar una crian­za li­ga­da al fe­mi­nis­mo sin que los hom­bres se sien­tan des­pla­za­dos ni ame­na­za­dos, sino acom­pa­ña­dos en es­te tran­si­tar li­bre del for­ma­to del cual tam­bién son víc­ti­mas, y en don­de tam­bién se en­cuen­tran su­pe­di­ta­dos a un des­tino atra­ve­sa­do y de­ter­mi­na­do por el gé­ne­ro. Em­pe­zar a cons­truir con­jun­ta­men­te so­cie­da­des en don­de la por­ta­ción bio­ló­gi­ca no de­ter­mi­ne qué pro­fe­sión ni qué tra­ba­jo po­de­mos ele­gir –ni có­mo per­ci­bir la se­gu­ri­dad, los de­re­chos y las obli­ga­cio­nes, los sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes, los ta­len­tos y las po­ten­cia­li­da­des– es vin­cu­lar a hom­bres y mu­je­res más allá del cuer­po con el que han na­ci­do. Es­te cam­bio es ne­ce­sa­rio y ur­gen­te pa­ra que las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes vi­van li­bres de fe­mi­ni­ci­dios, dis­cri­mi­na­ción, so­me­ti­mien­to y do­mi­na­ción, co­sas ho­rri­bles que en pleno si­glo XXI to­da­vía opri­men al ser hu­mano, muy a pe­sar de las con­quis­tas y evo­lu­cio­nes a las que he­mos lle­ga­do.

AC­TI­VAN­DO EL GPS FE­MI­NIS­TA

Las ma­dres de va­ro­nes sa­be­mos lo di­fí­cil que re­sul­ta criar a los hi­jos, más aún en Pa­ra­guay, co­mo en to­do La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de el ma­chis­mo es na­tu­ra­li­za­do y reivin­di­ca­do en ca­da es­qui­na. Fra­ses co­mo “no llo­res por­que sos hom­bre” –di­cha con tan­ta fa­ci­li­dad, co­mo el “bue­nos días”– ha­cen que ser hom­bre, so­bre to­do ni­ño, en una so­cie­dad co­mo la nues­tra, li­mi­te su cre­ci­mien­to y ter­mi­ne por que­brar­los emo­cio­nal­men­te. Te­ne­mos una en­ci­clo­pe­dia de in­for­ma­ción y no­cio­nes so­bre có­mo ale­jar a las ni­ñas del pa­triar­ca­do, pe­ro ¿y a los va­ro­nes? El pa­triar­ca­do ofre­ce una con­cep­ción de hom­bre que se si­gue en ma­sa. Des­de el fút­bol obli­ga­to­rio has­ta la can­ti­dad de con­quis­tas, lo­grar anu­lar las op­cio­nes im­pues­tas pa­ra de­mos­trar que se es­tá ha­cien­do lo in­di­ca­do pa­ra ins­ta­lar­los en el pro­to­ti­po de “ma­cho do­mi­nan­te”, es to­do un desafío y una lu­cha a con­tra­co­rrien­te, si es que es ver­dad que no nos iden­ti­fi­ca­mos con esas u otras pro­pues­tas he­re­da­das. En su li­bro Amor o do­mi­na­ción, los es­tra­gos del pa­triar­ca­do de Lau­ra Gut­man, di­ce: “Quie­nes vi­vi­mos en las gran­des ciu­da­des es­ta­mos acos­tum­bra­dos a cir­cu­lar por au­to­pis­tas. Las ele­gi­mos por­que son ru­tas se­gu­ras, pro­ba­das, tes­tea­das y, por otra par­te, to­do el mun­do con­du­ce por allí. Si al­guien nos su­gie­re que sal­ga­mos del ca­mino y tran­si­te­mos por al­gu­na ca­lle de tie­rra que se en­cuen­tre cer­ca, po­cos ele­gi­ría­mos esa op­ción. Por­que ten­dría­mos que ir len­ta­men­te, se­ría me­nos se­gu­ro y bas­tan­te más im­pre­ci­so. Pa­ra ha­cer­lo ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos es­ta­bles emo­cio­nal­men­te, y tam­bién con­tar con un es­ti­lo de

La lu­cha del fe­mi­nis­mo por la igual­dad de gé­ne­ro tie­ne dos fo­cos que aten­der: con­quis­tar y na­tu­ra­li­zar de­re­chos.

vi­da li­bre. Cuan­do se tra­ta de víncu­los hu­ma­nos –y más es­pe­cí­fi­ca­men­te de los víncu­los con ni­ños, den­tro de los cua­les los adul­tos so­mos res­pon­sa­bles de ellos– es­to es muy no­to­rio. Pa­ra no arries­gar­nos, de­ci­di­mos ha­cer lo que ha­cen to­dos. In­clu­so pa­gan­do el pre­cio de la des­per­so­na­li­za­ción de no­so­tros mis­mos”.

Mu­chas de no­so­tras he­mos pa­sa­do por vi­ven­cias fa­mi­lia­res en don­de he­mos no­ta­do la su­til o evi­den­te di­fe­ren­cia del tra­to es­pe­cial que re­ci­ben los va­ro­nes en la crian­za. Des­de la edu­ca­ción de in­de­pen­den­cia y li­ber­tad fren­te a to­do aque­llo que deseen ha­cer, y des­de la au­to­no­mía de sus cuer­pos, has­ta las sim­ples ta­reas del ho­gar o el cui­da­do de los her­ma­nos. Es­tos y mu­chos otros tra­tos y cos­tum­bres de­ter­mi­nan y con­fi­gu­ran quie­nes so­mos hoy; pe­ro tam­bién, si no to­ma­mos con­cien­cia y no nos ani­ma­mos a sa­lir de la au­to­pis­ta de la “se­gu­ri­dad”, lo va­mos a se­guir per­pe­tuan­do en el ma­ña­na. Las ma­dres po­de­mos des­apren­der es­tos es­ti­los de crian­za y pre­fe­ren­cias que in­cons­cien­te­men­te im­po­ne­mos en la co­ti­dia­nei­dad del ho­gar, y es­to no sig­ni­fi­ca sub­es­ti­mar nin­gún rol, sino abra­zar la igual­dad a tra­vés de la ge­nui­na li­ber­tad de ele­gir có­mo vi­vir in­de­pen­dien­te­men­te al gé­ne­ro, sin que es­to pre­su­pon­ga una apo­lo­gía a nin­gu­na ideo­lo­gía o elec­ción se­xual.

CRIAR DES­DE EL FE­MI­NIS­MO, NO DES­DE EL HEMBRISMO

El hembrismo es lo opues­to al ma­chis­mo, es el des­pre­cio o dis­cri­mi­na­ción ha­cia los hom­bres. Criar des­de el fe­mi­nis­mo no im­pli­ca de­mo­ni­zar lo mas­cu­lino. Tam­po­co adop­tar sus cua­li­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas “do­mi­na­do­ras o ti­rá­ni­cas” es si­nó­ni­mo ni ga­ran­tía de con­se­guir sus de­re­chos, al con­tra­rio, criar des­de el fe­mi­nis­mo im­pli­ca acer­car­los a nues­tra ener­gía y a nues­tro es­ti­lo de con­vi­ven­cia; las mu­je­res no ve­mos a los de­más co­mo enemi­gos a de­rro­tar o ven­cer, no cria­mos des­de la com­pe­ten­cia ni des­de la acu­mu­la­ción de pa­tri­mo­nio a tra­vés del so­me­ti­mien­to. So­mos ge­ne­ra­do­ras –li­te­ra­les y sim­bó­li­cas– de her­man­dad, so­li­da­ri­dad y ve­mos a las ad­ver­si­da­des co­mo desafíos que en­ri­que­cen nues­tras exis­ten­cias. No con­di­cio­na­mos el amor a los hi­jos por los erro­res, les alen­ta­mos a mos­trar siem­pre la me­jor ver­sión de sí mis­mos, en­se­ña­mos sin hu­mi­llar. Las so­cie­da­des ma­triar­ca­les se ca­rac­te­ri­zan por dis­pen­sar es­ta ener­gía com­pa­si­va y ma­ter­nal, y con esa ener­gía po­de­mos des­ple­gar en nues­tras fa­mi­lias, y en nues­tro am­bien­te de tra­ba­jo, la do­sis de fe­mi­nis­mo ge­nuino que fal­ta en el mun­do. Nues­tro po­der co­mo ma­dres fe­mi­nis­tas es el de ins­ta­lar es­ti­los de re­la­cio­na­mien­tos po­si­ti­vos y coo­pe­ra­ti­vos, ya sea con la pa­re­ja, con em­plea­dos, je­fes, ami­gos o con fa­mi­lia­res. Po­de­mos crear nue­vas for­mas de acuer­dos en don­de to­dos pue­dan dar su opi­nión sin je­rar­quías. La crian­za en la igual­dad no de­be de es­tar te­ñi­da de ven­gan­za o de re­sen­ti­mien­to, es­to se­ría el eterno re­torno al mis­mo ar­gu­men­to por el cual ya he­mos si­do víc­ti­mas, pe­ro que, las­ti­mo­sa­men­te, mu­chas per­so­nas con­fun­den y ter­mi­nan iden­ti­fi­ca­das con el es­ti­lo de su enemi­go (el pa­triar­ca­do) que hu­mi­lla, blas­fe­ma, pro­fa­na, bus­ca enemi­gos a quie­nes ven­cer y ge­ne­ra es­ta­dos bé­li­cos en don­de ga­nar y vul­ne­rar a los más dé­bi­les.

Es cier­to, no po­de­mos blin­dar a nues­tros hi­jos de los dis­cur­sos y las cos­tum­bres se­xis­tas que abun­dan en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en las re­des, en las le­tras de las mú­si­cas, en los clu­bes, co­le­gios, ve­ci­nos, fa­mi­lia­res, etc. Fra­ses co­mo “te­nés que bus­car la ne­na pa­ra no que­dar­te so­la”, o “mi ma­ri­do se mue­re por el va­rón” son ejem­plos di­mi­nu­tos que forman par­te de la in­men­sa mi­to­lo­gía ma­chis­ta co­lec­ti­va que si­gue vi­gen­te. Pe­ro sí po­de­mos ge­ne­rar cri­te­rios; eli­mi­nan­do eti­que­tas so­bre gus­tos y pre­fe­ren­cias de acuer­do con el gé­ne­ro, co­mo las ma­te­má­ti­cas o las cien­cias, el ar­te o la li­te­ra­tu­ra, la com­pe­ten­cia o la em­pa­tía. Tam­po­co po­de­mos sen­tir­nos fra­ca­sa­das si nues­tras hi­jas aman el ro­sa­do y an­he­lan ca­sar­se y te­ner mu­chos hi­jos, o si nues­tros nues­tros hi­jos va­ro­nes bus­can ser cam­peo­nes de rugby o bo­xeo, y no quie­ren la­var los pla­tos. Sim­ple­men­te, ha­ga­mos nues­tra ta­rea y de­je­mos que nues­tro ejem­plo ha­ga el res­to, así, ellos po­drán de­ci­dir, des­de una li­ber­tad ge­nui­na, qué ta­len­tos des­ple­gar y ha­cia dón­de en­ca­mi­nar sus vi­das, eman­ci­pa­dos de los pre­jui­cios, pe­ro su­je­tos a un de­seo de respeto y to­le­ran­cia ha­cia los de­más y ha­cia sus elec­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.