El mun­do y sus es­qui­nas: His­to­ria de amor ma­ter­nal

Una his­to­ria de amor ma­ter­nal y au­xi­lio moral

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

En es­te ma­yo de pa­tria y ma­dre, me pa­re­ce va­lio­so ren­dir ho­me­na­je a una mu­jer que, sin ser ma­má, des­de muy jo­ven su­po ser una ejem­plar ma­dre co­ra­je.

Es­ta es la his­to­ria de Ire­na Send­ler, una his­to­ria de amor ma­ter­nal y au­xi­lio moral inigua­la­ble. Ire­na hoy es re­cor­da­da co­mo el “Án­gel de Var­so­via”, o “Ma­dre de los ni­ños del Ho­lo­caus­to”, por ha­ber lle­va­do a ca­bo la ti­tá­ni­ca ta­rea de res­ca­tar a na­da me­nos que 2.500 ni­ños ju­díos de un gue­to en Po­lo­nia, que de lo con­tra­rio hu­bie­ran su­cum­bi­do a las ga­rras del odio y de la muer­te.

Has­ta ha­ce muy po­co, no ha­bía tras­cen­di­do mu­cho su his­to­ria in­ter­na­cio­nal­men­te. Pe­ro un gru­po de es­tu­dian­tes de Kan­sas que ha­cía un es­tu­dio so­bre el Ho­lo­caus­to ju­dío, por ca­sua­li­dad se to­pó con el nom­bre de es­ta mu­jer po­la­ca, y así sa­lió a la luz su in­creí­ble ha­za­ña. Ire­na ya era una an­cia­ni­ta cuan­do sal­tó a la pren­sa glo­bal su ima­gen.

Ell na­ció en Po­lo­nia en 1910, en el seno de un ho­gar ca­tó­li­co. Era hi­ja de un mé­di­co re­co­no­ci­do y des­de muy pe­que­ña fue cria­da en va­lo­res de jus­ti­cia y to­le­ran­cia. Su pa­dre fue su me­jor ejem­plo: él con­tra­jo el ti­fus al tra­tar a pa­cien­tes ju­díos que ha­bían si­do re­cha­za­dos por otros co­le­gas mé­di­cos. Cuan­do el pa­pá de Ire­na mu­rió, fue­ron los pro­pios lí­de­res de la co­mu­ni­dad ju­día quie­nes se ofre­cie­ron a cos­tear los es­tu­dios de la ni­ña huér­fa­na. En­ton­ces Ire­na se for­mó y se con­vir­tió en tra­ba­ja­do­ra so­cial y en­fer­me­ra. Cuan­do Ale­ma­nia in­va­dió Po­lo­nia en 1939, Ire­na tra­ba­ja­ba en los co­me­do­res co­mu­ni­ta­rios de la ciu­dad.

En 1942 los na­zis crea­ron un gue­to en Var­so­via. A Ire­na le con­mo­vió pro­fun­da­men­te las con­di­cio­nes in­hu­ma­nas en que es­ta­ban vi­vien­do los ju­díos. In­me­dia­ta­men­te se unió al Con­se­jo pa­ra la Ayu­da de los Ju­díos y se vol­vió ac­ti­vis­ta. Con­si­guió iden­ti­fi­ca­cio­nes de la ofi­ci­na sa­ni­ta­ria –que se en­car­ga­ba de lu­char con­tra en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas–, y con esos pa­ses, apro­ve­chan­do que los ale­ma­nes te­nían mie­do que la en­fer­me­dad se pro­pa­ga­ra, Ire­na tu­vo ac­ce­so al gue­to y a sus ha­bi­tan­tes. Lle­va­ba siem­pre un bra­za­le­te con la es­tre­lla de Da­vid, co­mo signo de so­li­da­ri­dad y pa­ra no lla­mar la aten­ción. Muy pron­to em­pe­zó a con­tac­tar a las fa­mi­lias y se ofre­ció a la ries­go­sa ta­rea de sa­car a sus hi­jos del gue­to. Los pa­dres de­ses­pe­ra­dos, sa­bían que sus ni­ños mo­ri­rían si se que­da­ban en ese si­tio, y mu­chos ac­ce­die­ron a la ayu­da de Ire­na y del gru­po de ac­ti­vis­tas que tra­ba­ja­ba con ella.

A lo lar­go de un año y me­dio de la­bor ries­go­sa e inago­ta­ble, Ire­na con­si­guió res­ca­tar a más de 2.500 ni­ños por dis­tin­tos me­dios: pri­me­ro, sa­cán­do­los en am­bu­lan­cias co­mo víc­ti­mas de ti­fus, y lue­go, pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas, los es­con­día en sa­cos, ces­tos de ba­su­ra, ca­jas de he­rra­mien­tas, car­ga­men­tos de mercancías, bol­sas de pa­pas y has­ta en ataú­des pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo.

Ade­más de sal­var­los, a Ire­na le preo­cu­pa­ba que los ni­ños pu­die­ran con­ser­var sus iden­ti­da­des. Que­ría que, cuan­do cre­cie­ran, pu­die­ran re­cu­pe­rar sus nom­bres, sus fa­mi­lias, sus historias per­so­na­les. A pe­sar del do­ble ries­go que im­pli­ca­ba te­ner evi­den­cia en sus ma­nos, ar­mó un ar­chi­vo con los nom­bres de los ni­ños res­ca­ta­dos y sus nue­vas iden­ti­da­des.

A lo lar­go de un año y me­dio de la­bor ries­go­sa e inago­ta­ble, Ire­na con­si­guió res­ca­tar a más de 2.500 ni­ños ju­díos de un gue­to en Po­lo­nia.

En 1943, los na­zis la de­tu­vie­ron y la lle­va­ron a la cár­cel don­de fue bru­tal­men­te tor­tu­ra­da. Ella era la úni­ca que sa­bía los nom­bres y di­rec­cio­nes de las fa­mi­lias que al­ber­ga­ban ni­ños ju­díos. La úni­ca que te­nía el ar­chi­vo. A pe­sar de los abu­sos que su­frió, ja­más pu­die­ron sa­car­le un nom­bre. Frus­tra­dos sus cap­to­res, de­ci­die­ron con­de­nar­la a muer­te. Mien­tras es­pe­ra­ba re­sig­na­da­men­te su eje­cu­ción, ba­jo un col­chón de pa­ja de su cel­da en­con­tró una es­tam­pa de Je­sús Mi­se­ri­cor­dio­so que de­cía: “Je­sús, en ti con­fío”. Co­mo era una mu­jer de fe, nun­ca se des­pe­gó de la es­tam­pa. Mien­tras es­pe­ra­ba su muer­te, un sol­da­do ale­mán la lle­vó pa­ra un “in­te­rro­ga­to­rio adi­cio­nal” el día que iban a ase­si­nar­la, pe­ro al sa­lir la sol­tó y le gri­tó en po­la­co: “¡Co­rre!”. An­te la sor­pre­sa, Ire­na co­rrió des­orien­ta­da y es­tu­pe­fac­ta. Su­po des­pués que los miem­bros del Mo­vi­mien­to de Ayu­da a los Ju­díos, ha­bían con­se­gui­do sal­var­le la vi­da a tra­vés de ese sol­da­do. Ese día, su nom­bre apa­re­ció en la lis­ta de los eje­cu­ta­dos. Pa­ra los na­zis es­ta­ba muer­ta. Pe­ro Ire­na con­ti­nuó tra­ba­jan­do ba­jo un nom­bre falso. Por las du­das, de­ci­dió co­lo­car sus lis­tas con los nom­bre de los ni­ños en dos fras­cos de vi­drio y los en­te­rró en el jar­dín de su ve­ci­na pa­ra ase­gu­rar­se que lle­ga­rían a las ma­nos in­di­ca­das si ella mo­ría.

Tu­vo la suer­te de so­bre­vi­vir a la gue­rra, y fue ella mis­ma quien des­en­te­rró los fras­cos y le en­tre­gó sus no­tas al doc­tor Adol­fo Ber­man, pri­mer pre­si­den­te del Co­mi­té de Sal­va­men­to de los Ju­díos Su­per­vi­vien­tes. La­men­ta­ble­men­te, gran par­te de las fa­mi­lias de los ni­ños que se sal­va­ron ha­bían pe­re­ci­do en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis. Los ni­ños co­no­cían a Ire­na so­lo por su nom­bre cla­ve, “Jo­lan­ta”, pe­ro más ade­lan­te, cuan­do su fo­to sa­lió en el pe­rió­di­co lue­go de ser pre­mia­da por sus ac­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias du­ran­te la gue­rra, sus hi­jos em­pe­za­ron a re­co­no­cer­la.

En no­viem­bre de 2003, el pre­si­den­te de Po­lo­nia le otor­gó la más al­ta dis­tin­ción ci­vil de Po­lo­nia cuan­do la nom­bró Da­ma de la Or­den del Águi­la Blan­ca. Ire­na te­nía en­ton­ces 93 años. Fue acom­pa­ña­da a la ce­re­mo­nia por su fa­mi­lia y por una de las ni­ñas res­ca­ta­das. Tam­bién re­ci­bió el tí­tu­lo de Jus­ta en­tre las Na­cio­nes y el de Ciu­da­da­na Ho­no­ra­ria de Israel, ade­más de ha­ber si­do no­mi­na­da en 2007 pa­ra el Pre­mio No­bel de la Paz. Cuan­do fue re­co­no­ci­da con to­dos es­tos ho­no­res, Ire­na ex­pre­só: “A mí me cria­ron en la creen­cia de que las per­so­nas de­ben ser au­xi­lia­das cuan­do es­tán su­frien­do, más allá de las pa­trias y re­li­gio­nes. Los ni­ños ju­díos fue­ron las víc­ti­mas más in­de­fen­sas de la ideo­lo­gía na­zi. Es­tos ac­tos fue­ron la jus­ti­fi­ca­ción de mi exis­ten­cia en la tie­rra, no un tí­tu­lo pa­ra re­ci­bir la glo­ria”.

Con esa hu­mil­dad tan gran­de, ejem­plo de amor y co­ra­je, ter­mino es­tas lí­neas hon­ran­do a es­ta gran ma­dre. ¡Fe­liz día pa­ra to­das!

Si que­rés con­tac­tar co con Bea, es­cri­bí a co co­men­ta­rios@high­class.com.py el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.