Pa­sión he­re­da­da: Mar­ga­ri­ta y Pao­laa Irún; y Pa­bli­na Fa­ri­ña y Emi Lez­cano

De ma­dre a hi­ja

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Ga­brie­la Fa­ri­ña

Es­tas du­plas de mu­je­res tie­nen al­go que las une más allá del la­zo afec­ti­vo: la sin­to­nía en gus­tos y pasiones com­par­ti­das. Des­de la in­fan­cia, las com­pa­ñe­ras de re­to­ños, con­vi­ven el ofi­cio de sus pro­ge­ni­to­ras. Co­mo pri­vi­le­gia­das ob­ser­va­do­ras, apren­die­ron los se­cre­tos de la vo­ca­ción de sus ma­dres, y hoy bri­llan con luz pro­pia en sus res­pec­ti­vos ám­bi­tos.

MAR­GA­RI­TA Y PAO­LA IRÚN

Sus ini­cios en el mun­do de la ac­tua­ción no son for­tui­tos. De­lan­te de una gran ac­triz, en pri­me­ra fi­la hay una ma­dre o una hi­ja brin­dan­do su apo­yo. “Des­de muy ni­ña, mi ma­dre, aman­te de la poe­sía y del tea­tro, acom­pa­ñó con sa­bi­du­ría y vi­sión mi for­ma­ción ar­tís­ti­ca, des­de mi de­but a los 8 años en el es­ce­na­rio del Tea­tro Mu­ni­ci­pal. Des­de ese día, has­ta hoy, gra­cias a Dios con­ti­núo con es­ta pa­sión que la vi­da me re­ga­ló”, re­me­mo­ra Mar­ga­ri­ta Irún, una de las pro­ta­go­nis­tas de Las He­re­de­ras, lar­go­me­tra­je re­cien­te­men­te di­ri­gi­do por Mar­ce­lo Mar­ti­nes­si, lau­rea­do con dos Osos de Pla­ta en el fes­ti­val de Ber­lín (Ale­ma­nia).

Sien­do pro­ta­go­nis­ta de más de 100 obras he­chas en más de 50 años de es­ce­na­rio, Mar­ga­ri­ta Irún, quien ade­más for­mó par­te de los elen­cos del Ateneo Pa­ra­gua­yo, del New York Sha­kes­pea­re y del Ar­le­quín Tea­tro, es re­co­no­ci­da co­mo Maes­tra del Ar­te, Hi­ja Di­lec­ta y Ciu­da­da­na Ilus­tre de la Ciu­dad, tí­tu­los otor­ga­dos por el Cen­tro Cul­tu­ral de la Re­pú­bli­ca El Ca­bil­do y la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción, res­pec­ti­va­men­te. Egre­sa­da de la Es­cue­la de Ar­te Dra­má­ti­co Al­ber­to Wi­lliams de Bue­nos Ai­res (Ar­gen­ti­na), en Pa­ra­guay fun­dó la Es­cue­la de Tea­tro M. I., don­de se desem­pe­ña co­mo pro­fe­so­ra su­pe­rior de de­cla­ma­ción. Asi­mis­mo, fue di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal de Ar­te (IMA) y ac­tual­men­te es­tá a car­go del Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Asun­ción.

Hay pa­pe­les que acom­pa­ñan y abra­zan su his­to­ria per­so­nal de una ma­ne­ra ge­nui­na, tan­to co­mo el he­cho de ser ma­dre. “Siem­pre he que­ri­do ver a mis hi­jas cer­ca de mí, en el es­ce­na­rio, y la vi­da me re­ga­ló po­der tra­ba­jar con am­bas en más de una oca­sión. Hoy, Ta­nia es­tá mo­men­tá­nea­men­te au­sen­te del Tea­tro. Pao­la, en cam­bio, ya es una ar­tis­ta ple­na­men­te con­sa­gra­da, con­si­de­ra­da una re­fe­ren­te im­por­tan­te de su ge­ne­ra­ción, des­ta­cán­do­se co­mo ac­triz, maes­tra, dra­ma­tur­ga y di­rec­to­ra de tea­tro en Nue­va York.

“Siem­pre he que­ri­do ver a mis hi­jas cer­ca de mí, en el es­ce­na­rio, y la vi­da me re­ga­ló po­der tra­ba­jar con am­bas en más de una oca­sión”. Mar­ga­ri­ta Irún

De­más es­tá de­cir que soy una ma­dre or­gu­llo­sa de dos hi­jas exi­to­sas”, di­ce Mar­ga­ri­ta.

Por otra par­te, la pa­sión por las ta­blas en Pao­la Irún na­ce en su in­fan­cia, mi­ran­do a su ma­má des­de las bam­ba­li­nas. Pe­ro las ca­rre­ras de am­bas han ad­qui­ri­do una di­ná­mi­ca un po­co dis­tin­ta: “Me to­mó un tiem­po lar­go el po­der re­con­ci­liar­me con la idea de ha­bi­tar el mis­mo mun­do que ella, por­que lo con­si­de­ra­ba mu­cha pre­sión. Tra­ba­jé diez años en te­le­vi­sión y en au­dio­vi­sual, y fue des­pués de eso re­cién que de­ci­do de­di­car­me al tea­tro, des­de otro lu­gar. Es de­cir, siem­pre bus­qué un ti­po de tea­tro que no era el que yo es­ta­ba acos­tum­bra­da. Ade­más, siem­pre sen­tí la ne­ce­si­dad de al­go más que la ac­tua­ción, es por eso que lo mío pa­sa por la crea­ción. Me for­mé afue­ra en tea­tro mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, lo que fue de­ci­si­vo pa­ra crear mi com­pa­ñía, des­de don­de ex­plo­ro otras ra­mas ade­más de la ac­tua­ción, co­mo la di­rec­ción y la dra­ma­tur­gia”.

Co­mo si de una pe­lí­cu­la de fic­ción se tra­ta­se, los re­cuer­dos de la in­fan­cia y los sue­ños re­cu­rren­tes de Pao­la la con­du­cen a una travesía en bus­ca de su ver­da­de­ra iden­ti­dad, que siem­pre ter­mi­na vol­vien­do al pun­to de par­ti­da. “Me di cuen­ta que el tea­tro en sí es lo mío, la ac­tua­ción es so­lo un es­la­bón más. Ese des­cu­bri­mien­to se da tras ha­ber lu­cha­do mu­cho en con­tra, y cuan­do me di cuen­ta de que ya no po­día en­ce­rrar esa ne­ce­si­dad, es que de­ci­do de­di­car­me al tea­tro por com­ple­to y de­jar mis otros tra­ba­jos. Me cos­tó mu­chí­si­mo, no fue fá­cil en­trar a un mun­do don­de mi ape­lli­do ya rei­na­ba por mi ma­má, y siem­pre se asu­mió que so­mos las dos igua­les, que ha­ce­mos lo mis­mo, que pen­sa­mos igual. De he­cho, la san­gre no es agua, pe­ro te­ne­mos dis­tin­tos ca­mi­nos. Ha­cer­me va­ler por mí mis­ma siem­pre fue muy im­por­tan­te pa­ra mí”, im­pri­me Pao­la.

Ade­más de ser ac­triz, di­rec­to­ra y dra­ma­tur­ga, con 20 años so­bre el es­ce­na­rio tan­to na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal, Pao­la Irún es li­cen­cia­da en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Se gra­duó en La Es­cue­la Tea­tro M.I. en el año 2000, y unos años más tar­de hi­zo el Master In Fi­ne Arts en Tea­tro Mul­ti­dis­ci­pli­na­rio en el Sa­rah Law­ren­ce Co­lle­ge, en Nue­va York, sien­do be­ca­ria Ful­bright del go­bierno ame­ri­cano. Des­de ha­ce

“El ha­ber vi­vi­do de­trás su­yo en una épo­ca en que no era tan bien vis­to ha­cer tea­tro, don­de in­clu­so en mi círcu­lo es­cu­cha­ba co­men­ta­rios pe­yo­ra­ti­vos acer­ca de ser ac­triz. Mi ma­dre me trans­mi­tió esa for­ta­le­za ne­ce­sa­ria pa­ra con­ti­nuar”. Pao­la Irún

ocho años es di­rec­to­ra en Bo­rra­dor… Tea­tro en Cons­truc­ción, com­pa­ñía cul­tu­ral crea­da por ella mis­ma. Y al igual que su ma­dre, com­par­te los po­de­res pro­fé­ti­cos de la do­cen­cia.

LA HE­RE­DE­RA

Mar­ga­ri­ta, quien es ins­pi­ra­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ac­to­res y ac­tri­ces, con­fie­sa que tra­ba­jar con su su­ce­so­ra no es un asun­to sen­ci­llo: “Pues su mi­ra­da, ob­via­men­te, no es so­lo co­mo ac­triz, sino al mis­mo tiem­po, es la de una di­rec­to­ra. Eso la ha­ce muy exi­gen­te y per­fec­cio­nis­ta, apun­tan­do opi­nión y vi­sión so­bre lo que ob­ser­va en el otro, en el pro­ce­so de en­sa­yos. Me cos­tó acep­tar­lo, pues ella desa­rro­lla una téc­ni­ca di­fe­ren­te, pe­ro me he ido acos­tum­bran­do a es­to, con­si­de­ran­do y re­co­no­cien­do, or­gu­llo­sa y fe­liz­men­te, que ha lo­gra­do su­pe­rar­me”.

Pa­ra Pao­la, to­dos sus co­no­ci­mien­tos, en cuan­to a la esen­cia de exis­tir en un es­ce­na­rio, vie­nen de su men­to­ra. La pa­sión, la en­tre­ga, la dis­ci­pli­na, la for­ma­ción, to­do vie­ne de ella. “El ha­ber vi­vi­do de­trás su­yo en una épo­ca en que no era tan bien vis­to ha­cer tea­tro, co­mo los 70 y los 80, en ple­na dic­ta­du­ra, don­de in­clu­so en mi círcu­lo es­cu­cha­ba co­men­ta­rios pe­yo­ra­ti­vos acer­ca de ser ac­triz. Mi ma­dre me trans­mi­tió esa for­ta­le­za ne­ce­sa­ria pa­ra con­ti­nuar”.

Y re­fuer­za: “Has­ta hoy día en cier­tos am­bien­tes uno si­gue es­cu­chan­do: ‘¿Y vi­vís de eso?’. Se si­gue con­si­de­ran­do a la ac­tua­ción co­mo al­go que no es un tra­ba­jo co­mo cual­quier otro, sino un pa­sa­tiem­po, un hobby, o al­go que cual­quie­ra pue­de ser. Cual­quie­ra que sea ‘na­tu­ral’ y que no sea tan tí­mi­do, sino desen­vuel­to, pue­de ac­tuar. Los tiem­pos cam­bia­ron, se­gu­ro que sí, me­nos mal, y es­pe­ro si­gan cam­bian­do, pe­ro no ir pa­ra atrás. To­da es­ta vi­ven­cia, y el ejem­plo de ella, me en­se­ñó a amar más el tea­tro y a abra­zar el he­cho de que me de­di­co a es­to. Soy es­to a tiem­po com­ple­to”.

Ha­ce más de 10 años, am­bas com­par­tie­ron es­ce­na­rio en la obra Ce­ni­zas de­solla­das de Glo­ria Muñoz, en el Ar­le­quín Tea­tro, ba­jo la di­rec­ción de Jo­sé Luis Ar­dis­so­ne. En una es­ce­na, a Pao­la le co­rres­pon­día ha­cer un des­nu­do com­ple­to. Al fi­nal del mo­nó­lo­go, Mar­ga­ri­ta, en su per­so­na­je, de­be acer­car­se a ella pa­ra cu­brir­la. Pe­ro hay co­sas que per­ma­ne­cen tras bam­ba­li­nas: “Nos pe­leá­ba­mos mu­cho por­que ella no me de­ja­ba ter­mi­nar el mo­nó­lo­go co­mo te­nía que ser, sino que en­tra­ba an­tes de la mar­ca pa­ra po­der cu­brir­me más rá­pi­do, pa­ra que no es­té des­nu­da tan­to tiem­po. Yo ne­ce­si­ta­ba ter­mi­nar el mo­nó­lo­go, y a ve­ces in­clu­so en es­ce­na ya era la pe­lea, for­ce­jeá­ba­mos: ella pa­ra tra­tar de cu­brir­me y yo pa­ra em­pu­jar­la y con­ti­nuar. Su­pon­go que su ins­tin­to de ma­dre de cui­dar­me es más fuer­te que el de ac­triz-co­le­ga ha­cien­do una es­ce­na. Es que, en esa si­tua­ción, los ca­bles se cru­zan y se te mez­cla to­do”, re­co­no­ce Pao­la.

Pe­ro es­te epi­so­dio no es la ex­cep­ción en su his­to­ria. En otro mo­men­to, Pao­la co­men­ta que, ha­ce un par de años, mien­tras en­sa­ya­ba Ra­mo­na Que­bran­to, di­ri­gi­da por Hu­go Ro­bles, tam­bién pro­ta­go­ni­za­ron un con­flic­to real. “No soy tu hi­ja, soy una ac­triz”, la de­cía a los gri­tos. Des­de su mi­ra­da, esas si­tua­cio­nes ex­tre­mas se pro­du­cen por el he­cho de com­par­tir tam­bién la mis­ma pa­sión, lo cual con­si­de­ra co­mo al­go sen­ci­lla­men­te ma­ra­vi­llo­so. Y ter­mi­na di­cien­do: “Esas pe­leas no son ta­les, sino que son co­mo par­te de nues­tra ru­ti­na dia­ria, pe­ro es­to es ab­so­lu­ta­men­te nor­mal pa­ra no­so­tras”.

PA­BLI­NA FA­RI­ÑA Y EMI LEZ­CANO

El olor a chi­pa es un via­je a los re­cuer­dos. Es­te es el sím­bo­lo que se par­te y se com­par­te en es­ta me­sa fa­mi­liar. Bas­ta­rá evo­car las recetas de la abue­la, los do­min­gos en fa­mi­lia y el va­lor del tra­ba­jo pa­ra com­pren­der el pa­ra­dig­ma que las hi­zo acree­do­ras del éxi­to. Ellas son Pa­bli­na Ma­ria­na Fa­ri­ña Gi­mé­nez y Emi­lia Chan­tal Lez­cano Fa­ri­ña, hi­ja y nie­ta de do­ña Fe­li­cia­na de Fa­ri­ña, quie­nes son pro­ta­go­nis­tas y par­tí­ci­pes de la pro­duc­ción del no­ble ali­men­to que re­pre­sen­ta to­da una tra­di­ción en el fol­clo­re na­cio­nal.

Co­mo hi­lo de la his­to­ria, la anéc­do­ta que cuen­tan las he­re­de­ras es que do­ña Fe­li­cia­na de Fa­ri­ña, oriun­da de Caa­cu­pé, la ar­te­sa­na que in­dus­tria­li­zó la tra­di­cio­nal chi­pa, em­pe­zó la ru­ta de su pro­duc­to gol­pean­do puer­tas y abrien­do ca­mi­nos. Co­mo en sus ini­cios no ha­bía co­lec­ti­vos, de­bía ca­mi­nar has­ta Ypa­ca­raí, don­de to­ma­ba el tren que la con­du­cía has­ta la ciu­dad ca­pi­tal. “Di­ce que car­ga­ba sus chi­pas en ca­rre­ta y ella ve­nía de­trás, o sea que pro­te­gía sus mercancías más que a ella mis­ma”, re­la­ta con asom­bro y ter­nu­ra Pa­bli­na Fa­ri­ña, una de sus cua­tro hi­jas.

Pa­bli­na apren­dió a vi­vir con su ma­dre en la co­ci­na, don­de trans­cu­rre la ma­yor par­te de su tiem­po. Y co­mo prue­ba de que la chi­pera se na­ce y se ha­ce, da la ca­sua­li­dad que el te­rreno que do­ña Fe­li­cia­na ad­qui­rió ha­ce 68 años pa­ra ins­ta­lar su ne­go­cio –en tiem­pos en que flo­re­cía su clien­te­la en Asun­ción– es pre­ci­sa­men­te el lu­gar don­de ella na­ció. Allí, en el co­ra­zón del Mer­ca­do 4, el ne­go­cio con­ti­núa prós­pe­ro y al man­do de la des­cen­den­cia. Ac­tual­men­te, la mar­ca cuen­ta con 19 pun­tos de ven­ta en Asun­ción y Área Me­tro­po­li­ta­na, y ca­si to­das son mu­je­res que ca­pi­ta­nean el bu­que in­sig­nia.

Con una am­plia son­ri­sa, la hi­ja de Pa­bli­na Fa­ri­ña re­me­mo­ra, con mu­cho afec­to, una es­ce­na fa­mi­liar: “Re­cuer­do que cuan­do era ni­ña lo má­xi­mo eran las fies­tas de Pas­cuas, por­que mi ma­má me da­ba los hue­vos y yo me que­da­ba, has­ta al­tas ho­ras de la no­che, ha­cien­do unos di­bu­ji­tos pa­ra que des­pués sean ex­hi­bi­dos en la ros­ca de Pas­cua que ella ha­cía. Y en Se­ma­na San­ta, co­mo es la épo­ca de más ven­tas, to­dos nos íba­mos a tra­ba­jar des­de chi­qui­ti­tos”.

Mien­tras nos de­lei­ta­mos con unas de­li­cio­sas chi­pas, Emi­lia, quien es di­se­ña­do­ra de pro­fe­sión y chi­pera co­ra­zón, nos cuen­ta que adop­tó la co­ci­na co­mo un mo­de­lo de vi­da des­de la cu­na, y re­su­me su ru­ti­na en un afo­ris­mo con­tun­den­te: “¡Vi­vo más en la fá­bri­ca que en mi ca­sa!”. La ra­zón de ser de su pa­sión por la gas­tro­no­mía es la ad­mi­ra­ción que sien­te ha­cia su abue­la por su en­tre­ga, amor y por cons­truir un ca­mino con eco. Pa­ra hon­rar la tra­di­ción gas­tro­nó­mi­ca fa­mi­liar y si­guien­do los an­he­los de su co­ra­zón, Emi­lia de­ci­dió desa­rro­llar un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar que com­bi­na pa­sión y tra­di­ción.

Co­mo su nom­bre lo di­ce, La He­ren­cia es una ca­fe­te­ría bou­ti­que que rin­de un poé­ti­co ho­me­na­je a la abue­la, se­gún nos ex­pli­ca su crea­do­ra: “A los 20 años, es­tan­do en la fa­cul­tad, tu­ve la opor­tu­ni­dad de abrir mi pri­mer lo­cal de Hi­jas de Fe­li­cia­na de Fa­ri­ña. Pe­ro tam­bién te­nía el de­seo de pro­po­ner al­go es­pe­cial, co­mo un tri­bu­to a mi abue­la. Un día, cuan­do iba a bus­car a mi ma­má de la fá­bri­ca, en el ca­mino pa­sé fren­te a una ca­sa, y co­mo si fue­ra un amor a pri­me­ra vis­ta, me di­go: ¡es­ta es! En ese mo­men­to sen­tí que en­con­tré el lu­gar ideal don­de cons­truir ese sue­ño, cu­ya im­pron­ta jus­ta­men­te re­mi­te a los años 50, épo­ca en la que mi abue­la lle­ga­ba a la ciu­dad pa­ra rea­li­zar un hi­to en la his­to­ria fa­mi­liar”.

“En­con­tré el lu­gar ideal don­de cons­truir ese sue­ño, cu­ya im­pron­ta jus­ta­men­te re­mi­te a los años 50, épo­ca en la que mi abue­la lle­ga­ba a la ciu­dad pa­ra rea­li­zar un hi­to en la his­to­ria fa­mi­liar”. Emi Lez­cano

La con­se­cuen­cia de es­te exi­to­so em­pren­di­mien­to de Emi­lia es que com­par­te aún más tiem­po con su me­jor ami­ga, Pa­bli­na, quien con la mano en el co­ra­zón y un bri­llo par­ti­cu­lar ilu­mi­nan­do sus ojos, mi­ró a su hi­ja y di­jo: “Me sien­to tan fe­liz y or­gu­llo­sa que con­ti­nué una tra­di­ción fa­mi­liar muy lin­da, co­mo es el tra­ba­jo que me de­ja­ron mis pa­dres. En es­pe­cial por el amor y la crea­ti­vi­dad que Emi­lia po­ne a to­do lo que emprende”. Y su hi­ja con­ti­núa: “Con su for­ma de vi­vir en sí, ella es un ejem­plo. Creo que su me­jor en­se­ñan­za es la li­ber­tad que me dio de apren­der a no li­mi­tar­me pa­ra apren­der y em­pren­der”.

Y si bien tra­ba­jan jun­tas, en ca­da jor­na­da ha­cen un es­pa­cio en el día pa­ra ha­blar de la vi­da, y los do­min­gos am­bas co­ci­nan pas­tas. Co­mo es de in­tuir, en una fa­mi­lia don­de abun­dan las chi­pas, “aquí to­do el tiem­po se co­me chi­pa, a cual­quier ho­ra”, re­ve­la son­rien­te Pa­bli­na, a lo que Emi­lia asien­te con una mi­ra­da cóm­pli­ce. El es­ti­lo de vi­da de am­bas se ba­sa en las recetas de do­ña Fe­li­cia­na, de las que aquí Pa­bli­na re­ve­la uno de sus sabios con­se­jos: “Ma­má de­cía ‘ re­ja­pó­ta re­ja­po kuaa ro­guái­cha’” (vas a ha­cer co­mo si fue­ra que sabés ha­cer). Con su fe in­que­bran­ta­ble en Dios, ella lo pri­me­ro que de­cía an­te to­do es: “¡Sí, se pue­de! Siem­pre nos de­cía ‘ te­nés que ha­cer con se­gu­ri­dad, te tie­ne que sa­lir, no des la vuel­ta’”.

El le­ga­do de Fe­li­cia­na, in­ven­to­ra de las fa­mo­sas chi­pi­tas y las tra­di­cio­na­les mer­me­la­das de gua­ya­ba, va cru­zan­do ge­ne­ra­cio­nes, lle­gan­do a los bis­nie­tos. Y jus­ta­men­te, tam­bién lle­gó a al­guien que, a pe­sar de su cor­ta edad, ya es­tá tra­ba­jan­do ar­dua­men­te pa­ra ga­nar­se un lu­gar­ci­to en el ofi­cio fa­mi­liar: Joa­quín Ta­vei­ra Lez­cano (11), el hi­jo de Emi­lia.

“Él es­tá es­tu­dian­do gas­tro­no­mía, y me di­ce que an­tes de abrir su ne­go­cio en Pa­ra­guay quie­re via­jar por el mun­do co­ci­nan­do y en­ri­que­cién­do­se con ex­pe­rien­cias”, re­la­ta con­ten­ta su ma­má. “Es to­do un crí­ti­co. Cuan­do va al res­tau­ran­te, y al de­gus­tar la co­mi­da, me sue­le de­cir: ‘mmm... abu, ¡qué ri­co!’; y le sue­le lla­mar al chef pa­ra fe­li­ci­tar por su tra­ba­jo”, cuen­ta la ma­má gua­su, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la ter­nu­ra que ejer­ce la pe­que­ña pro­me­sa de la fa­mi­lia

“Me sien­to tan fe­liz y or­gu­llo­sa que con­ti­nué una tra­di­ción fa­mi­liar muy lin­da, co­mo es el tra­ba­jo que me de­ja­ron mis pa­dres”. Pa­bli­na Fa­ri­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.