Fas­hion News

Un len­gua ver­ná­cu­la ma­ter­nal

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

A ve­ces sien­to que las ma­dres ve­ni­mos equi­pa­das con un ta­len­to des­co­mu­nal pa­ra desa­rro­llar pro­gre­si­va­men­te el ar­te del plagueo. Pa­re­ce que ya du­ran­te la ges­ta­ción, a la par que cre­ce el em­brión, las hor­mo­nas van ha­cien­do al­go con la len­gua que le ha­cen ga­nar des­tre­za y agi­li­dad. Y en­ci­ma, las ma­dres pa­ra­gua­yas so­mos el do­ble de ta­len­to­sas pa­ra es­te ar­te, ya que so­mos na­tu­ral­men­te bi­lin­gües, y el plagueo nos sa­le flui­di­to en dos idio­mas.

Una de las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes del plagueo se pro­du­ce con la pa­la­bra chá­ke. EL cha­quis­mo se desa­rro­lla cuan­do los ni­ños pe­que­ños em­pie­zan a ga­tear y dar sus pri­me­ros pa­sos. Las ma­dres pa­ra­gua­yas de­ci­mos chá­ke a nues­tros hi­jos apro­xi­ma­da­men­te unas 100 ve­ces por día. “Chá­ke no me­tas tu de­do en el en­chu­fe que te va a ha­cer na­ná”; “Chá­ke no va­yas a co­rrer por el pa­tio que te va pi­car el den­gue, mi hi­jo”; y así su­ce­si­va­men­te. A me­di­da que nues­tros hi­jos em­pie­zan a ex­plo­rar sus pe­que­ños mun­dos do­més­ti­cos, no­so­tras nos va­mos dan­do cuen­ta de to­dos los pe­li­gros que les ace­chan, y los chá­kes em­pie­zan a fluir a bor­bo­to­nes.

Des­de ese mo­men­to, y pro­gre­si­va­men­te a me­di­da que au­men­tan nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, au­men­ta nues­tro ta­len­to pa­ra el plagueo. Pe­ro es en la ado­les­cen­cia don­de ver­da­de­ra­men­te per­fec­cio­na­mos el ar­te de vo­ci­fe­rar que­jas al in­fi­ni­to de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal. Los hi­jos ado­les­cen­tes nos dan a to­das las ma­dres un PHD ho­no­ris cau­sa en Plagueo Pro­fe­sio­nal. Po­dría­mos in­clu­so agre­miar­nos de lo ta­len­to­sas que nos vol­ve­mos. Es co­mo si nues­tras len­guas co­bra­ran vi­da pro­pia y se de­di­ca­ran to­do el día a de­cla­mar pla­gueos al uni­ver­so.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que nues­tros hi­jos en la ado­les­cen­cia no es que se vuel­van más re­bel­des por las hor­mo­nas, sino que es­tán ver­da­de­ra­men­te po­dri­dos de no­so­tras. Lle­van es­cu­chan­do 14 años nues­tros pla­gueos. Ima­gí­nen­se lo que es es­cu­char des­de los 4 años: “Lle­vá la tri­co­ti­ta por si re­fres­ca. ¿Me es­cu­chas­te, Ma­ría Inés? ¡Lle­vá te di­go!”; o “¡Ata­já­te­que fuer­te, mi hi­jo, de tu bi­ci!”; “¡Po­ne­te el cas­co, ya te di­je que uses el cas­co has­ta en el pa­tio que te po­dés ma­tar!”. Evi­den­te­men­te lle­gan a la ado­les­cen­cia con el ce­re­bro re­fri­to de tan­to es­cu­char pla­gueos ma­ter­nos, y co­mo ya se sien­ten au­to­su­fi­cien­tes to­man la de­ci­sión de ig­no­rar­nos de­li­be­ra­da­men­te, lo que ge­ne­ra un círcu­lo vi­cio­so en el cual nues­tro ta­len­to pa­ra el plagueo se ve po­ten­cia­do con­si­de­ra­ble­men­te.

Du­ran­te la ado­les­cen­cia de nues­tros hi­jos, el plagueo es co­mo un don de len­guas que

Lo pa­ra­dó­ji­co es que nues­tros hi­jos en la ado­les­cen­cia no es que se vuel­van más re­bel­des por las hor­mo­nas, sino que es­tán ver­da­de­ra­men­te po­dri­dos de no­so­tras.

bro­ta es­pon­tá­nea­men­te. A es­tas al­tu­ras ya com­po­ne­mos pla­gueos en ri­ma, en­ca­de­na­dos o en ver­so li­bre. Le em­pe­za­mos a gri­tar to­das nues­tras ver­da­des a nues­tros hi­jos, o a quien quie­ra es­cu­char­nos, ya que te­ne­mos mu­chí­si­mo pa­ra desaho­gar.

An­te cual­quier ofen­sa, de­sidia o desafío por par­te de nues­tros críos, in­ha­la­mos pro­fun­do y, en vez de re­la­jar­nos, ex­ha­la­mos una ca­ta­ra­ta de pa­la­bras irre­pe­ti­bles que em­pie­za siem­pre por el nom­bre com­ple­to, por­que en es­te mo­men­to nues­tros hi­jos de­jan de te­ner di­mi­nu­ti­vos ca­ri­ño­sos: Au­re­li­to pa­sa a ser Au­re­lio Jo­sé Juan An­drés Ca­ba­lle­ro, y Va­len pa­sa a ser Va­len­ti­na Ale­jan­dra García. Mien­tras ar­ti­cu­la­mos cla­ra­men­te ca­da uno de los nom­bres que le di­mos al na­cer –y que ellos so­lo usan cuan­do tie­nen que com­ple­tar al­gún for­mu­la­rio te­dio­so–, nues­tros ros­tros van ad­qui­rien­do to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de las vi­lla­nas de las te­le­no­ve­las: ojos in­cen­dia­dos, pes­ta­ñas ar­quea­das, de­dos le­van­ta­dos con las uñi­cas pul­cra­men­te pin­ta­das y la­bios ver­sa­dos

en pa­la­bras hos­ti­les. La furia se va adue­ñan­do de ca­da una de nues­tras fac­cio­nes y el plagueo em­pie­za a bro­tar co­mo un man­tra ma­ca­bro.

El plagueo sue­le ir pre­ce­di­do de fra­ses tí­pi­ca­men­te ma­ter­nas, co­mo la fa­mo­sí­si­ma “yo te di­je lue­go que no ha­gas eso”, se­gui­da de un la­men­to ha­cia al­gu­na si­tua­ción del pa­sa­do que pue­de ser el mo­men­to mis­mo en que pa­ri­mos a nues­tros ma­la­gra­de­ci­dos hi­jos, re­cor­dán­do­les las 57 ho­ras de tra­ba­jo de par­to con con­trac­cio­nes múl­ti­ples y los des­ga­rros que nos de­jó su ca­be­zo­ta, se­gui­do de la le­ta­nía que ha­ce alu­sión al error, o fal­ta, del ado­les­cen­te en cues­tión: “Y pen­sar que te pa­gué una pro­fe­so­ra par­ti­cu­lar tres ve­ces a la se­ma­na pa­ra que re­pa­ses pa­ra tu exa­men”; o “Me que­mé las pes­ta­ñas es­tu­dian­do con­ti­go, mi hi­jo, ¡y te ve­nís a apla­zar!”. Es­to sue­le ser el ini­cio de otros que­bran­tos en­ca­de­na­dos: “Ol­ví­da­te lue­go, mi hi­jo, que te vas a ir de va­ca­cio­nes. Ni al arro­yo Mbu­ri­cao te voy a lle­var es­te ve­rano. En­ci­ma nos ma­tas­te las va­ca­cio­nes al ro­llo y aho­ra va­mos a te­ner que vol­ver an­tes de Pun­ta!” –llan­to co­pio­so y amar­go–; “Y pen­sar que tu úni­ca, úni­ca –las re­pe­ti­cio­nes nun­ca fal­tan ya que son pa­la­bras en­fá­ti­cas esen­cia­les en los pla­gueos– res­pon­sa­bi­li­dad era es­tu­diar... ¡es­tu-diar!, pe­ro vos, mi­ta’i mal­cria­do de cuar­ta, te pa­sás ju­gan­do con tus apa­ra­ti­tos, si no es el Play es­tás idio­ti­za­do con tu ce­lu­lar... –aho­ra una pau­sa dra­má­ti­ca–... pe­ro aho­ra, aho­ra vas a ver lo que es vi­vir en la Edad Me­dia: te voy a sa­car el Play, el ce­lu­lar, la ta­blet, tu lap­top, Net­flix, Dee­zer, Spo­tify, Ins­ta­gram, Fa­ce­book, What­sApp... ni ca­nal de ai­re te voy a de­jar ver! ¡Ni la luz te voy a de­jar pren­der!”.

Hay que ser gua­pi­ta pa­ra ar­ti­cu­lar tan­tas fra­ses en­gan­cha­das, in­clu­yen­do en ella tan­to la­men­tos co­mo ad­ver­ten­cias. El plagueo de una ma­dre pa­ra­gua­ya, sin lu­gar a du­das, pue­de ame­dren­tar has­ta al mis­mí­si­mo pre­si­den­te de Ru­sia, ese tal Pu­tin que tan bien sa­be pla­guear­se y ame­na­zar. Es­toy se­gu­ra de que en él re­en­car­nó al­gu­na dig­na ma­dre pa­ra­gua­ya. ¡Dí­gan­me si no! Vién­do­lo así, ¡es ca­si un ta­len­to pla­guear­se!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.